Rosario Robles: ¡al DF para 2018!

Ricardo Alemán

Nadie sabe cuál será el lugar de Rosario Robles en la presidencial de 2018; podría ser una poderosa candidata para el DF. La pregunta es si Rosario será candidata al GDF en una alianza con el PRI

Hasta el político más bisoño sabe que el Distrito Federal es “la joya de la corona” en toda elección presidencial.

Y cualquier político con dos dedos de frente y un mínimo de memoria sabe que un factor determinante para la victoria electoral del PRD en el DF —en julio de 1997—, fue la construcción de las “brigadas del sol”, en ese tiempo a cargo de Rosario Robles.

Y vale el ejercicio memorioso porque 18 años después de una victoria titánica que echó al PRI del poder en el DF, la misma mano de Rosario Robles —a través de su hija, Mariana Moguel—, podría ser determinante para que el PRI recupere la capital del país.

Dicho de otro modo, que en el caso de la elección del Distrito Federal, el PRI estaría dispuesto a seguir el refranero popular: “Para que la cuña apriete, debe ser del mismo palo”. Es decir, que si el PRI pretende arrebatar el DF al PRD, lo ideal sería emplear la misma estrategia que éste utilizó en 1997 para echar al PRI.

Venganza: un platillo delicioso. Pero la alineación astral para 2018 deja ver mucho más que una estrategia electoral. Resulta que una vez que el líder del PRI del DF, Mauricio López, deje el cargo en cuestión de horas —luego de lograr una victoria histórica que lo llevará a las grandes ligas—, llegará al PRI DF Mariana Moguel, hija de Rosario Robles, quien podría preparar el terreno para que su madre sea candidata de una alianza del PRI en el DF.

Vale recordar que Robles hizo posible no sólo la victoria de Cárdenas en el DF, sino la de AMLO. Y vale traer a la memoria el hecho de que López Obrador traicionó y aniquiló a Robles, para dejarla fuera de la contienda presidencial de 2006.

Resulta que en el DF y en 2018 se podría producir el cobro de facturas entre Rosario Robles y AMLO. ¿Lo dudan?

Rosario y Peña Nieto. El 5 de septiembre de 2012, durante el anuncio del gabinete de transición del entonces presidente electo, Enrique Peña Nieto, aquí dijimos que una de las grandes sorpresas era “la incorporación de la ex perredista y ex militante de la izquierda, Rosario Robles”.

Aventuramos que la ex jefa de Gobierno no sólo ocuparía la titularidad de Sedesol, sino que —con Peña Nieto—, la señora Robles “buscaría no sólo rebasar a la izquierda por el flanco izquierdo, sino que el rebase la llevaría a cabo una de las más destacadas militantes de esa izquierda. Eso, claro, sin contar con que Robles también podría encargarse de recuperar, para el gobierno de Peña la capital del país”.

El 2 de septiembre de 2014 —dos años después—, volvimos al tema para señalar que en sólo dos años la señora Robles “arrebató buena parte de las banderas sociales a los partidos de la izquierda, sean radicales o moderados”.

Pero además, señalamos que uno de los éxitos del “manejo de la mano izquierda” por parte de Peña Nieto —y en buena medida a recomendación de Robles—, había llevado al gobierno federal a manejar como nunca la relación del PRI con el PRD y con Morena.

En el primer caso, el PRD se alió con Peña para sacar adelante las reformas estructurales —lo que a la vuelta de los años ha sido el mayor éxito de Peña Nieto—, mientras que en el caso de Morena el acuerdo político “domesticó” a los radicales de López Obrador.

El mismo 2 de septiembre dijimos que en la reforma energética el gobierno de Peña hizo una jugada “maestra” que mostró la “mano izquierda” de Peña. Nos referimos al control político —la llamada “domesticación”— del radical partido Morena, gracias a un pacto del tipo de “ganar ganar”; ganó el gobierno de Peña y ganó AMLO con su Morena.

“Es decir, que el gobierno federal se comprometió a dejar pasar a Morena —y a no obstaculizar su registro—, a cambio de que AMLO no estorbara las reformas de Peña. Y hasta hoy las partes han cumplido escrupulosamente. Y gracias a esa “mano izquierda de Peña”, hoy se puede aventurar que las consultas populares para tirar la reforma energética no prosperarán, porque son fuegos de artificio. La “mano izquierda” de Peña Nieto. Al tiempo”.

Y, en efecto, el tiempo mostró que AMLO cumplió la palabra empeñada con Peña Nieto y nunca bloqueó la reforma energética. Más aún, hasta se enfermó cuando arrancó lo duro de esa reforma.

“Te veo en el 18”: Peña a Rosario Robles. El 31 de agosto de 2015 volvimos al tema de Rosario Robles, ahora en el contexto de la salida de la ex jefa de Gobierno de Sedesol y su llegada a Sedatu, lo que fue visto por muchos como un castigo.

Está claro que Robles salió de Sedesol por conveniencias políticas —el Presidente acomodó sus fichas para el 2018, más allá del buen desempeño de Robles—, pero también es cierto que fue enviada a la inexistente Sedatu porque sigue siendo pieza clave del gobierno federal. Y tan es pieza clave que Peña Nieto se lo habría dicho personalmente.

Resulta que Robles había solicitado audiencia con el Presidente para exponer una reestructuración de Sedesol y llevar el desarrollo social a otro nivel. Sin embargo, el Presidente la recibió con la noticia de que había decidido un enroque. Requería la dependencia para proyectar a uno de los presidenciables.

Así lo dijimos ese 31 de agosto de 2015: “La plática entre Peña Nieto y Robles fue larga. Profesional de la política, la ex perredista agradeció la confianza del mandatario. Cuidadoso, el Presidente le planteó construir la inexistente Sedatu y a bocajarro le habría dicho: “Te veo en el 2018”.

“Para nadie es nuevo que además de trabajar para el combate a la pobreza y el hambre, Robles construyó una estructura social en todo el país que arrebató buena parte de las banderas al principal adversario de Peña Nieto; Andrés Manuel López Obrador. Sin el trabajo de Robles, buena parte de las zonas marginadas del país se habrían volcado a Morena.

“Sin embargo hoy nadie sabe cuál será el lugar de Rosario Robles en la presidencial de 2018. Está claro que en el PRI “no transita” la ex perredista. Pero Rosario tiene todo para buscar un lugar en partidos como Nueva Alianza o el PVEM, de donde podría salir una poderosa candidata al gobierno del Distrito Federal”.

Y el Desarrollo Urbano puede ser la mejor plataforma para esa candidatura en el mayor centro urbano del país; el DF. Acaso por eso el “te veo en el 2018” de Peña a Rosario.

La pregunta es si Rosario será candidata al GDF en una alianza con el PRI. Al tiempo”

Mogel, hija de Rosario, al PRI DF. Y nuevamente el tiempo nos dio la razón. En días recientes se confirmó que Mariana Moguel va al PRI DF. Llega, como queda claro, para preparar el terreno de las “Brigadas del Sol”.

En política nada es casual: Al tiempo.

 

www.ricardoaleman.com.mx

twitter: @ricardoalemanmx

Comentarios