Se encuentra usted aquí

La venganza de 'El Güero'

10/06/2016
02:18
-A +A

Estados Unidos excarcelará y deportará mañana a México a Héctor El Güero Palma, el sanguinario socio de Joaquín El Chapo Guzmán. La Oficina de Prisiones Federales de EU (BOP) confirmó que Palma dejará la cárcel de máxima seguridad de Atwater, en San Quintín, California, donde ha pasado los últimos nueve de sus 56 años de vida. Allá fue condenado, por traficar 50 kilos de cocaína, a 16 años de prisión (una sentencia reducida por aceptar declararse culpable y aportar información), pero como todo condenado en el vecino país, beneficiado con una liberación anticipada por buena conducta al cumplir 85% de su sentencia.

La BOP lo entregará a agentes de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (ICE), que a su vez lo entregarán a las autoridades mexicanas en la línea fronteriza, presumiblemente la de San Diego-Tijuana, por ser la más cercana a la penitenciaría de Atwater.

La PGR ha pasado los últimos días haciendo una búsqueda exhaustiva de procesos pendientes contra el cofundador del Cártel de Sinaloa, de manera que, al recibirlo, pueda retenerlo por otros delitos. Hasta ayer no había encontrado nada, situación que, de persistir, obligará a que lo dejen en libertad. Sólo que tenga un as bajo la manga podrá evitarlo.

El Güero Palma y El Chapo Guzmán fueron lugartenientes de Miguel Ángel Félix Gallardo El Padrino, capo fundador del Cártel de Guadalajara, organización criminal que llegó a controlar todo el trasiego de drogas hacia el vecino país.

Cuando Félix Gallardo fue detenido el 8 de abril de 1989 por el asesinato del agente de la DEA, Enrique El Kiki Camarena, su organización se dividió: El Cártel de Tijuana quedó en manos de sus sobrinos, los hermanos Arellano Félix; y el de Sinaloa, en las de Guzmán Loera y Palma Salazar.

En medio de la confrontación de esos dos grupos, ocurrió el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, el 24 de mayo de 1993, pero también la brutal historia que marcó para siempre a Palma.

La esposa de El Güero, Guadalupe Lejía, una hermosa mujer con la que tuvo dos hijos, lo engañó con su cuñado, el cónyuge de su hermana Minerva, un sicario venezolano llamado Rafael Clavel y apodado El Buen Mozo. Dicen que la bella Lupe, locamente enamorada del apuesto matón, huyó con él y sus pequeños hijos, no sin antes retirar 2 millones de dólares de la cuenta personal de Palma.

Pero el venezolano, finalmente se supo, había sido contratado por Félix Gallardo para cobrarse el robo de 300 kilos de cocaína que El Güero había perpetrado. Clavel, entonces, llevó la venganza a una crueldad no vista hasta entonces entre narcotraficantes: degolló a Guadalupe y le envió la cabeza en una caja de metal refrigerada. Y no conforme con el proditorio acto, El Buen Mozo asesinó a los hijos de Palma, arrojándolos desde un puente conocido en Caracas como El Viaducto.

En la cabeza de Palma sólo quedaron pensamientos vindicatorios que lo llevaron a asesinar a nueve familiares de los Arellano Félix, al abogado y tres de los hijos del sicario venezolano y al propio Clavel, a quien mandó degollar en la cárcel donde lo habían recluido.

Fue en medio de esa vorágine que el 23 de junio de 1995 El Güero despegó de Ciudad Obregón con destino a Toluca. No pudo bajar ahí porque el Ejército tenía rodeado el campo aéreo. Tampoco, y por las mismas razones, pudo aterrizar en Zacatecas y Guadalajara. El combustible se acabó y la aeronave cayó en los límites de Jalisco y Nayarit. Malherido, sus hombres lo llevaron a una casa de seguridad de Guadalajara donde, al día siguiente, fue detenido.

El Güero fue encarcelado ese mismo año en el penal de máxima seguridad de Puente Grande. Estuvo ahí hasta 2007, año en que fue extraditado.

Ese es el hombre que regresa a México y que la PGR deberá dejar en libertad si no encuentra nuevas acusaciones que fincarle. Y no se necesita ser muy perspicaz para suponer que en libertad volverá al negocio y las venganzas, acaso hasta que lo maten, tal y como ocurrió con uno de sus eternos enemigos, Francisco Rafael Arellano Félix, quien también fue extraditado a Estados Unidos en 2004, regresado a México en 2008 y asesinado en Los Cabos en 2013 por un sicario disfrazado de payaso.

[email protected]

@RaulRodriguezC

Raúl Rodríguez Cortés
Toda su vida profesional la ha dedicado al periodismo. Hace poco más de 40 años empezó como "hueso" (mensajero) en El Sol de México. Se enamoró desde entonces de las redacciones. Aprendió...