Enfrentamiento entre policías deja 11 heridos en Silao, Guanajuato

Elementos de las Fuerzas de Seguridad Pública del estado se enfrentaron a pedradas con policías preventivos dentro del edificio de Seguridad Ciudadana luego de la detención de un oficial, identificado como hermano del exdirector de la Policía

Enfrentamiento entre policías deja 11 heridos en Silao, Guanajuato
Foto: Especial
Estados 04/03/2021 15:53 Xóchitl Álvarez / Corresponsal Actualizada 16:20
Guardando favorito...

Silao.- Elementos de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado (FSPE) se enfrentaron a pedradas con policías preventivos y lanzaron disparos al aire dentro del edificio de Seguridad Ciudadana de Silao, en donde diez oficiales del municipio y uno estatal resultaron heridos y varios más resultaron con afectación por la dispersión de gases lacrimógenos.

La situación se salió de control la mañana de este jueves, cuando elementos de las FSPE y de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) intervinieron la base de Silao, ubicada en el fraccionamiento Los Fresnos, para la revisión de las patrullas, armamento y celulares de los agentes, tras la desaparición de más de 28 mil cartuchos que estaban a cargo de la Policía Municipal.

La detención de un oficial, a las 7:30 horas, identificado como Luis Miguel, hermano del exdirector de la Policía, Luis Felipe Hernández Lara, en un bulevar de la ciudad, propició que sus compañeros rompieran filas en los momentos en que los policías estatales comenzaban la revisión de sus equipos y salieran ya desarmados del cuartel, al que llaman “Pentágono”.

Afuera exigieron una explicación al titular de Seguridad Ciudadana, José Carlos Ramos, quien les respondió que todo era parte del operativo “Trueno” de revisión de armamento, que es propiedad de Gobierno del Estado, y desconocía el motivo de la detención de uno de sus policías.

Desde julio de 2020, la Contraloría Municipal y la Secretaría de Seguridad Pública del Estado fueron enteradas por la Policía de Silao, de la desaparición de 28 mil 478 cartuchos de diversos calibres, entre ellos 9 milímetros y .223 milímetros, aunque la pérdida se conoció públicamente esta semana.

Molestos, los policías volvieron a la sede, cerraron la puerta y se amotinaron para evitar que los policías estatales volvieran a entrar, lo que propició que unos y otros se lanzaran objetos, entre palos y piedras del exterior y al interior y viceversa.

Mientras tanto elementos de la Guardia Nacional y del Ejército custodiaban el exterior del inmueble en respaldo de las FSPE y policías ministeriales que tenían a su cargo el operativo “Trueno”.

Posteriormente los preventivos volvieron a salir de las instalaciones, y cuando retornaban, agentes antimotines de las FSPE ingresaron a la fuerza y golpearon a un oficial de Silao, a quien patearon en el suelo; enseguida entre gritos y empujones los oficiales se formaron en dos bandos. Al momento que los antimotines pretendían avanzar se desató la trifulca entre las dos corporaciones.

Lee también: Aplican revisión sorpresa a corporaciones policiales de Guanajuato

Se lanzaron objetos entre sí, como piedras y palos; y se escucharon detonaciones de armas de fuego; los policías se pusieron en posición de ataque; además, lanzaron bombas de gas lacrimógeno.

“¿¡Dónde están los mandos!?, ¡aquí estamos cooperando!, ¡siendo razonables!”, gritaban los municipales.

El periodista José Cruz Vázquez, quien realizaba una transmisión en vivo por Facebook, describió la trifulca en la que resultó afectado por la expansión del químico. “¡Policía contra policía!, saque cuentas usted mismo… ¡Ah!, me tocó el gras lacrimógeno, está canijo, nunca se había visto esto”, relató.

“Hay disparos, disparos, ya detuvieron a un policía los de las Fuerzas del Estado. Terrible situación, patrullas dañadas”, describía mientras tosía por el gas.

Otro reportero de un diario local fue empujado por elementos de las FSPE y le quitaron su teléfono celular al ver que grababa el hecho violento, además los policías estatales formaron un bloque para cerrar el paso a periodistas e impedir que tomaran video y fotografías.

Más adelante el titular de Seguridad Ciudadana estableció un acuerdo con el comisario de las FSPE que tenía a cargo el operativo, para que siguieran la revisión de las armas y unidades de los policías municipales, para que al finalizar volvieran a sus labores de vigilancia, los lesionados se trasladaron a recibir atención médica y al Ministerio Público a denunciar, y los que habían terminado su turno se retiraron a sus casas.

La esposa del policía detenido que exigía una explicación fue canalizada con el Ministerio Público.

Ramos Ramos comentó que mantiene el mando de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, pese a que desde el comienzo del “Operativo Trueno” elementos de las FSPE patrullan la ciudad.

afcl/lsm

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios