20 | JUL | 2019
Comando prende fuego a restaurante; hay heridos
El Gran Pastor, localizado en la avenida Gonzalitos, en el fraccionamiento Residencial Galerías, es frecuentado por la clase política y empresarial, así como turistas nacionales y extranjeros que degustan platillos como cabrito y carnes asadas.EMILIO VÁSQ

Comando prende fuego a restaurante; hay heridos

09/02/2019
06:24
David Carrizales / Corresponsal
-A +A
Ataca establecimiento cuando no había comensales: autoridades; presuntos criminales ordenaron desalojar el lugar, dice la fiscalía

[email protected]

Monterrey.— Hombres armados y con garrafones de gasolina irrumpieron ayer en el restaurante El Gran Pastor y le prendieron fuego.

Luis Enrique Orozco Suárez, vicefiscal de la fiscalía estatal, informó que el ataque ocurrió a las 6:30 horas, cuando todavía no había comensales. Detalló que el saldo fue de dos trabajadores lesionados y daños materiales. Indicó: “Pudo ser mayor, pero los presuntos delincuentes ordenaron a los empleados que desalojaran el lugar, antes de prenderle fuego”.

El establecimiento es de los más tradicionales de la ciudad y tiene como especialidades los platillos de cabrito y carnes asadas. A él suele asistir la clase política y empresarial, así como turistas nacionales y extranjeros; se localiza en la avenida Gonzalitos, en el fraccionamiento Residencial Galerías, en el poniente de la ciudad.

El pasado 18 de junio, cuatro hombres armados, quienes cubrían su rostro con una capucha, mataron en este lugar a Gilberto de la Fuente Ramos, gerente del establecimiento y cuñado del propietario, Eduardo Arnulfo Treviño. La muerte de De la Fuente Ramos, de 55 años, presuntamente está relacionada con amenazas previas u otros hechos violentos ocurridos en el municipio de San Pedro, en la entidad.

Lo comparan con ataque a casino. El ataque al establecimiento, aunque todavía se desconoce su móvil, por la forma en que ocurrió se comparó con el del 25 de agosto de 2011, cuando un comando del grupo delictivo de Los Zetas incendió el Casino Royale, provocando la muerte de 52 personas, en represalia porque el propietario se negaba a pagar una cuota de “protección”.

La diferencia es que en esa ocasión el espacio estaba lleno de clientes y al llegar, los sicarios dispararon sus armas para luego rociar gasolina y prender fuego. La gente huyó hacia el interior y el sótano del edificio.

Decenas quedaron atrapadas porque estaban selladas las puertas de emergencia y murieron intoxicados por el humo, mientras que esta vez antes de encender el fuego, los desconocidos ordenaron al personal que saliera del establecimiento.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios