Suscríbete

Banxico y las increíbles cifras del turismo

Samuel García

En estos primeros cuatro años del sexenio (2012-2016) el número de turistas extranjeros se incrementó en 11 millones 558 mil, al pasar de 23 millones 443 mil en 2012, a 34 millones 961 mil en 2016, según Banxico

El turismo extranjero ha sido una de las estrellas del sexenio. Ya los secretarios de turismo —primero Claudia Ruiz Massieu quién ocupó la cartera de turismo desde que arrancó el gobierno de Peña Nieto y hasta agosto de 2015 y su sucesor Enrique de la Madrid— se han encargado de resaltar las espectaculares cifras que muestran a una verdadera avalancha de turistas extranjeros llegando a nuestro país.

Y es que los datos son increíbles. En los primeros cuatro años del gobierno de Enrique Peña Nieto —entre 2013 y 2016— el número de turistas extranjeros que llegaron a México creció 49.4%; un incremento que incluye a los turistas fronterizos que se quedaron a pernoctar por lo menos una noche en la zona fronteriza del país y a los no fronterizos que llegaron principalmente por vía aérea, pero también terrestre. Este incremento es cuatro veces mayor que el que se tuvo en todo el sexenio de Felipe Calderón en el que el número de turistas extranjeros creció 9.6%. Así de impactante.

Precisamente por la grandielocuencia de las cifras en estos cuatro años del sexenio, es que vale la pena revisar los datos que publica el Banco de México (Banxico) y que retoma la Secretaría de Turismo.

Veamos las cifras con mayor detalle. En estos primeros cuatro años del sexenio (2012-2016) el número de turistas extranjeros se incrementó en 11 millones 558 mil, al pasar de 23 millones 443 mil en 2012, a 34 millones 961 mil en 2016, según Banxico.

Este importante incremento en el número de turistas extranjeros se repartió entre los turistas no fronterizos —que se incrementaron en 6 millones 759 mil— y los turistas fronterizos que pernoctaron en el país y cuyo incremento fue de 4 millones 799 mil en este periodo.

Lo que llama poderosamente la atención de las cifras es el fuerte incremento que se dio en 2014 en el número de turistas fronterizos con pernocta que arribaron al país. Los datos de Banxico dicen que tan sólo en ese año el número de estos turistas se incrementó en 3 millones 757 mil, un brinco porcentual de 39.2%, ¡en un solo año! Un incremento inusual porque en 2013 el crecimiento fue de sólo 1.9% y en los años posteriores los incrementos fueron de 3.3% (2015) y 5.4% (2016).

¿Qué pasó entonces en 2014 con ese salto cuantitativo que registran las cifras de Banxico en el turismo fronterizo de pernocta y que catapultó las cifras de todo el turismo extranjero en los años posteriores?

Lo que sabemos es que el banco central realizó modificaciones a la encuesta que aplica para medir las cifras de los turistas que llegan al país, particularmente las del turismo fronterizo. Le pregunté a Daniel Chiquiar, director general de Investigación Económica del banco central, si se realizó un cambio de metodología para obtener las cifras sobre turismo. Su respuesta fue la siguiente: “En 2014 la muestra mensual fue ajustada para que los resultados del número de turistas fronterizos obtenidos a partir de la Encuesta de Viajeros Fronterizos en la Frontera Norte tuvieran representatividad estadística trimestral, en lugar de la representatividad anual que se tenía en los años precedentes. No obstante, cabe señalar que esto no implica una modificación en la metodología”.

En suma —me dice el Banco de México— sí hubo “ajuste”, pero no cambio metodológico.

El hecho es que el espectacular brinco en las cifras, particularmente de 2014 y del turismo fronterizo, genera importantes dudas sobre los efectos que tuvo el “ajuste” realizado por Banxico en las cifras de crecimiento del ingreso de turistas en lo que va del sexenio.

¿Qué factores habrían provocado que en 2014 se diera un incremento de 39.2% en el número de turistas fronterizos que pernoctaron en México? El doctor Chiquiar —quien me insiste en que esto no debiera imputarse a cambios metodológicos— me menciona tres factores causales: “Un mayor ritmo de actividad económica tanto en Estados Unidos, como en México; el efecto de la depreciación del peso frente al dólar en el ingreso de los viajeros fronterizos y; una posible disminución en la percepción de inseguridad en la zona fronteriza norte de México en ese periodo”.

Sin embargo, ninguno de estos tres factores que menciona Chiquiar tuvo el peso suficiente como para impulsar en casi 40% el número de turistas fronterizos de pernocta a México en ese año. Es cierto que la actividad económica en EU creció 2.4% en 2014 y que el número de ciudadanos estadounidenses que llegaron a México por vía aérea se incrementaron 11.4% en 2014 según datos del Departamento de Comercio de Estados Unidos; pero difícilmente explican el tamaño del incremento de turistas fronterizos a México. Tampoco lo hacen la devaluación del peso frente al dólar que en 2014 fue de 4.2%, ni mucho menos la percepción de inseguridad pública en la frontera norte.

Así que ¿qué ocurrió? Todo apunta a que fueron los “ajustes” en las preguntas de la encuesta y en la forma de levantar los datos (muestra, horarios, cruces fronterizos en los que se levanta, etcétera) por el Banco de México, los factores que explican el increíble brinco que hemos visto en el turismo en ese año y, dada su magnitud, en el sexenio. El asunto merece una explicación a fondo.

Twitter:@SamuelGarciaCOM

E-mail:[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios