Diego Quintana, Peña Nieto y los aeropuertos

Mario Maldonado

En medio de recortes al pronóstico de crecimiento económico de México, el presidente Enrique Peña Nieto presentará hoy su Cuarto Informe de Gobierno, con muchos claroscuros: por un lado, la desaceleración de la actividad económica, y por otro, la fortaleza del consumo interno y el aumento del turismo.

El turismo será uno de los pilares que ayudarán a sostener el discurso del presidente en torno a que en México “lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho”, así como expone su campaña de comunicación que circula hace unos días en televisión y radio.

Hace unos días, la Secretaría de Turismo, que encabeza Enrique de la Madrid, dio a conocer datos que ilustran la bonanza que mantiene esta actividad económica, la tercera fuente de divisas del país detrás del sector automotriz y las remesas. Durante el primer semestre del 2016, el número de turistas internacionales creció 8.6%, periodo en el cual se captaron 10 mil millones de dólares, 8% más que en el mismo lapso del 2015.

El auge del turismo se ha extendido a otras industrias relacionadas, como las aerolíneas. No obstante, el sector que más se ha beneficiado es el de los aeropuertos. En los primeros seis meses del 2016, los tres principales grupos aeroportuarios del país (Asur, GAP y OMA) transportaron un total de 38.3 millones de pasajeros, 12% más que en el mismo periodo del año pasado.

Esto se ha reflejado en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), donde sus acciones han ‘volado’, literalmente. El Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur), que preside Fernando Chico Pardo, acumula una ganancia de 17.2% en lo que va de 2016, mientras que los títulos del Grupo Aeroportuario del Pacífico, que lleva Fernando Bosque, se han apreciado 21.8%.

Sin embargo, el corporativo que lidera las ganancias es el Grupo Aeroportuario Centro-Norte (OMA), con una aumento de 43% en el precio de sus acciones en la BMV, y de 33% en la Bolsa de Nueva York, donde también cotiza. El performance de OMA no llamaría la atención si no fuera porque su controlador es ICA, la constructora mexicana que se está reestructurando con la ayuda de inversionistas como el regiomontano David Martínez y su fondo Fintech Advisory.

Diego Quintana Kawage asumió la presidencia de OMA en abril del 2013. De entonces a la fecha, las acciones del Grupo han aumentado 190%. ¿Qué es lo que ha hecho este maestro en administración por Stanford para llevar a la empresa a donde está? Básicamente ha aprovechado el crecimiento del transporte aéreo en México. OMA opera y administra 13 aeropuertos en nueve estados de la región centro norte de México, entre los que destacan Monterrey, Acapulco y Mazatlán. En buena parte de ellos se han invertido cuantiosas sumas de dinero para ampliar sus terminales y mejorar sus instalaciones. Otra de las apuestas han sido los negocios no aeronáuticos, es decir, la operación de hoteles, la renta de espacios comerciales y los estacionamientos.

En su reporte del segundo trimestre del 2016, OMA registró un incremento interanual de 36.8% en su flujo operativo, debido al aumento de los viajeros nacionales. Sus ingresos aeronáuticos, que representaron 74% de sus ventas, crecieron 27%, y los no aeronáuticos registraron un alza de 24.5%.

No obstante, debido a que este es el activo más importante de ICA, sigue latente el riesgo de que lo venda o lo pierda, pues parte de la capitalización que recibió la compañía de la familia Quintana fue respalda con los títulos de OMA.

ICA mantiene el control de 17% de las acciones de OMA, las cuales están valuadas en 4 mil millones de pesos. De acuerdo con un miembro de la familia Quintana, no está en el horizonte de corto o mediano plazo su venta, pese a que inversionistas como el propio Fernando Chico Pardo han mostrado interés.

Al cierre del 2015, OMA representó cerca de 35% del flujo operativo de ICA y 15% de sus ingresos consolidados. Sin embargo, su peso va a aumentar conforme se achique la constructora.

Así que vaya reto para Diego Quintana, quien, como sea, ha mantenido en crecimiento uno de los pocos negocio rentables de ICA.

Posdata Y hablando de aeropuertos, mañana se darán a conocer, finalmente, los ganadores de las licitaciones para construir las pistas 2 y 3 del proyecto más grande de la administración de Enrique Peña Nieto: el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM). Le decía en la columna del martes pasado que no se prevé que haya muchas sorpresas: el consorcio formado por Carlos Slim (CICSA), Olegario Vázquez (Prodemex), Carlos Hank (La Peninsular) y Jerónimo Gerard (GIA) es el que tiene más posibilidades de ganar. También se ve fuerte el que lideran ICA y la portuguesa Mota-Engil, junto con las mexicanas IDINSA y Grupo Jaguar.

Twitter: @MarioMal.

Correo: [email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios