Cruz Azul tendrá máxima prueba

Elías Hernández sabe que los cementeros deberán emplearse a fondo para mantener el invicto

El Patrullero inició con el pie derecho su camino como celeste. (FOTOS: IMAGO7)
Universal Deportes 31/07/2018 05:46 Christian Mendoza Actualizada 07:16

Como en casa, así se siente el futbolista mexicano Elías Hernández con La Máquina. El arropo de los seguidores y la competencia interna han acelerado su adaptación, al mismo tiempo que su compromiso en la Liga.

El adeudo de los celestes con su afición es un peso de 20 años. Hernández Jacuinde considera que el pago debe ser poco a poco, “partido a partido”, porque la dificultad crece... y siguen los Tigres.

“Vamos ganando confianza y nos sentimos mejor en la cancha, más compenetrados, somos muchos los refuerzos que llegamos y nos sentimos bien”, señaló el medio ofensivo tras la segunda victoria de Cruz Azul en la Liga. “Dimos un golpe de autoridad muy importante, sumamos de a tres [unidades, para llegar a seis], toca pensar en el siguiente partido, dejar esto atrás”.

El Patrullero, originario de Morelia, Michoacán, ha sido titular en las primeras dos semanas del torneo Apertura 2018. Ya se estrenó como goleador celeste en el triunfo sobre Puebla por 3-0, además de haber fungido hombre de constante peligro frente al Guadalajara (0-1), condiciones que desea repetir sobre los Tigres.

Además del compromiso del próximo fin de semana, el volante manifestó su ambición de ganarlo todo con la casaca del Cruz Azul, y eso incluye su visita al Zacatepec, mañana en la Copa MX: “Debemos enfocarnos en el otro paso importante... en la Copa”, resaltó el fichaje que le costó cerca de 4.1 millones de dólares.

Con el León prácticamente sumó actividad en los dos torneos. Desde 2013, Hernández tuvo aparición en 10 ediciones de Liga y seis de Copa. Con La Fiera registró 32 anotaciones.

Incluso jugó para los Tigres, donde hizo cinco goles (2012-13), en los Tuzos del Pachuca firmó cuatro tantos más (2011), y con Monarcas Morelia se consagró con 21 dianas (2005-11).

Una estrella celeste redituable. 

Comentarios