El as bajo la manga de Víctor Manuel Borrás

Mario Maldonado

Víctor Manuel Borrás debe ser el hombre que más conoce el sector vivienda de México. Durante los 12 años en los que encabezó el Infonavit, este contador de la Ibero vivió de cerca los tres momentos más importantes que ha atravesado la industria en su historia moderna: el ascenso y caída de las principales desarrolladoras del país: Geo, Homex y Urbi, y la transformación del Infonavit.

Por eso ahora que fue nombrado presidente del Consejo de Administración de la desarrolladora de vivienda Sare, sus competidores deben estar mirándolo con mucho cuidado.

Durante la época de bonanza del sector (en el sexenio de Vicente Fox), Sare era la quinta desarrolladora más grande, detrás de Geo, Homex, Urbi y Ara, todas arrastradas por la crisis que detonó el cambio de reglas en la construcción de vivienda.

Hoy, después de la tormenta que llevó al concurso mercantil a Geo, Homex y Urbi, el plan de Víctor Manuel Borrás es volver a ubicarla en ese quinto lugar. “Nuestra historia es diferente a la del resto de las empresas: nosotros no caímos en concurso mercantil. Nos reestructuramos y ahora estamos en una nueva etapa de crecimiento”, me dijo ayer el nuevo presidente de Sare.

En septiembre del 2014, el fondo Tavistock Investment Group, propiedad del multimillonario británico Joe Lewis, capitalizó a la desarrolladora de vivienda con mil 500 millones de pesos a cambio de 40% de sus acciones. Esto le quitó a la familia Sánchez Carbajal, los fundadores de la compañía, el control, y Sare comenzó una etapa de reestructuración.

Ahora, de la mano del ex director del Infonavit, comienza otra: la de crecimiento y expansión. Su plan es vender mil viviendas al cierre del 2016, a través de una inversión de 600 millones de pesos, y triplicar esa número en los próximos años.

“Nuestras reservas actuales nos dan para construir hasta 10 mil casas por año, pero nos vamos a ir poco a poco”, me dice el nuevo presidente del Consejo de Sare. “Más adelante, iremos adquiriendo nuevas reservas para complementar la oferta y acelerar el crecimiento”.

Su apuesta es aumentar su participación en el segmento de vivienda media, con un rango de precio que va de los 600 mil al millón de pesos, y se enfocarán principalmente en las grandes ciudades del país, pues para Borrás la combinación de mayor volumen y precios es la fórmula correcta para alcanzar los objetivos que se fijó la desarrolladora.

Incluso, ve bien la previsión de que el Infonavit aumente el otorgamiento de créditos a los segmentos de mayores ingresos que no suelen acceder a los financiamientos del instituto. “Ya sea con el cofinanciamiento o de manera independiente, lo veo positivo”, asegura.

“Yo me acuerdo haber dado un crédito de 11 millones de pesos, de los cuales 10 millones 800 mil pesos los aportó un banco”, dice.

Uno de los asuntos en puerta es el split inverso de las acciones de Sare para aumentar su valor en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Hoy una acción de la empresa vale 17 centavos y con dicho split se pretende reducir el número de títulos en el mercado para que el valor aumente, lo cual se llevará a cabo este mismo año.

Ayer Urbi, que andaba en esos mismos niveles, regresó a la BMV con una cotización de 14.9 pesos y cerró en 26.9 pesos, es decir, un aumento de más de 90%.

El plan de crecimiento de Sare será conservador, pues la empresa aún tiene que hacer frente al plan de pago de sus pasivos y, al mismo tiempo, mantener un buen perfil financiero. Por ello, en sus perspectivas de expansión para los próximos cinco años no se prevé la adquisición de empresas. Tampoco la inyección de más capital por parte de sus socios actuales o de terceros.

Sare no sólo deberá competir contra las desarrolladoras de vivienda que lograron dejar el concurso mercantil, como Geo, Homex y Urbi, sino con las empresas que tomaron un papel protagónico en el sector, como es el caso de Javer, al mando de Eugenio Garza y Garza, que debutó en la Bolsa a inicios del año y ya se erige como la desarrolladora que construye más casas en México, con cerca de 20 mil unidades por año.

Lo mismo sucede como Cadu, que debutó a finales del 2015 en la BMV, y Vinte que llegó a la Bolsa a finales de septiembre.

Sin embargo, en un mercado tradicionalmente fragmentado, ninguna de las vivienderas tiene una participación superior al 10%, lo cual abre oportunidades para todos los competidores.

La ventaja de Sare es, sin duda, la experiencia de Víctor Manuel Borrás.

Posdata

Y hablando de relevos, ayer se anunció que Juan Carlos Díaz Arelle, quien hasta hace unos días era director general de Sare, será el nuevo CEO de Geo.

@MarioMal

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios