18 | DIC | 2018
Se enfrentan por presunto derrame de huachicoleros
Al sitio llegaron policías municipales, elementos del Ejército, de la PGR, y trabajadores de Pemex, quienes aseguraron el área para sellar el derrame. (JORGE ALVARADO. EL UNIVERSAL)

Se enfrentan por presunto derrame de huachicoleros

07/12/2018
01:47
Claudia González
-A +A
Vecinos acusan que policías llegaron al sitio y los agredieron “sin mediar palabra”

[email protected]

Toluca, Méx.— Derivado del robo de combustible en una presunta toma clandestina en un ducto de la Terminal de Distribución localizada en Toluca, que atraviesa por San Cayetano Morelos, se registró un enfrentamiento entre elementos de la policía municipal y vecinos de la comunidad donde hubo ocho detenidos, entre ellos tres menores de edad, informó la Dirección de Seguridad municipal.

Sin embargo, la Secretaría de Seguridad estatal explicó que en el poblado hubo una fuga de gasolina donde se congregaron hasta 300 vecinos para recoger el combustible, quienes se pusieron agresivos con la policía municipal y por ello la SS envió 50 elementos en apoyo.

Por su parte, el director de Seguridad de Toluca, Javier Torres confirmó que a las 10:00 de la mañana recibieron al 911 la denuncia sobre una fuga en lo que se presume es una toma clandestina; sin embargo, al llegar al lugar, había un promedio de 100 personas extrayendo gasolina de entre las milpas.

Al lugar acudieron unos 300 elementos entre la policía estatal y del Ejército, además de trabajadores de Pemex, tras intentar dialogar con los pobladores, quienes se negaron a retirarse, por lo que aplicaron un protocolo del uso de fuerza superior y detuvieron a algunas personas.

Indicó que en el enfrentamiento resultó un policía lesionado, además de daños en patrullas a las que aventaron palos y piedras. El lugar quedó resguardado por elementos estatales y soldados para vigilar el cierre de la perforación del ducto que conecta con la Terminal de Distribución de Toluca.

Agregó que en esta comunidad hay un despliegue permanente para abatir el huachicoleo, que conlleva patrullajes nocturnos y matutinos, en el que participa el Ejército y la policía estatal, así como la PGR.

Una de las vecinas admitió que “no es posible que dejen las tomas abiertas y que a pesar de que nosotros denunciamos la policía nunca llega a tiempo, pero cuando nos ven a nosotros tomar algo de gasolina, nos golpean. Sabemos que es súper ilegal, pero igual se riega y nos la llevamos para usarla”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios