Arribo de migrantes sigue pese a pandemia

El Coespo informó que mil 400 se encuentran en albergues de la entidad; personal intenta mantener lugares en condición higiénica

Arribo de migrantes sigue pese a pandemia
En el albergue Pan de Vida viven unos 200 migrantes, quienes recientemente recibieron el apoyo de la sociedad civil para protegerse del Covid-19. Foto: CHRISTIAN TORRES. EL UNIVERSAL
Estados 27/04/2020 00:37 Ibeth Mancinas Actualizada 01:21
Guardando favorito...

Chihuahua.— La frontera es el foco de infección por Covid-19 en el estado de Chihuahua, con 140 personas positivas al virus y 32 defunciones, pese a ello, la llegada de migrantes no se ha detenido por completo y hasta la fecha se reporta una mujer migrante contagiada a pesar del filtro instalado para este sector de la población.

La semana pasada las autoridades de Salud del gobierno del estado dieron a conocer el primer caso de contagio de una migrante sin especificar su país de origen ni el tiempo que lleva radicando en Ciudad Juárez.

No obstante, se informó que esta mujer no se encuentra en uno de los albergues destinados a migrantes, sino que residía en una vivienda compartida con varias personas que llegaron también a la frontera mexicana esperando recibir asilo en Estados Unidos.

Desde hace dos semanas, las autoridades de Salud y quienes atienden los diversos albergues para migrantes llegaron al acuerdo de instalar un filtro sanitario en la iglesia del Espíritu Santo, lugar donde mexicanos deportados y extranjeros retornados de Estados Unidos se alojan hasta por 14 días.

Esta medida se derivó de un acuerdo entre el sacerdote Héctor Trejo Cano y el gobierno del estado, a través del Consejo Estatal de Población y Atención a Migrantes (Coespo), quienes determinaron un albergue como filtro y otro más como enlace. La condición para que cualquier migrante sea recibido en otros refugios es haber pasado por estos dos.

Los cuidados en los albergues

De acuerdo con las cifras más recientes del Coespo, en este momento unas mil 400 personas migrantes están repartidas en el albergue federal Centro Integrador para Migrantes Leona Vicario, Casa del Migrante y otros 14 espacios de la Red de Albergues de Ciudad Juárez, conformada por organizaciones de la sociedad civil.

El primer filtro es la iglesia Espíritu Santo, donde se recibe a personas por un lapso de una a tres noches. En los últimos días han acogido a por lo menos 40. Es en este sitio donde se les toma la temperatura y se vigila que no presenten síntomas de la enfermedad.

También se les indican los protocolos de higiene elementales y se les permite establecer comunicación con sus familias para que decidan si regresan a casa.

En una segunda área de esta misma iglesia los migrantes pueden permanecer hasta 14 días a fin de monitorear sus condiciones de salud y detectar síntomas de Covid-19.

En el albergue denominado enlace, y que es parte de la iglesia de San Matías, se recibe a los migrantes que pasaron 14 días en el Espíritu Santo sin presentar síntomas, con el propósito de buscarles un lugar de largo plazo en los espacios de la Red de Albergues y otros sitios disponibles.

El Coespo detalló que en los últimos días llegaron alrededor de 40 migrantes, entre deportados y repatriados desde Estados Unidos, aunque se estima que el número podría aumentar en las siguientes semanas, dadas las medidas que están tomando las autoridades estadounidenses en la materia.

Mientras tanto, los albergues como Pan de Vida, que recibe a mujeres y niños migrantes, intenta mantener los cuidados básicos de higiene entre quienes habitan en sus instalaciones.

De acuerdo con su director, el pastor Ismael Martínez, unas 200 personas que viven en dicho lugar, hasta hace poco tiempo no contaban con guantes, cubrebocas ni gel antibacterial; sin embargo, en cuanto les fue posible conseguir donaciones de la sociedad civil y el mismo gobierno estatal, procuran mantener los cuidados preventivos.

Martínez explicó que, a pesar de que el futuro para los migrantes es incierto por las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre suspender la migración, las familias no tienen a dónde ir y, ante la pandemia de Covid-19, regresar a sus lugares de origen no es una alternativa segura.

Tal es el caso de Tania, una hondureña que está acompañada de su pequeño hijo. Ella considera que no hay lugar más seguro que permanecer encerrada en el albergue.

El pastor asegura que todo el personal que brinda apoyo en esa casa de alojamiento procura mantener las medidas de higiene, porque son conscientes de lo que significa el hecho de que se presente un brote.

“Sabemos que cualquier descuido puede ser fatal, por eso hacemos conscientes a todas las personas que viven aquí de mantener los cuidados necesarios y de hacer caso de las indicaciones que les damos para cuidarnos a todos”, dice el pastor, quien ha conseguido todo lo necesario para mantener sana a su población.

Temas Relacionados
migrantes pandemia
Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios