Venezuela dividida entre dos presidentes

Mundo 24/01/2019 04:13 Agencias Actualizada 08:22
Guardando favorito...

Juan Guaidó, líder de la Asamblea Nacional, se proclama jefe de Estado encargado y convocará a comicios; Maduro defiende su mandato, pese a ser desconocido por varios países. Reportan 16 muertos en protestas

Caracas

Venezuela vivió ayer una intensa jornada en la que Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, dominada por la oposición, se autoproclamó presidente encargado, a lo que siguió una lluvia de apoyos de distintos países, empezando por Estados Unidos, y el rechazo de Nicolás Maduro, quien alegó que él sigue siendo el mandatario y anunció la ruptura de relaciones con Washington.

“Juro asumir las competencias del Ejecutivo Nacional como el presidente encargado de Venezuela para lograr el cese de la usurpación, un gobierno de transición y tener elecciones libres”, dijo Guaidó ante una multitud de seguidores en el este de Caracas que participaron en la jornada de protestas contra Maduro que convocó el propio Guaidó. “Hoy doy el paso, entendiendo que estamos en dictadura”, subrayó.

La decisión desató una lluvia de reacciones. La primera, apenas minutos después del discurso de Guaidó, vino del presidente estadounidense Donald Trump. “Estoy reconociendo oficialmente al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela... El pueblo [venezolano] se ha pronunciado valientemente contra Maduro y su régimen, y ha exigido libertad y Estado de derecho”, señaló en un comunicado, en el que advirtió que “continuaré usando todo el peso del poder económico y diplomático de Estados Unidos para presionar por la restauración de la democracia venezolana”.

Durante un acto en la Casa Blanca, al ser cuestionado sobre si se plantea una opción militar para la nación sudamericana, el mandatario estadounidense respondió: “Todas las opciones están sobre la mesa”.

Luego tocó el turno del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, de reconocer a Guaidó.

Once de los 14 países que integran el Grupo de Lima se sumaron al respaldo: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú. Los tres miembros que no se sumaron a la decisión fueron México, Guyana y Santa Lucía.

Canadá y Ecuador hicieron lo propio, mientras que la Unión Europea (UE), sin reconocer a Guaidó, expresó su “total apoyo” a la Asamblea Nacional —declarada en desacato por el gobierno de Maduro— “como la institución elegida democráticamente, cuyos poderes tienen que ser restaurados y respetados”, y pidió el inicio de un “proceso político inmediato que lleve a unas elecciones libres y creíbles”. La mayoría de las naciones señaladas ya habían advertido que no reconocían el segundo mandato de Maduro, por considerar que su reelección, en mayo de 2017, se dio en comicios dudosos.

Ante otra multitud que se congregó frente al presidencial Palacio de Miraflores para la marcha chavista que convocó Maduro, éste defendió que es el único jefe de Estado. “Sólo el pueblo pone, sólo el pueblo quita”. Aseguró que la autoproclamación de Guaidó forma parte del plan del “gobierno imperialista de Estados Unidos para imponer, a través de un golpe de Estado, un gobierno títere a sus intereses en Venezuela”.

Por ello, decidió romper relaciones con EU y dio a los diplomáticos de ese país 72 horas para abandonar Venezuela. “He decidido romper relaciones diplomáticas y políticas con el gobierno imperialista de Estados Unidos. ¡Fuera! ¡Se van de Venezuela! ¡Aquí hay dignidad, carajo!”, dijo desde el balcón presidencial, del cual colgaba una enorme bandera nacional.

Advirtió a sus adversarios que “no se fíen” de los estadounidenses. “Los gringos no tienen amigos ni conocen lealtad a nadie. Los gringos tienen intereses y las agallas y las ambiciones... por el petróleo venezolano, por el oro venezolano”, dijo.

Sin embargo, en un comunicado dirigido a todas las embajadas en Venezuela, Guaidó dijo que “el Estado desea firmemente que mantengan su presencia diplomática en nuestro país” e instó a las naciones a “desconocer cualquier orden o disposición al respecto que contradiga el firme propósito del poder legítimo en Venezuela”.

Diplomáticos se quedan: Pompeo

Washington actuó en consecuencia. El secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, anunció que el personal diplomático apostado en Venezuela se queda.

En un comunicado, alegó que Maduro, a quien tildó de “ex presidente”, no tiene la autoridad legal para romper las relaciones con Estados Unidos o para declarar a los diplomáticos estadounidenses persona non grata... EU mantiene relaciones diplomáticas con Venezuela y las llevaremos a cabo a través del gobierno interino de Guaidó”. Diosdado Cabello, mano derecha de Maduro, respondió que no habrá prerrogativas para el cuerpo diplomático de EU. “A lo mejor se va la luz, no llega el gas”, dijo.

Guaidó agradeció el apoyo internacional y el “compromiso de respaldar la voluntad del pueblo venezolano”.

Sin embargo, no fue el único que recibió apoyo. En una muestra de la división que la crisis política, económica y social venezolana ha desatado a nivel nacional e internacional, Maduro también recibió espaldarazos.

El ejército, con el régimen

Uno, clave, vino del ministro venezolano de Defensa, Vladimir Padrino López, quien tuiteó que “los soldados de la patria no aceptamos a un presidente impuesto [Guaidó] a la sombra de oscuros intereses ni autoproclamado al margen de la ley”. Ratificó que la fuerza armada defenderá la Constitución y será garante de la soberanía.

A nivel internacional, Maduro recibió el apoyo de México, Rusia, Guyana, Santa Lucía, Bolivia y Cuba, principal aliado político y económico del régimen venezolano. El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, denunció lo que llamó “intentos imperialistas para desacreditar y desestabilizar a la Revolución Cubana”.

Por su parte, Uruguay propuso, junto con México, una “negociación incluyente y creíble” para resolver la crisis venezolana. El gobierno uruguayo detalló que en los próximos dos días dará a conocer su posición.

Disturbios en las calles

A la tensión política se sumó la agitación en las calles en las protestas a favor y en contra de Maduro. Los disturbios dejaron 16 muertos, según tuiteó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Guaidó expresó su dolor por el “asesinato” de manifestantes.

Entre los fallecidos, al menos dos recibieron disparos de arma de fuego en el estado de Táchira. Medios dijeron que hay más de una veintena de lesionados. La ONG Foro Penal reportó 24 detenidos.

Guardando favorito...

Comentarios