¿Por qué usamos la palabra “chamba”?

Mochilazo en el tiempo

“Es que tengo que chambear”, “él es un muchacho muy chambeador”, “tengo mucha chamba”... Hoy te contamos de dónde viene la palabra cotidiana “chamba” y sus variedades

Texto: Patricia Plata Cruz
Diseño web:
Miguel Ángel Garnica

 

El mexicano no es trabajador, es chambeador; no va a trabajar, se va a chambear; no busca trabajo, sino chamba. De acuerdo con la Real Academia Española, chamba se utiliza coloquialmente para llamar a un empleo en América Central, Ecuador y México.

Una de las versiones más difundidas señala que su origen se remonta a la década de los 40 cuando los gobiernos de México y Estados Unidos llegaron a un acuerdo temporal: los mexicanos irían a trabajar a campos estadounidenses, donde escaseaban hombres por la participación de ese país en la Segunda Guerra Mundial. El tratado duró de 1942 a 1964.

imagen1.jpg
El Programa Bracero atrajo a más de 2 millones de trabajadores desde 1942 hasta 1964. (Foto: Bibliotecas de la Universidad de Stanford: https://bit.ly/2Epwcbs

Los llamados braceros se dirigían a Chambers of Commerce (Cámaras de Comercio) cuando terminaba su contrato con el fin de renovarlo o buscar uno nuevo. En su mayoría no hablaban inglés, se dice que fueron deformando poco a poco el término chamber hasta convertirlo en “chamba”, así llamaban a su búsqueda de trabajo.

Esta referencia se popularizó en otros países latinoamericanos por el cine y televisión mexicanos, pero el vocablo es más antiguo, presente en la Real Academia desde 1884 con el significado de chiripa.  

El uso de esta voz en España se remonta a la época medieval con el idioma galaicoportugués o portugués antiguo (gallego portugués): una lengua muerta que se hablaba en la franja noroccidental de la península ibérica, donde la palabra chambaõ refiere a una pierna, o bien señala a una persona torpe o poco hábil.

En el portugués actual, el término indica que alguien es maleducado, grosero y desaliñado. Es posible que de la voz chamba derive el adjetivo chambón, en la lengua española también nombra a alguien “poco hábil en cualquier arte o facultad”.

“Los chambones siempre están de malas...hacen mal su trabajo dicen que lo que pasa es que hoy no están en forma”, dice Guido Gómez de Silva en el Diccionario breve de mexicanismos.

En tanto, el Diccionario de mejicanismos de Félix Ramos y Duarte incluye chamba desde 1895: “trabajo, ocupación, diversión”, o bien, “oportunidad, ganancia, negocio”.
 

Africanismos del español

“El diccionario de Corominas sí propone una etimología similar para chamba y chambón procedente del portugués antiguo. No obstante, creo que las etimologías de estas dos palabras no están emparentadas y cabe pensar que con el paso de los siglos muchas palabras por proximidad fonética terminan cruzando sus significados”, dice la lexicógrafa Valeria Guzmán, colaboradora de la Academia Mexicana de la Lengua.

imagen2.jpg
Definición de chamba en el Breve diccionario etimológico de la lengua castellana de Joan Corominas. 1961

La especialista explica que no deja de ser interesante referirse al posible origen portugués de esta expresión, pues durante la época del Virreinato, los portugueses fueron quienes más comercializaron con esclavos africanos.

“Se supone, por lo menos teóricamente desde la lingüística, que debe de haber habido una lengua incipiente que fuese una especie de mezcla afro-portuguesa, con un léxico escueto y una sintaxis simplificada”, comenta.

La aportación de las lenguas indígenas a nuestro español actual es muy reconocida, pero regularmente se pasa por alto que en el siglo XVI, en esos barcos con esclavos traídos desde África también venían sus propias costumbres y lenguas, sin embargo, se hicieron a un lado en la historia.

imagen3.jpg
Se calcula que entre los años 1525 y 1867 alrededor de 250 mil personas esclavizadas arribaron a México de manera legal, sin contar las que llegaron por contrabando, ya que sus dueños los escondían para evadir impuestos. (Foto: Mediateca INAH: https://bit.ly/2Sl8X6j).

Luis Fernando Lara menciona en su artículo “Africanismos en el español en México” que, de las palabras de origen africano difundidas en Nueva España, tres nombran objetos relacionados con el trabajo de los esclavos: mochila, mucama y chamba. Aunque existen otras hipótesis, él afirma que chamba es de origen kimbundu.

De los significados relacionados con el trabajo, en yoruba, un lenguaje perteneciente a la familia de lenguas Benué-Congo, hablado en Nigeria, Benín y Togo, changbe es “cortar matorrales” o “limpiar el terreno”.

Además, en lucumí, una variedad de la lengua yoruba, se usa changbo, cuyo significado es “cortar el monte para la siembra”. Éste es el más cercano para hacer referencia a trabajar. Justamente lo que hacían las personas esclavas, laborar en el campo.

imagen4.jpg
Entre las muchas etnias que entraron a la Nueva España, existió una cuyo nombre era precisamente ese: chamba. Ellos son originarios de lo que ahora es Camerún y Nigeria. (Imagen: https://bit.ly/2SWIpNK).

La mayoría de los africanismos que se adoptaron en la Nueva España (incluidos aquellos que hemos heredado hasta la actualidad) tienen procedencia de la familia de lenguas bantús, de ahí derivan las lenguas kikongo (El Congo), kimbundu (Angola y Zambia), kiluba (Zambia y Congo) y suajili (Kenia, Tanzania, Mozambique).

Entre los africanos kisuahili, cuyo dialecto es el suajili, chamba describe a una plantación o heredad (terreno dedicado al cultivo que pertenece a una sola persona, familia o entidad). Mientras que en la tribu katanga (lengua kiluba) es una torre o montón de tierra.

imagen5.png
Región de donde son originarias las lenguas bantúes. (Mapa tomado de Wikipedia: https://bit.ly/2SkdPID).

 “La maravilla de la palabra chamba en México es su productividad y su actualidad en el léxico del español de México. Puedes haber tenido el sustantivo chamba pero de ahí tienes chambear, chambitas, chambeador y también palabras como chambista en el sentido de ‘poco comprometido con el trabajo’, que es interesante también, porque es un opuesto al chambeador. Es una palabra con mucha vitalidad en el español de México, en términos de los derivados que puede producir”, detalla la lexicógrafa Guzmán.

192024.jpg
De a cuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, en el segundo trimestre del 2018,  del total de mujeres en edad legal para laborar, 43.7% lo hacen. Foto: Mediateca INAH (https://bit.ly/2E4vE9N).

En la frontera norte de México, se dice “camellear”; en Monterrey, “ir al jale”. Aunque también otros sinónimos de trabajar son: “andar en friega”, “hacer la faena”, “ganarse la papa”.

Los africanos fueron la mano de obra más dura que tuvo México. Nos heredaron la fuerza de su trabajo y además, un nombre para trabajo. Y a pesar de ser de uso común, esta voz tuvo toda una travesía de siglos y continentes para que nosotros podamos decir que estamos chambeando.

empleo11.jpg
Albañiles que dejan de chambear un rato para echarse un taco, 1992. Foto: Archivo de El Universal.

Fuentes:
Entrevista a Valeria Guzmán, maestra en lexicografía por la RAE.
Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española
Joan Corominas, Breve diccionario etimológico de la lengua castellana
Félix Ramos y Duarte, Diccionario de mejicanismos.
Guido Gómez de Silva, Diccionario breve de mexicanismos
Fernando Ortiz,  Glosario de afronegrismos
Luis Fernando Lara, Africanismos en México- Nueva Revista de Filología Hispánica
 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios