Instituto Salvador Zubirán ha realizado 363 trasplantes de médula ósea en 20 años

El Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición ha logrado aumentar 10 veces las cirugías gracias a la modificación y cobertura del Seguro Popular

Conferencia de prensa con Eucario León Rodríguez, (centro) coordinador del Departamento de Hematología y Oncología
Conferencia de prensa con Eucario León Rodríguez, (centro) coordinador del Departamento de Hematología y Oncología. Foto: Especial
Nación 15/11/2018 16:49 Perla Miranda Actualizada 16:55

En los últimos 20 años, el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ) realizó 363 trasplantes de médula ósea, cifra que aumentó 10 veces debido a la modificación del tratamiento y la cobertura con el Seguro Popular.

En conferencia de prensa, Eucario León Rodríguez, coordinador del Departamento de Hematología y Oncología y encargado del Programa de Trasplante de Células Progenitoras Hematopoyéticas de este instituto, agregó que la supervivencia de los pacientes trasplantados aumentó 60%.

Comentó que el principal problema al que se enfrentaban los pacientes que requerían un trasplante de médula ósea era su costo, situación que se resolvió hace dos años cuando el Seguro Popular incorporó esta intervención al Fondo de Gastos Catastróficos.

“Actualmente, 90% de este tipo de trasplantes que realiza el instituto, ya no representan un gasto de bolsillo para el paciente”.

Fue el 15 de noviembre de 1979, cuando un equipo de especialistas de este instituto, encabezados por el doctor Ricardo Sosa, efectuó el primer trasplante de médula ósea en el país.

Desde entonces ha desarrollado programas de atención, así como cursos de especialidad para preparar a médicos en las diferentes especialidades para atender este problema de salud.

El especialista explicó que el trasplante de células progenitoras hematopoyéticas, es un procedimiento mediante el cual se transfunden este tipo de células de la sangre en cualquiera de sus fuentes (médula ósea, sangre periférica o cordón umbilical) para tratar fundamentalmente enfermedades malignas de la sangre como leucemias, linfomas, anemia aplásica y mieloma múltiple, entre otras.

La médula ósea se encuentra en el interior de los huesos y las células progenitoras y dan origen a todas las células de la sangre como los glóbulos rojos, blancos y plaquetas.

León Rodríguez detalló que cuando se diagnosticaba una persona con cualquiera de los padecimientos malignos, se administraba quimioterapia, radioterapia o ambas, para eliminar la médula ósea enferma.

Pero se observó que las dosis de quimioterapia establecidas internacionalmente para tratar este problema resultaban demasiado tóxicas para los pacientes, por lo que se decidió ajustarlas y se redujo entre 15% y 20% del esquema de tratamientos para padecimientos hematológicos malignos.

Además se empezó a utilizar una técnica que consiste en estimular la médula ósea del mismo paciente para obtener nuevas células para que sean trasplantadas, esto se conoce como autotrasplante.

Mientras que el alotrasplante es cuando las células progenitoras se extraen de un donador genéticamente compatible, cómo pueden ser  padres o hermanos.

agv

Comentarios