Conductor del BMW, culpable de homicidio

Tribunal lo halla culpable del delito de homicidio doloso en contra de cuatro personas; mañana se dictará la pena que deberá compurgar y la reparación del daño

Los deudos de las víctimas aseguran que esperan la pena máxima de 20 años de cárcel para Carlos Salomón (IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
Metrópoli 24/01/2018 03:30 David Fuentes Ciudad de México Actualizada 18:10
Guardando favorito...

[email protected]

El conductor del auto BMW Carlos Salomón Villuendas fue encontrado culpable, por un tribunal de enjuiciamiento, del delito de homicidio doloso en contra de cuatro personas.

El juez que lleva el caso consideró contundentes las pruebas aportadas por el Ministerio Público para demostrar que el imputado conducía la madrugada del 31 de marzo a exceso de velocidad y alcoholizado.

Con este argumento y “bajo la circunstancia de que cuando por culpa se cause la muerte de más de dos personas por estado de ebriedad”, el tribunal falló en su contra.

Será mañana jueves cuando se dicte la pena que deberá compurgar y la reparación del daño.

Salomón Villuendas fue el responsable de la muerte de cuatro personas que viajaban junto con él en el auto BMW blanco que se partió a la mitad al impactarse contra un poste en el cruce de Reforma y Lieja. Esa madrugada, los jóvenes salieron de un bar en Polanco y se dirigían al domicilio de uno de los pasajeros.

De acuerdo con los peritajes de la procuraduría capitalina, el acusado conducía el automóvil a más de 180 kilómetros por hora y perdió el control de la unidad en dicho cruce.

Los acompañantes de Salomón salieron disparados de la unidad quedando sus cuerpos a 20 metros de distancia, cada uno, del lugar donde ocurrió el impacto.

A nueve meses de que inició el juicio se dictó un fallo condenatorio en su contra. Durante la audiencia que duró poco más de seis horas, la representación legal presentó testimoniales y dictámenes forenses que demostraron la imprudencia y la responsabilidad del imputado, pues iba al frente del volante, por lo tanto estaba encargado de la seguridad de sus cuatro amigos.

Se lamenta por tragedia. Una vez que conoció su suerte, el conductor del BMW pidió un minuto al juez para expresar unas palabras a los familiares de las víctimas que acudieron a la audiencia y quienes más que una remuneración económica exigen aplicar un castigo ejemplar.

“Prefiero estar mil veces muerto que saber que soy responsable de la muerte de mis amigos”, fueron las palabras que dijo Salomón para después pedir que lo perdonaran y asegurar que está arrepentido por la tragedia, accidente que durante los últimos siete meses le coartó su libertad.

Al término de la audiencia, el abogado de Carlos Salomón explicó que su defendido se dijo triste por la resolución y que aún presenta algunos malestares de los que se quejó el mismo día del accidente, aunque ahora ya está consciente de todo lo sucedido y detalló que todavía no se acostumbra a estar en prisión.

“Sigue deprimido, como él mismo lo dijo, prefiere morirse mil veces que sentirse culpable por lo sucedido. Es lo que me ha expresado y bueno, vamos a seguir trabajando para demostrar su inocencia o, en su caso, que la sentencia sea mínima”, expuso Eduardo Gómez.

Adelantó que apelará la sentencia, pues dijo contar con documentos para demostrar que desde el principio del caso se violó el llamado debido proceso, porque a su cliente se le practicaron los exámenes toxicológicos sin su consentimiento y que además, en un examen posterior, se determinó que el alcohol en su cuerpo no era suficiente para imputar el primer grado de ebriedad.
Se hizo justicia: deudos.
En contraparte, familiares de las tres víctimas que decidieron continuar con este proceso se mostraron satisfechos con este fallo y dejaron en claro que desde un principio buscaban que se hiciera justicia y que el caso, además de sentar un precedente para la sociedad, alerte a los jóvenes del riesgo que corren al conducir en estado de ebriedad.

Dijeron que esperan la pena máxima de 20 años de cárcel, “ya estamos tranquilos, con un poco de paz, sabemos que ya se hizo justicia. Ha sido un trayecto largo, nos ha costado mucho trabajo estar con este tema, pero a final no fue un caso que quedó impune y es un mensaje para la sociedad, para que sepan que el volante y el alcohol no van de la mano y que este tipo de casos no deben quedar impunes”, expuso Benito Jiménez, esposo de Karla Saldaña.

Al preguntarle si ya habían perdonado a Carlos Salomón simplemente respondió que él es quien debe trabajar, de ahora en adelante, en buscar su propio perdón.

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios


Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes