06 | JUN | 2020

Las virtudes perpetuas del castillo

13/04/2020
|
16:16
|
Leslie López
Este es el nuevo Virtuoso VII creado por Pascal Raffy, el propietario de Bovet 1822
Este es el nuevo Virtuoso VII ha creado por Pascal Raffy, el propietario de Bovet 1822

Las virtudes perpetuas del castillo

13/04/2020
16:16
Leslie López
Ciudad de México
-A +A
La firma lanza un calendario perpetuo con fecha retrógrada. La técnica se embellece con grabados con patrón Fleurisanne. Pascal Raffy, dueño de Bovet, sigue emocionando con sus obras.

Está grabado dos veces, de forma redundante, en una de las carátulas: Swiss Handcrafted (“Mano artesanal suiza”). Y en la segunda carátula, aparecen tres sentencias inspiradoras: Pour servir ponctuels gentilshommes (“Para servir a caballeros puntuales”), Faictes de mains de maistres (“Hecho por manos maestras”) y Ce par quoy attestons longue valeur (“Por lo cual certificamos valor duradero”). Este nuevo Virtuoso VII ha sido creado por Pascal Raffy, el propietario de Bovet 1822. Y su retórica va más allá de la convencional etiqueta swiss made.

virtuoso-vii_second-face_.jpg

Bovet aporta todo un discurso ya consolidado que vuelve a reinterpretarse en este nuevo calendario perpetuo que presenta fecha de indicación retrógrada. Y ese lenguaje muestra las virtudes de una región, Fleurier, que retoma los valores originarios que dieron lugar a la fundación de la firma. Pericia técnica, solidez mecánica y autenticidad en los detalles, como los grabados a mano del patrón Fleurisanne.

virtuoso-vii_face.jpg

Además, exhibe un guilloché único también creado por el propio Raffy, que tomó como inspiración la flor de loto con 12 pétalos —el símbolo de la casa Bovet desde su nacimiento en 1822—. Un prisma brillante en el pequeño dial donde se reflejan las horas y los minutos. Una belleza técnica que juega con grabado, color y la propia maquinaria con discos transparentes para las indicaciones del calendario perpetuo.

virtuoso-vii_second-face.jpg

La estética de la firma sigue manteniendo su lenguaje romántico, de ahí esa apariencia estética aristocrática que emana justamente de su propio castillo y recuerda a los valores del código moral de un caballero. Un juego nostálgico que, por otro lado, aún mantiene viva la pasión por el reloj de bolsillo. La caja Amadéo convertible patentada por Bovet —reloj de bolsillo, de muñeca o incluso pieza de escritorio— se presenta en 43.30 mm. La firma siempre se afana, más allá de la cumplida funcionalidad, en los minuciosos acabados con gusto por el barroquismo. Virtuoso VII exhibe el dial con guilloché a color y, opcionalmente, la caja se puede decorar con grabados artesanales e incluso set de diamantes.

virtuoso-vii_table-clock-scaled.jpg

El nuevo Virtuoso VII está disponible en oro rosa y oro blanco con dial en rojo, verde y azul —seis versiones finales—. Monta un movimiento manual con cinco días de reserva de marcha que late a 21,600 alt/h y hermeticidad a 30 metros. Todas sus funciones son: horas, minutos, pequeño segundero, día, fecha retrógrada, mes, año bisiesto, indicador de reserva de marcha con ajuste manual invertido (horas, minutos y segundos). Una producción limitada a 800 piezas anuales donde todos los componentes son realizados in-house por la firma.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios