21 | AGO | 2019
Fueron 10 horas de bloqueos y caos
Policías federales y sus familiares cerraron Periférico Oriente. Foto: IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL

Fueron 10 horas de bloqueos y caos

04/07/2019
04:25
Manuel Espino, David Fuentes y Rebeca Jiménez
-A +A
Estimaciones de la misma autoridad federal revelan que la fila de autos en la carretera México-Pachuca, en el momento más álgido, alcanzó hasta 10 kilómetros de largo

[email protected]

Ya se venía venir y estalló la inconformidad. A las 2 de la mañana del miércoles, los elementos de la Policía Federal se levantaron de sus alojamientos e iniciaron la toma de instalaciones de la base de Iztapalapa para manifestarse contra las condiciones laborales de su traspaso a la Guardia Nacional.

Revisaron las instalaciones y antes de las 7 de la mañana ya protestaban en la explanada del Centro de Mando, mientras sus familiares cerraban un sentido de Periférico Oriente.

“¡Fuera López Obrador!”, gritaban elementos de las divisiones de Fuerzas Federales y de la Gendarmería, quienes, molestos, acusaban que les solicitaban su renuncia para incorporarse a la Guardia Nacional. Otros reprochaban lo que consideraron agravios del Presidente a la corporación.

“No somos fifís porque también comemos como los militares y no nos hospedamos en hoteles de lujo”, dijo un agente, quien lamentó: “El presidente [López Obrador] nunca ha venido aquí, como sí lo hicieron Peña Nieto y Felipe Calderón para ver cómo estábamos”.

Pasadas las ocho de la mañana llegó al lugar la representante de la Policía Federal ante la Guardia Nacional, Patricia Trujillo, quien al intentar dialogar fue agredida por los federales manifestantes.

Lo ocurrido en Iztapalapa permeó en otros puntos. Por más de 10 horas, los elementos tomaron diversas calles y avenidas de la ciudad, lo que desató un fuerte caos vial. Las protestas tomaron fuerza luego que los uniformados rompieran el diálogo con sus superiores.

De la base en Iztapalapa salieron a varios puntos a fin de elevar su inconformidad; sobre Periférico y Eje 5 se postraron decenas de familiares y cerraron la circulación, luego del mediodía llegaron otros 200 federales a relevarlos; en la avenida Telecomunicaciones 80 agentes hicieron lo propio.

De igual manera, sobre la carretera México-Pachuca, en las inmediaciones del Estado de México, 450 federales encabezaron el bloqueo que provocó un enorme tráfico vehicular.

Estimaciones de la misma autoridad federal revelan que la fila de autos en ese punto, en el momento más álgido, alcanzó hasta 10 kilómetros de largo.

En Constituyentes y Las Torres se congregaron 50 policías más, otros 100 se reunieron en Torre Pedregal, a la altura de Periférico Sur y Oaxaca de la colonia Jardines del Pedregal, donde implementaron bloqueos intermitentes. Por último, sobre la calzada Legaria de la colonia Irrigación 60 guardianes del orden tomaron ese punto.

En un miércoles de protesta, los agentes advirtieron que continuarán su lucha, por lo que al romper el diálogo con las autoridades colocaron sus escudos antimotines frente a la entrada principal, porque, según dijo, un policía, “también nosotros tenemos con que responderles. Nosotros sabemos lo que ellos [los militares] saben. Aquí tenemos los depósitos”.

Es una larga noche.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios