Carlos Peralta, ‘Rey’ de los medidores con PRI y PAN

Mario Maldonado

Carlos Peralta es el ‘Rey’ de los medidores eléctricos. Lo ha sido por más de 49 años y nadie ha podido plantarle cara en este negocio. El hombre más rico de México, Carlos Slim, lo intentó en 2006 y terminó sucumbiendo ante uno de los empresarios con mejores relaciones políticas del país. Ahora, el dueño de IUSA podría enfrentar a la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) si prospera la denuncia que interpuso el brazo legal de la asociación Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad por presuntas prácticas monopólicas.

De 1968 a la fecha, IUSA ha vendido a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y a la extinta Luz y Fuera del Centro un total de 70 millones de medidores de luz, de los cuales 33 millones se colocaron entre 2000 y 2012, es decir, durante las administraciones panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón. El resto corresponden a licitaciones realizadas durante los gobiernos priístas: 26 millones de medidores vendidos entre 1968 y 1999 a ambas dependencias y 10.9 millones en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto.

Suena irónico que, siendo amigo de priístas como Enrique Peña Nieto, Carlos Romero Deschamps, Enrique Ochoa y Raúl Salinas de Gortari, Carlos Peralta haya hecho más negocio durante los sexenios panistas. “Esto demuestra su habilidad para los negocios y las relaciones políticas”, me dijo un empresario del sector.

Y vaya que Carlos Peralta es un negociador duro. El episodio para evitar que Slim entrara al mercado de medidores es descrita por algunos empresarios como una “lucha de titanes”, la cual, no obstante, terminó con un buen acuerdo: ni Slim se metería en el negocio de medidores eléctricos ni Peralta en el de cable de cobre, que entonces dominaba Condumex, empresa de Grupo Carso. Ambos se hicieron amigos y ahora más que competidores se complementan.

Peralta es un ‘tiburón’, por eso no dejó al hombre más rico de México acercarse a sus aguas. Lo mismo ha hecho Electrometer de Las Americas y Protecsa Ingeniería, dos compañías mexicanas con la capacidad de competir en este negocio, pero no a la velocidad que requiere la CFE. La barrera de entrada para estos jugadores ha sido tecnológica, dicen quienes no ven nada raro en que IUSA domine este negocio multimillonario. Sin embargo, la investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad sugiere que la empresa de Carlos Peralta habría creado una compañía fachada: Controles y Medidores Especializados, para competir en las licitaciones de la CFE, simulando una competencia, lo cual ha sido negado por IUSA.

Dicha estrategia para asegurar contratos con la CFE habría iniciado en 2013, cuando Enrique Ochoa, actual presidente del PRI, era el director general de la empresa productiva del Estado. A través de Controles y Medidores Especializados y IUSA, Peralta se habría adjudicado contratos por más de 11 mil 833 millones de pesos. Ese asunto está siendo revisado por la Cofece y en los primeros días de julio deberá decidir si da entrada o rechaza la denuncia.

Relaciones políticas. Carlos Peralta lleva décadas siendo amigo y socio de Raúl Salinas de Gortari, hermano del ex presidente Carlos Salinas.

La relación entre Salinas y Peralta pasa por haber hecho negocios de millones de dólares que el hermano del ex presidente envió a Suiza, los cuales fueron confiscados y luego recuperados a través de la Procuraduría General de la República, hasta formar parte del Grupo IUSA, donde Raúl Salinas ostenta el puesto de director adjunto desde el 2008.

Algunas apariciones recientes confirman su relación. Una de ellas fue en enero del 2015, cuando Peralta llegó a la inauguración del corredor cultural Alejo Peralta, en la Ciudad de México, abordo de su BMW i8 de 2.3 millones de pesos. Iba acompañado de Raúl Salinas, quien reapareció por primera vez después de haber sido absuelto de los cargos de enriquecimiento ilícito.

Otra ocasión en la que Raúl Salinas se dejó ver junto con Carlos Peralta y la cúpula priísta, aunque de forma más discreta, fue en enero de 2016, durante la inauguración de una fábrica de paneles solares y la primera etapa de la Central Fotovoltaica Don Alejo en Pastejé, una población perteneciente al municipio de Jocotitlán, en el Estado de México. Ahí, el dueño de IUSA también tiene una ganadería, un zoológico, un club hípico y un campo de golf.

Carlos Peralta es un empresario que no pasa desapercibido, ya sea por la gente con la que se hace acompañar o por los lujos que le rodean. Fue propietario de una de un yate de más de 150 millones de dólares: el Princess Mariana y de un dúplex en la Trump Tower de Nueva York, los cuales vendió en 2009, tras la crisis económica que afectó a su conglomerado, aunque él dice que fue porque ya casi no los usaba.

La suerte volvió a sonreírle en los siguientes años… y no ha dejado de sonreírle.

@MarioMal
[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios