Suscríbete

La primera mexicana que compuso una sinfonía

Mochilazo en el tiempo

Sofía Cancino fue la primera mujer que dirigió una orquesta en México. También es la primera que compuso una sinfonía. Sin embargo, la mayor parte de su obra nunca fue interpretada

Texto: Elisa Villa Román
Diseño Web: Miguel Ángel Garnica

 

Compara el antes y después deslizando la barra central (clic aquí para ver más grande)

Read in English

Sofía Cancino fue compositora, pianista, cantante y la primera mujer en convertirse directora de orquesta en México. Se dice que también es la primera en haber creado una sinfonía, además de un centenar de composiciones. Sin embargo, la mayor parte de su obra nunca fue interpretada ni editada.

Cancino nació en la Ciudad de México el 29 de julio de 1897. Para poner al lector en contexto, en la época de mayor éxito de Cancino se decía esto de las mujeres: “Que tal o cual mujer de no importa qué parte del mundo, no teniendo responsabilidades familiares y en particular hogareñas, se dedique a encabezar empresas, sociedades o movimientos sociales, es algo que con facilidad podemos comprender los hombres. Todavía alcanzamos a explicarnos el caso de algunas señoras mitoteras —candiles de la calle y obscuridad en sus casas— que bonitamente descuidan a su marido y a sus hijos para salir a predicar los deberes y las delicias del hogar”. Este fragmento es parte de una nota publicada a inicios de los años 40.

No obstante, Cancino fue notablemente admirada por sus contemporáneos. Terminó sus estudios de piano a los 22 años y más tarde estudió composición en la Escuela de Música de la UNAM. Fue alumna de Jesús M. Acuña, Manuel M. Ponce y Julián Carrillo, reconocidos músicos mexicanos de quienes aprendió dirección de orquesta hasta que ella misma dirigió una.

La música fue la primera disciplina intelectual y artística que atrajo a la mujer mexicana. Según Esperanza Pulido, pianista e investigadora, si una mujer criolla quería acceder a la educación tenía que entrar a algún convento. Era el siglo XVIII, y en el riguroso proceso de selección se calificaba que las aspirantes tuvieran conocimientos musicales, convirtiéndolas en las primeras que aprendieron música de manera formal.

mujeres_en_la_musica.jpg
Ser música por mucho tiempo se refirió a ser una persona descarada, aprovechada y envidiosa, de acuerdo con una investigación de la maestra Citlalin Ulloa Pizarro. La investigadora cuestiona cómo la utilización del término femenino para esta profesión se presta a otras interpretaciones “y también abre vertientes de reflexión para los estudios de género (...) en donde en muchas culturas como la nuestra, lo femenino a menudo ha designado el lado despectivo”, escribe. Foto: Ensayo de la Orquesta Sinfónica de Mujeres del Nuevo Milenio dirigida por Gina Enríquez, en una sesión del 30 de junio de 2003. Crédito: Eduardo Loza.

Pero fue hasta el siglo XIX que México comenzó a distinguirse por sus mujeres músicas. De acuerdo con el cornista Alejandro Duprat Esperón (quien trabajó en la compilación de la obra de Sofía Cancino), ella “fue pionera, en cuanto a la creación de una obra musical dentro de la estructura de una sinfonía. No hay registros de compositoras mexicanas anteriores a Cancino que tengan una obra sinfónica, formalmente hablando”.

En ese sentido, la primera vez que se mencionó a doña Sofía en las páginas de este diario fue en 1936, cuando asistió a una sesión de la XV Unión Femenina Iberoamericana donde mujeres de varias nacionalidades se reunieron para presentar obras musicales. Ese año el número estaba dedicado a Brasil y al estado de Michoacán.

Las asistentes presentaron himnos, estudios de obras musicales, jarabes y hasta un popurrí michoacano. Cancino por su parte, presentó la obra “Michoacán”, donde abarcaba sonidos desde “sus tiempos primitivos, pasando a través de todas sus civilizaciones hasta la conquista”, dice una nota del 15 de octubre de 1936.

sofia_cancino.jpg
“Hoy por la noche habrá una fiesta en el Auditorium del Colegio Norteamericano organizada por distinguidas familias de nuestra sociedad para presentar a la contralto mexicana señora Sofía Cancino de Cuevas, quien cantará “La Rosina” de “El Barbero de Sevilla” (...) Han estado circulando las invitaciones para esta fiesta, entre muy distinguidas personas. La representación de la inmortal obra comenzará a las nueve en punto". Nota publicada en EL UNIVERSAL el 21 de julio de 1938.

Ese mismo año dio sus primeros conciertos y en 1941 dirigió “Don Giovanni”, de Wolfgang Amadeus Mozart. Un reportero escribió que Cancino venció “toda clase de dificultades y afrontó todos los gastos sin esperar ni recibir favor material”, pues la presentación fue abierta a todo público en el Teatro Arbeu, en la Ciudad de México.

Según una reseña de la época, la directora montó la obra con un grupo de artistas mexicanos, contando sólo con ocho voces, un piano, sin patrocinio y enfrentando problemas sindicales. Aún así, el interés del público fue tal que el teatro se llenó más allá de su capacidad.

dona_sofia_cancino_de_cuevas.jpg
“Al entusiasmo y gentileza de la distinguida artista y culta dama, la señora Sofía Cancino de Cuevas, debimos el haber pasado una deliciosa e inolvidable velada que principió a las nueve de la noche, escuchando trozos de las óperas “El rapto en el Serrallo”, "Don Juan”, “Las Bodas del Fígaro”, "La Flauta Encantada" y “Au Berceau", exquisitamente interpretados por los cantantes señora Sofía C. de Cuevas, señoritas María Teresa Cerame y Celia García, señores Francisco Zárate Ríos, Miguel Tremor y Pablo Long”. Nota publicada en EL UNIVERSAL el 7 de diciembre de 1941 en el marco de la Semana Musical en México.

Más tarde fundó una escuela de ópera, de acuerdo con la publicación "Mujeres en las Artes y la Cultura en México", del Instituto Nacional de las Mujeres. Algunas fuentes la reconocen como la creadora de al menos un centenar de obras y como la primera directora de la Orquesta Sinfónica Mexicana.

Con respecto a esto último, el maestro Duprat Esperón aclara “eso, hasta donde yo sé, no ocurrió. En Bellas Artes organizó funciones de ópera de manera privada, contratando a su orquesta y elenco, y tomaba la batuta”.

El maestro señala que la obra de Cancino fue poco interpretada, “principalmente porque tenía un gusto importante por la ópera y dedicaba mucho tiempo a organizar y producir de manera privada funciones de ópera, no tanto a promover su obra. Se grabó un cuarteto para cuerdas de la maestra y se editaron varias canciones o lieds, para piano y voz”.

De la vasta obra de Cancino destaca el concierto para piano y orquesta, estrenado en 1937, la Sinfonía en sol mayor, piezas para piano, cello, violín, canto, música de cámara, así como cuatro óperas: Gil González de Ávila (1937), Annette (1945), Michoacana (1950), Promesa d’Artista e Parola di re (1952), además de una sinfonía y el poema sinfónico Gallo en Pátzcuaro, un cuarteto de cuerdas y piezas para piano.

En 1953, el crítico Armando María y Campos escribió que doña Sofía trajo a México obras que no se habían tocado en casi un siglo y que además, Cancino aprovechaba la radio para difundir la ópera en el público mexicano, contando su historia y teoría musical.

mujeres_en_la_musica_mexicana.jpg
Cabe señalar que fue difícil encontrar biografías completas sobre músicas mexicanas en la realización de este texto. Algunas investigadoras incluso han reportado que existen antologías completas de compositores y no mencionan ni una mujer. Este trabajo pretente recordar a una de ellas. Foto: Orquesta Sinfónica Carlos Chávez, dirigida por Teresa Rodríguez en una sesión del 9 de noviembre de 2003. Crédito: Pablo Campos.

En su época se decía que “ningún buen aficionado a la ópera ignora quién es en México doña Sofía”. Ella continuó poniendo en escena obras de reconocidos compositores aunque la suya sigue sin salir a la luz. Doña Sofía falleció el 16 de diciembre de 1982, llevándose quizá más composiciones que hasta hoy ignoramos.

-----
Nuestra foto principal fue tomada del libro “Diccionario de la ópera mexicana”. 
La foto de 1986 se tomó durante un concierto de la Orquesta Sinfónica del Estado de México. Crédito: Archivo El Universal
La foto de 2017 muestra a la directora de orquesta Alondra de la Parra. Crédito: Demian Chávez

-----

Fuentes:

  • Archivo Hemeroteca EL UNIVERSAL
  • Archivo Fototeca EL UNIVERSAL
  • “Diccionario de la ópera mexicana”, libro de Octavio Sosa
  • “La mujer mexicana en la música”, 1958. Esperanza Pulido
  • "Las creadoras: mujeres en las artes y la cultura en México", 2016. Instituto Nacional de las Mujeres
  • “Las mujeres de la música y la educación en México”, Citlalin Ulloa Pizarro https://bit.ly/2CkeBzG
  • “Latin American Classical Composers: A Biographical Dictionary”, Martha Furman Schleifer
  • "Ópera en Bellas Artes", libro de José Octavio Sosa.
  • “Doña Sofía Cancino de Cuevas y la ópera en el teatro Aguileón”, reseña de Armando de Maria y Campos, en Novedades. 25 de marzo de 1953. http://criticateatral2021.org/html/resultado_bd.php?ID=983
  • “Primer listado actualizado de compositoras iberoamericanas y españolas”, 2008. Dra. Carmen Cecilia Piñero Gil. Colección Mousiké Logos. http://www.kapralova.org/iberocomposers.pdf
  • "Reaniman herencia musical de Sofía Cancino", nota de Juan Solís publicada el 15 de enero de 2006. http://archivo.eluniversal.com.mx/cultura/47061.html

Comentarios