16 | JUL | 2019
EAAF responde a la CNDH por recomendación del caso Ayotzinapa
Foto: Archivo/ EL UNIVERSAL

Forenses argentinos responden a la CNDH por caso Ayotzinapa

30/11/2018
18:48
Mariluz Roldán
Ciudad de México
-A +A
El Equipo Argentino de Antropología Forense informó que está en desacuerdo con las conclusiones de la recomendación que se presentó sobre la desaparición de los 43 normalistas

Ciudad de México.- El trabajo realizado por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) quedó rebasado, afirmó José Trinidad Larrieta, titular de la Oficina Especial para el Caso Iguala de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), quien defendió las conclusiones que emitió el organismo sobre la la identidad de uno de los normalistas determinada con restos óseos y que hubo fuego en el basurero de Cocula en la fecha de la desaparición.

El EAAF indicó ayer en un comunicado, que no está de acuerdo con las conclusiones de la Recomendación 15VG/2018 que presentó el organismo sobre la desaparición de los 43 normalistas, principalmente en el tema de la identificación de Jhosivani Guerrero de la Cruz y en la temporalidad del fuego registrado en el basurero de Cocula.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Larrieta explicó que el equipo argentino concluyó sus trabajos en febrero de 2016 y que por lo tanto sus comentarios están “fuera de lugar y de tiempo” porque las investigaciones siguieron su curso, hubo nuevas dictaminaciones y hubo hallazgos que ellos ya no vieron.

“Están rebasados, que se asomen a nuestra recomendación, que la analicen en su conjunto y después hablamos. No me crean a mí, que le crean a la evidencia que está ahí reproducida y vean que el soporte es técnico y científico", dijo Larrieta, quien enfatizó que la CNDH siempre ha sido respetuosa del trabajo de todos los que han intervenido en las indagatorias y por lo tanto exigen lo mismo de las otras instancias.

Sobre la identificación de Jhosivani Guerrero de la Cruz con base en restos hallados en una bolsa localizada en el Río San Juan y en el basurero de Cocula, indicó que aunque el laboratorio de la Universidad de Innsbruck determinó que la coincidencia es “moderada”, el contexto lleva a confirmar que se trata de él, por la suma de detalles que concuerdan con los hechos.

“Los resultados de Innsbruck, estos que hablan sobre la identidad, dicen moderada, pero al fin y al cabo son positivos y eso se tiene que aceptar, nosotros lo tomamos así, como un elemento positivo. Ya es nuestro trabajo y el de la Procuraduría General de la República darle una connotación y una adminiculación”.

“Si nosotros hacemos una valoración y a la coincidencia moderada le sumamos la serie de pruebas que hay alrededor, indudablemente se trata de Jhosivani Guerrero de la Cruz, porque no hay otra persona que haya sido señalada que fue ejecutada por los sicarios y que fue llevada al vertedero de Cocula, que fue incinerada y después fueron tirados sus restos en el río San Juan, No hay ningún otro Jhosivani, solamente él”, afirmó Larrieta.

Respecto al fuego en el basurero de Cocula, sostuvo que hay dos elementos que permiten determinar que hubo un incendio entre el 26 y 27 de septiembre de 2014. Uno de ellos es la germinación de las plantas y el otro es que en una zona donde hubo filtración de ácidos grasos humanos se encontró una larva de una mosca que se llama soldado y se detectó que este insecto depositó sus huevecillos después del fuego.
 
“Esos dos elementos nos dan a entender que hubo fuego que la temporalidad fue justamente entre el 26 y el 27 de septiembre”, aseguró el titular de la Oficina Especial para el Caso Iguala.  
 
Reiteró el llamado a que se analicen en el laboratorio de la Universidad de Innsbruck los 114 indicios que se han encontrado, entre los que hay 93 restos óseos, los cuales no han sido tomados en cuenta para hacer la identificación, con el objetivo de determinar o descartar que son de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos.

“Lo que estamos diciendo es: sí están unos restos óseos que no han sido analizados científicamente, ¿quién se puede oponer a que sean analizados?, finalmente que la ciencia hable, que sea Innsbruck el que nos diga si los restos corresponden o no a los normalistas”, destacó.

Larrieta exhortó a los miembros del EAAF a respaldar que se analicen los restos óseos, porque al no hacerlo, “los únicos beneficiados con esto son las autoridades que resultaron violatorias de derechos humanos con sus actos en estos hechos de barbarie, y los culpables que por alguna causa están siendo liberados, aunque la CNDH está poniendo en manos de la procuraduría todos los elementos probatorios que tiene a su alcance para que sean llevados ante los tribunales”.
 
Afirmó que la Comisión está dispuesta a dialogar con el equipo argentino sobre los resultados que se han dado en el Caso Iguala, pero siempre y cuando haya respeto hacia las investigaciones hechas por ambas partes.

mm

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios