Peloteritos mexicanos hacen realidad un sueño

Integrantes de los Angel’s de la Liga Municipal de Tijuana conocen Fenway Park tras ganar la MLB Cup

Peloteritos mexicanos hacen realidad un sueño
Foto: Especial
Universal Deportes 22/08/2019 00:50 Ariel Velázquez Actualizada 00:50

Mientras las Grandes Ligas se preparan para llevar a la realidad un pedazo de la película Field of Dreams, un puñado de peloteritos mexicanos ya cumplieron uno de sus más grandes sueños: conocer un estadio emblemático de MLB.

Los Angel’s de la Liga Municipal de Tijuana visitaron este verano Fenway Park, en un encuentro en el que los Red Sox enfrentaron a los Rangers. Días antes de tomar el avión a Boston, los 18 niños tuvieron la oportunidad de seleccionar cualquier estadio.

Ese derecho lo ganaron al coronarse en la MLB Cup, un torneo para equipos con integrantes menores de 12 años.

Mediante una votación que se definió 16-2, los peloteritos notificaron a la oficina de Grandes Ligas en México que el cheque en blanco que les otorgaron lo cobrarían con un par de juegos de los Red Sox.
 

Aunque influenciados por su coach, Luis Miguel Acosta, trataron de cabildear si la recompensa por coronarse incluía la posibilidad de ir a la serie internacional en Londres, con la rivalidad Boston vs Nueva York. La respuesta fue: no.

Por problemas migratorios, dos de los 18 niños no pudieron ir a Estados Unidos. El resto se embarcó en la aventura que hasta ahora los dejó marcados como la mejor de
su vida.

“Tenía muchas ganas de conocer un estadio tan histórico como Fenway Park. El ambiente es sensacional y me inyectó motivación para pelear por otro de mis sueños, que es ser jugador profesional”, declaró Khalyl Pérez, catcher y uno de los mejores jugadores.

Aunque pueda visualizarse lejano, la misma Liga Municipal de Tijuana fue el capullo de donde salieron los hermanos Adrián y Édgar González, José Silva, Óscar Robles, Benjamín Gil, peloteros que llegaron a las Grandes Ligas.

Los Angel’s tijuanenses regresaron a la capital para compartir su aventura e invitar a otros niños a vivir su Field of Dreams.