Suscríbete

PAN y PRD: ¿se unirán contra el PRI?

Salvador García Soto

En un intento de último momento por evitar derrotas en sus bastiones más importantes el 7 de junio, el PRD y el PAN están negociando “alianzas de facto” en varios estados para derrotar al PRI.

En un intento de último momento por evitar derrotas en sus bastiones más importantes el 7 de junio, el PRD y el PAN están negociando “alianzas de facto” en varios estados para derrotar al PRI. La negociación, a propuesta de la cúpula perredista, busca que los candidatos a gobernador del PAN en Michoacán y Guerrero declinen en favor de los candidatos del PRD; y a cambio ofrecen que los abanderados perredistas en Sonora, San Luis Potosí y Baja California, declinen también a favor de los candidatos de Acción Nacional.

El diálogo para discutir las declinaciones comenzó la semana pasada con una reunión en un hotel de Polanco a la que asistieron Jesús Zambrano y Jesús Ortega por el PRD, mientras que por el PAN acudieron Gustavo Madero y Alejandro Zapata Perogordo. Ayer se produjo la segunda reunión en el privado de un restaurante japonés de la colonia Del Valle, hasta donde llegaron Ortega y Zambrano primero, al filo de las 3:30 de la tarde, y después Madero y Zapata a las 16:00 hors. En los próximos días habrá una tercera reunión para cerrar acuerdos.

La lógica de las alianzas de último momento que buscan PAN y PRD parte de que ambos partidos pelean “cuerpo a cuerpo” con el PRI en diferentes entidades y una declinación en los últimos días de la campaña podría ser clave para definir elecciones cerradas o en empate técnico. A Los Chuchos les interesa sobremanera mantener dos de sus bastiones políticos que están en riesgo de perderlos: Michoacán y Guerrero.

En el caso de Michoacán el argumento perredista para convencer al PAN es que su candidata, Luisa María Calderón, ya se rezagó al tercer lugar y está fuera de la pelea por la gubernatura. Pero 15.7% de los votos de la panista, según la encuesta de ayer de EL UNIVERSAL, podrían inclinar la balanza en el empate técnico que el mismo sondeo registra entre Ascensión Orihuela (24%) y el perredista Silvano Aureoles, a favor del sol azteca.

El otro caso que le interesa al PRD es Guerrero. El candidato panista Jorge Camacho ya no pelea por nada; pero sus 6 o 7 puntos que le otorgan algunas encuestas serían oro molido para la perredista Mojica para cerrar la brecha con el candidato del PRI, Héctor Astudillo, que le lleva ventaja en la recta final.

Para el PAN las declinaciones del PRD también serían claves en algunos estados. En Sonora, donde las últimas encuestas hablan de una ventaja de casi 4 puntos de la candidata del PRI, Claudia Pavlovich, los 7 puntos que algunos sondeos dan al candidato del PRD, Carlos Navarro, significarían la diferencia en una de las elecciones más cerradas y complicadas que enfrenta el panismo.

El otro estado donde al PAN le conviene una declinación del PRD es San Luis Potosí, donde los últimos sondeos publicados, como el de EL UNIVERSAL del pasado 15 de abril, hablan de un “empate técnico” entre el candidato del PRI, Juan Manuel Carreras, y la abanderada panista Sonia Mendonza; los 18.5% puntos que esa encuesta daba al candidato del PRD-PT, Fernando Pérez, pueden ser el fiel de la balanza en tierras potosinas.

En cuestión de horas se sabrá si PRD y PAN llegan a un acuerdo para promover las “declinaciones” de sus candidatos y llegan como aliados “de facto” en varios estados este 7 de junio. Un anuncio así no debe pasar del próximo fin de semana si se quiere impactar en el voto de los indecisos. Y si eso ocurre, entonces sí, el panorama para el PRI se complicará en varios estados ante la suma de fuerzas entre panistas y perredistas.

NOTAS INDISCRETAS… Es el candidato más joven del PRD a diputado local y va por el distrito XIII de Álvaro Obregón. Se llama Carlos Jiménez Rodríguez y a sus 28 años aventaja en las encuestas. Tiene maestría en Gestión Pública del Tec de Monterrey, y ha recorrido puerta por puerta las colonias de su distrito. Es hijo del líder masón priísta Manuel Jiménez Guzmán, quien en 2012 apoyó públicamente a Miguel Ángel Mancera y colabora como redactor de los discursos del jefe de Gobierno. Su padre fue varias veces diputado por el PRI, y hoy el joven Jiménez busca preservar la dinastía, pero en el PRD… Los dados mandan Escalera. Buen tiro.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios