Suscríbete

Cruz Azul y la "maldición del Superlíder"

La cábala apunta a que los que disputan la Liguilla en la cima de la tabla se despiden antes de llegar a la final

Cruz Azul y la "maldición del Superlíder"
FOTO/IMAGO7
Universal Deportes 23/11/2018 17:01 Ramón Treviño Morelia. Actualizada 22:47

Con tanta superstición que rodea al Cruz Azul, terminar en el liderato del torneo puede no ser la mejor opción para el club. 

Si la cábala apunta a que los que disputan la Liguilla en la cima de la tabla se despiden antes de llegar a la final, en La Noria esa “maldición” los ha castigado en cinco ocasiones en torneos cortos. 

El empate esta noche, ante el Morelia, es suficiente para que el conjunto dirigido por Pedro Caixinha cierre el Apertura 2018 como líder y recibiría todos los partidos de vuelta como local en el Estadio Azteca, donde se ha mantenido invicto desde su regreso. Sin embargo, la historia reclama lo contrario.

La última vez que Cruz Azul quedó en lo más alto fue en el Clausura 2014, en ese entonces dirigido por Luis Fernando Tena –último timonel que lo hizo campeón de Liga, en 1997–. En ese torneo, los cementeros sumaron 36 puntos, ganaron 11 duelos de la fase regular y cerraron con una diferencia de 11 goles a favor.

En los cuartos de final, se midieron ante el campeón, el León, que los eliminó; la Fiera conseguiría el bicampeonato en Pachuca. 

En el Apertura 2010, con Enrique Meza al comando, La Máquina no pasó de la primera ronda de la Liguilla. A pesar de ser líder, cayó ante los Pumas de Guillermo Vázquez. 

Para el Apertura 2006 e Invierno 2000, los resultados fueron similares. Los cementeros llegaron como el mejor equipo en la fase final, con 30 y 33 puntos, respectivamente, pero se toparon ante el Guadalajara (campeón) y al Atlas.
 

Los resultados negativos de La Máquina en los cuartos de final pueden ser la razón por la que se apodó “La maldición del Súperlider”, ya que la más dolorosa y pionera de esta racha fue la eliminación en el Invierno 98 en contra de los Pumas.

 Un año después de su octavo título, Tena tenía armado un equipo imponente; en el certamen, sumaron 40 puntos, ganaron 12 juegos y perdieron uno; anotaron 41 goles y recibieron 14. Los de La Noria lucían mucho más peligrosos que en el 97. Pero los felinos, con 14 unidades de diferencia, los eliminó con un global de 4-3.

Pedro Caixinha aseguró que el liderato no es obsesión, mas un reconocimiento por el buen trabajo que se ha cosechado en este semestre, en el cual Cruz Azul puede igualar los 36 puntos e igualar la marca del Clausura 2014, 36 puntos, si vence esta noche a los Monarcas en el estadio Morelos.

Comentarios