22 | MAR | 2019
Demandas de la Coordinadora, barril sin fondo en Michoacán
Con palos y lonas, integrantes de la Sección 18 de la CNTE continúan con la obstrucción a las vías del ferrocarril. Fotos: CORTESÍA: CHARBELL LUCIO

Demandas de la CNTE, barril sin fondo

26/01/2019
05:28
Carlos Arrieta
-A +A
Pese a pagos, CNTE amaga con más bloqueos; ahora reclama 5 mil plazas para egresados

[email protected]

Morelia.— Integrantes de la Sección 18 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) advirtieron que continuarán las movilizaciones que iniciaron el pasado 16 de enero, aunque ayer el gobierno de Michoacán comenzó a pagar la quincena y aguinaldos pendientes.

Señalan que los pagos no resuelven el problema de fondo, ya que también requieren, entre otras cosas, 5 mil plazas para los egresados de las normales estatales, y las autoridades señalan que no hay recursos para ese gasto.

Actualmente hay cerca de 30 mil plazas estatales para las que se destinan más de 600 millones de pesos mensuales, éstas fueron creadas en las administraciones de los perredistas Lázaro Cárdenas Batel (2002-2008) y Leonel Godoy Rangel (2008-2012); sin embargo, desde 2007 la Federación ya no reconoció el otorgamiento de plazas y ese gasto lo absorbió la entidad.

fotos_cnte_charbell_lucio_photo-2019-01-25-18-47-16_1_81251835.jpg
 

Costos de la CNTE. De 1996 a 2013, las distintas negociaciones de la CNTE en Michoacán y sus afines normalistas han disparado el gasto educativo hasta 673%, según el informe Investigación sobre el desarrollo de los problemas financieros de Michoacán, que realizaron especialistas de la Facultad de Contaduría de la Universidad Michoacana (UMSNH) y auditores independientes, basado en las cuentas públicas correspondientes.

En cifras cerradas, el gasto pasó de 2 mil 778 millones de pesos a 21 mil 495 millones en dicho periodo.

Las auditorías señalan que otro factor que afectó el gasto desproporcionado en la Secretaría de Educación del Estado (SEE) fue la doble revisión salarial que obliga a Michoacán a cubrir a los docentes con plazas estatales los incrementos otorgados desde la Federación, aunado a prestaciones a personal transferido que no reconoce la gestión nacional en el presupuesto regularizable.

En referencia al gobierno del priísta Víctor Manuel Tinoco Rubí (1996 a 2002), indica que el gasto en la SEE ascendió a 33 mil 22 millones de pesos, de los cuales la Federación aportó 79%.

Mientras que durante el periodo del perredista Lázaro Cárdenas Batel fue de 68 mil 492 millones de pesos, más del doble que su antecesor, cuyo financiamiento estatal subió a 28 puntos, siete arriba que el anterior.

En sólo cuatro años de gobierno de Godoy Rangel, la dependencia educativa ejerció 69 mil 834 millones de pesos e incrementó el presupuesto estatal a 32%; el resto corrió a cargo del gobierno federal.

fotos_cnte_charbell_lucio_photo-2019-01-25-18-47-16_81251820.jpg
 

La reforma en 2008 a la Ley de Coordinación Fiscal aumentó más el gasto estatal en materia educativa, ya que modificó la fórmula de distribución del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y por la Expedición del Acuerdo Nacional para el Programa de Carrera Magisterial.

Con lo anterior, Michoacán dejó de recibir entre 2008 y 2013, 4 mil 180 millones de pesos federales, que la entidad debió cubrir con recursos propios.

Otro gasto. Sobre las minutas gobierno-CNTE, el informe evidencia un aumento importante a partir de 2002, cuando fueron minutados más de 400 millones de pesos “para beneficio de la educación pública de Michoacán”.

Si bien hubo recursos para programas sociales a municipios de mayor pobreza, también se añadió al beneficio económico del magisterio la creación de un bono anual de mil pesos para cada uno de los más de 60 mil sindicalizados, que en 2003 subió a mil 300 pesos. Después se agregó otro apoyo económico a los sindicalizados, denominado “Por inicio del ciclo escolar 2003-2004”, de 555 pesos, el cual aumentó los años posteriores.

Ya en la primera negociación con Leonel Godoy, en junio de 2008, el recurso minutado con la Sección 18 rebasó los 700 millones de pesos, incluidos los convenios no establecidos en el acuerdo oficial público, según los sindicalizados.

En el acuerdo del 23 de junio de 2012 se elevó a mil 365 millones 338 mil 815 pesos, la mayor cifra, de acuerdo con el anexo, donde se incluyen 226 millones de pesos heredados de los compromisos establecidos un año atrás por el gobierno de Godoy.

La actual administración de Silvano Aureoles ha sostenido que se generó una bola de nieve financiera que con el tiempo volvió insostenible ese gasto con recursos estatales.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios