10 | DIC | 2019
Acapulco negro para Honoria y sus nietos
El andador Granados, en la colonia Simón Bolívar, donde vivía la familia desaparecida. Esta es parte de la zona periférica del puerto de Acapulco, Guerrero. Foto/BERNARDINO HERNÁNDEZ. EL UNIVERSAL

Acapulco negro para Honoria y sus nietos

19/11/2019
01:57
David Espino
-A +A
Hallan a la mujer de 70 años con su familia en una fosa clandestina; la policía ministerial es echada a balazos de la colonia Simón Bolívar

whatsapp_image_2019-08-09_at_11.16.48_pm_2_4.jpeg
En la calle 2 de la colonia Simón Bolívar de Acapulco, la caseta donde doña Honoria vendía galletas y refrescos está cerrada. Son casi las dos de la tarde del miércoles 30 de octubre. Los alumnos del turno vespertino de la primaria Nicolás Bravo que acaban de entrar no la han visto abierta desde hace 15 días, cuando junto con su hija y sus tres nietos fueron sacados de su casa, a unos pasos de aquí, en el andador Granados. Los hallaron un mes después, en una fosa, a dos kilómetros de distancia.
 

Poco o nada se sabe de lo ocurrido, salvo un escueto informe policial que dice que hombres armados entraron a la vivienda en la madrugada y se llevaron a doña Honoria Rendón Ríos, de 70 años, a su hija Adriana Gutiérrez Rendón, de 34, y a los chicos: Josué Almazán Gutiérrez, de 19; Pedro Ramírez Gutiérrez, de 16, y René Calderón Gutiérrez, de 11. Los vecinos pasan estoicos por la callejuela que metros abajo pierde el concreto y parece no llevar a sitio alguno que no sea un desbarrancadero.

También lee: Encuentran en fosa clandestina de Acapulco a familia desaparecida
 

La casa marcada con el lote 2 manzana 10, donde vivían, semeja una casa fantasma. La vecina, una anciana con parálisis parcial, abre la puerta de su patio, amable, pero dice que ella no supo nada. Más tarde, su hija la reconvendría por hablar con extraños.
 

Los vecinos varones, morenos y robustos, vestidos de bermudas hasta las rodillas, camisetas y sandalias, hablan con recelo y dicen lo mismo. Nadie vio nada, nadie oyó nada. Nadie se enteró de la desaparición de una familia completa, sino hasta muy entrado el martes 15.
 

La Simón Bolívar

 

La Simón Bolívar se creó hace 32 años como un asentamiento irregular en las laderas cercanas a la Emiliano Zapata, colindante a su vez con Ciudad Renacimiento, una colonia fundada a principios de los 80 por el exgobernador Rubén Figueroa Figueroa para darle vivienda a unas 100 mil familias que vivían como paracaidistas en el anfiteatro de un Acapulco que lo prometía todo y que no cumplió en nada.

También lee: Sepultan a familia hallada muerta en Acapulco
 

De acuerdo con el informe de 2015 del Consejo Nacional de Evaluación de Política Social (Coneval), Acapulco es la ciudad mexicana con mayor índice de pobreza alimentaria.
 

De 771 mil habitantes en la zona urbana (Inegi, 2015), 172 mil tienen lo mínimo para comer (viven en los umbrales de la pobreza extrema) y otros 400 mil son pobres; 89.6% es analfabeta y 45% de la población en edad de estudiar no lo hace. Más de 10% no tiene acceso a agua potable.
 

En 2012, recién entrado el gobierno de Enrique Peña Nieto, en la Simón Bolívar inició la Cruzada Nacional Contra el Hambre, con un comedor en lo alto de la colonia cuya operación no duró ni seis meses.
 

Los vecinos del inmueble en escombros donde estuvieron unas hornillas, unos bancos y un mesón no recuerdan mucho. Salvo que la secretaria Rosario Robles llegó con toda la pompa, se tomó la foto y se fue.

print_107139323.jpg
 

Hasta acá, una cuadra antes del andador Granados hacen parada las camionetas alimentadoras que vienen de la parte baja, del bulevar Vicente Guerrero. Parten de los linderos de Ciudad Renacimiento, a una media hora de distancia, atraviesan la Emiliano Zapata, pasan por alguna parte de la Libertadores —que alberga la sobrepoblada cárcel estatal, donde 28 presos fueron asesinados en una riña interna en 2017— y que junto a Las Cruces, la Sabana y la Frontera conforman el hiperviolento Polígono D.
 

El mismo que hizo de Acapulco por muchos años la ciudad más violenta del mundo, de acuerdo con el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, hoy en segundo sitio, con 110 homicidios por cada 100 mil habitantes, por debajo de Tijuana, aunque arriba de Caracas, Venezuela.
 

Es mejor callar en este sitio donde la única caseta de policía está en ruinas, donde son comunes los enfrentamientos, donde los rondines de vehículos con chicos al servicio del narco son rutinarios pasadas las seis de la tarde y todo el mundo se encierra, y donde los policías ministeriales son echados a tiros si osan subir hasta este sitio.
 

Son las dos de la tarde y todo está cerrado. Las cortinas de los negocios que se cruzan para llegar hasta acá tienen marcas de polvo y tierra de hace meses o años, con leyendas de “se renta” decoloradas por el tiempo. Las casas en venta o abandonadas por quienes huyen de un cataclismo se cuentan por docenas.
 

“No tenemos policías suficientes”, dice la síndica procuradora de Acapulco, Leticia Castro Ortiz, cuando se le pregunta en su oficina del ayuntamiento sobre el abandono en seguridad para las colonias de los cinturones de miseria, la Simón Bolívar entre ellas.
 

De 3 mil agentes que deben andar en la calle, sólo tienen 580. Hay 2 mil 100 efectivos en total, concede, pero los otros mil 520 hacen labores administrativas. Luego habla de la periferia, de sus carencias, de la falta de oportunidades, redundancias, porque en la Costera y en el Acapulco de clase media sí que hay presencia policial.
 

“En marzo pasado lanzamos una convocatoria para reclutar nuevos agentes. Llegaron 150 aspirantes; en las primeras pruebas se quedaron 75 y en el filtro final sólo 45”, explica.
 

El presupuesto en materia de seguridad pública es de más de 500 millones de pesos. La síndica comenta que ese presupuesto no es suficiente y que tienen que trabajar con lo que les den. “Lanzaremos una gran convocatoria ciudadana para reclutar nuevos agentes. No sé, me parece que tampoco sea una tarea que cualquiera quiera asumir por las condiciones de la ciudad. No es fácil ser policía en Acapulco”, dice.
 

Desapariciones

 

 “Y mientras, la calamidad quién la para”, dice Emma Mora, presidenta de la organización Familias de Acapulco en Busca de sus Desaparecidos. Cuando empezaron a platicar para organizarse y buscar a los suyos en 2015, en la iglesia del padre Jesús Mendoza Zaragoza, eran cuatro familias; cuando se conformaron, en enero de 2016, ya eran 16 y hoy, tres años después, son 226 familias integrantes de esta Asociación Civil que buscan a sus padres, hijos, esposos, hermanos.
 

En los últimos 10 años tienen un registro de 3 mil desaparecidos sólo en Acapulco. Hay un patrón. La mayoría, 80%, unos 2 mil 400 casos, son de la periferia: de las colonias Zapata, Simón Bolívar, Renacimiento, Chinameca, Sinaí, Coloso, Colosio, Jardín, son más de 500 las colonias regulares y otra cifra igual las irregulares; los desaparecidos son chicos de entre los 18 y 25 años.
 

De las 226 familias que buscan a su familia han logrado esclarecer 54 casos, si esclarecer es hallarlos en fosas clandestinas, como a Honoria y sus familia. Otros 24 más se han logrado rescatar de diversas circunstancias de las que prefiere no abundar la activista.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios