18 | JUN | 2019
Oyster Chronograph “Bariletto” manufacturado en 1946 por Rolex y es considerado como una pieza “extremadamente rara y muy atractiva”.
Christie´s pone a subasta un cronógrafo Rolex que fue propiedad del artista con un precio de salida de 200,000 francos suizos.

¿Qué objeto fetiche de Andy Warhol se pone a subasta?

17/04/2019
14:59
Jorge Varela
Ciudad de México
-A +A
Christie´s pone a subasta un cronógrafo Rolex que fue propiedad del artista con un precio de salida de 200,000 francos suizos . De acuerdo a la casa con base en Nueva York, esta pieza se obtuvo junto con el resto de su colección de joyería del artista en que se compró en 1988.

El excéntrico artista se caracterizó por su irrupción en el arte pop y era un experto en crear fetiches, desde luego los relojes eran unos de sus preferidos, tan así que acuñó la frase “No miro mi reloj para ver la hora, sino para admirarlo, es el reloj que todo hombre debe llevar”.

Ahora la casa Casa Christie´s pone a subasta un cronógrafo Rolex que fue propiedad del artista con un precio de salida de 200,000 francos suizos (196,000 dólares aproximadamente). De acuerdo a la casa con base en Nueva York, esta pieza se obtuvo junto con el resto de su colección de joyería del artista en que se compró en 1988.
rolex_1.jpg

Se trata de un modelo Oyster Chronograph “Bariletto” manufacturado en 1946 por Rolex y es considerado como una pieza “extremadamente rara y muy atractiva”. Su esfera es de color salmón, con taquímetro, balanzas telemétricas. Ensamblado en una caja de 35 mm de oro y acero con un movimiento manual 13’’, de 17 rubíes.

reloj-warholl-kibi-620x349abc.jpg

Además, fue la primera colección que se montó en una caja Oyster atornillada y resistente al agua. Esta referencia se lanzó en 1939 y se produjo por 10 años en oro amarillo, oro rosa, acero inoxidable y combinación de acero y oro amarillo.

17-cartier-think-tank.jpg

Su pasión por el tiempo

Andy Warhol tenía una obsesión con los guardatiempos. Cuando ponía su radar en una pieza de gusto, hacía una extensiva investigación para dar con su origen, a tal grado que archivaba datos, y facturas de éstos. Estuvo presente en varias pujas y si era el ganador, rastreaba su origen hasta dar con su primer dueño.

Era un apasionado del modelo Tank, de Cartier, también era portador de un Calatrava de Patek Philippe, de igual manera era poseedor uno de la línea Black Tie Vintage de Piaget los cuales no eran modelos convencionales como su personalidad y que ahora son los más buscados por los coleccionistas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios