Se encuentra usted aquí

¿Benito Neme no sabía de los #Capufeleaks?

04/05/2017
01:57
-A +A

Benito Neme Sastré y Mauricio Sánchez Woodworth, los dos directores más importantes de Caminos y Puentes Federales (Capufe) de la actual administración, se conocieron en el negocio inmobiliario y en las canchas de golf. Se hicieron amigos y cuando Enrique Peña Nieto ganó la presidencia, e invitó a Neme Sastré a encabezar Capufe, Sánchez Woodworth fue encomendado a asumir la dirección de Infraestructura de la dependencia. Ninguno de los dos tenía experiencia en cargos públicos similares, pero había una razón de fondo más poderosa para su nombramiento: Benito Neme se hizo compadre de Peña Nieto cuando era gobernador del Estado de México y luego fue su coordinador jurídico durante la campaña presidencial.

Hoy estos y otros funcionarios de Capufe están en el ojo del huracán. La organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad publicó este martes una investigación que evidencia tratos con empresas privadas para ganar licitaciones de obra pública. El principal implicado es Mauricio Sánchez Woodworth, el segundo funcionario más importante de la dependencia federal y brazo derecho de Neme Sastré, quien fue exhibido en una serie de correos electrónicos en los que acordaba cobros y la entrega de información de los concursos por adelantado, para que las compañías tomaran ventaja sobre sus posibles competidores.

Por si fuera poco, las empresas favorecidas tuvieron acceso a un documento oficial de Banobras, el cual contiene los techos presupuestales de las obras de Capufe para 2016, calculadas en 5 mil 868 millones de pesos, pese a que dicho oficio está reservado por 12 años.

Con ello, las seis empresas involucradas en los presuntos actos de corrupción ganaron contratos por un total de 770 millones de pesos. Esto, aun cuando hubo postores que ofrecieron hacer las mismas obras por la mitad, es decir, por alrededor de 354 millones de pesos.

Asimismo, tres de estas empresas recomendadas recibieron contratos por 64 millones de pesos sin licitación, los cuales fueron autorizados por el delegado de Capufe en Morelos, Roberto Ortega Reyes, hermano de Juan Carlos Ortega Reyes, encargado de la agenda de Enrique Peña Nieto desde que su gobierno en el Estado de México y quien actualmente trabaja en Presidencia.

¿Es posible que estos acuerdos se dieran sin el conocimiento del director general de Capufe?

Se antoja dificilísimo, sobre todo si, como lo refieren funcionarios de la dependencia federal, Sánchez Woodworth y Neme Sastre son amigos e incondicionales en el trabajo. El problema es que, como muchos de los funcionarios que han acompañaron a Enrique Peña Nieto desde su gobierno en el Estado de México o su campaña a la Presidencia, se sienten intocables y a donde quieran que van alardean: “Soy amigo del Presidente”. Yo he escuchado repetir esa frase a dos de sus ex colaboradores cercanos.

Por supuesto que no es la primera vez que surgen suspicacias en las licitaciones y contratos otorgados por Capufe. En 2014, el proceso para adjudicar el nuevo sistema de telepeaje por parte de la dependencia generó muchas críticas, primero porque aparentemente el ganador del proyecto, Telepeaje Dinámico, no cumplía con las especificaciones técnicas y luego porque se trataba, ni más ni menos, de una empresa cuyo dueño es amigo del Presidente y forma parte del llamado Grupo Atlacomulco: Roberto Alcántara Rojas, el rey del transporte terrestre de pasajeros con su grupo IAMSA, ex dueño de la aerolínea VivaAerobus y accionista mayoritario del Grupo Prisa.

Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad solicitó a la Unidad de Transparencia de Capufe una copia del expediente del proyecto de licitación, que tuvo un costo de 3 mil millones de pesos, pero luego de solicitarles 29 mil pesos por las copias de los documentos, finalmente les fueron negados, lo cual levantó más sospechas.

También, en el 2015, la empresa de servicios de seguridad informática Redisegno admitió haber ganado una licitación de Capufe por 75 millones de pesos a cambio de otorgar una comisión de 30% a funcionarios del organismo descentralizado. El contrato fue cancelado.

Neme Sastre es hijo del ex gobernador de Tabasco, Salvador Neme Castillo, y aspira a la gubernatura de su estado en el 2018. Cada que acude a eventos públicos al ‘Edén’, la prensa local y los políticos creen que va a ‘destaparse’. Sin embargo, sus fantasmas en el closet ponen en entredicho su viabilidad para ser candidato.

A menos que, su amistad y compadrazgo con el Presidente Peña, vuelva a surtir efecto.

 

Twitter: @MarioMal

Correo: [email protected]

Mario Maldonado
Mario Maldonado es periodista de formación. Se graduó de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y se ha especializado en asuntos de negocios, finanzas y economía en instituciones de México y...
 

COMENTARIOS