Suscríbete

A la caza del Puma

Javier Alarcón

Cada semana se crecen en confianza y afirman su versatilidad táctica. En casa, dan golpes de autoridad desde el minuto uno.

Buscan mandar con el balón y un juego dinámico, que es difícil de contrarrestar.

Fuera de casa manejan también, y de estupenda manera, la fórmula del contragolpe. En ambas versiones de su juego han contado con el recurso perfecto: la contundencia.

Terminan un gran porcentaje de las jugadas que inician, y muchas de ellas son peligrosas. Ahí está la gran virtud de los Pumas esta temporada.

Su sello es la eficacia, si a eso le agregamos actuaciones extraordinarias en lo individual como la de Alejandro Palacios en la portería el sábado pasado, entonces tenemos la mezcla perfecta y la explicación precisa para esa posición tan alta en la tabla. Quebrarle la racha de cinco partidos ganados en casa al León, habla del poderío universitario.

Cada semana afinan detalles, elevan su moral y convencen a algunos incrédulos como el que escribe. Ciudad Universitaria ha vuelto a ser la casa del dolor, seis partidos y seis triunfos.

Jugando en casa serán muy duros, por eso vale la pena que se aferren al liderato general, para ampliar su horizonte con vista al título. Desde mi perspectiva, la del sábado era la prueba de fuego y la aprobaron cabalmente.

A diferencia del juego muy afortunado que le ganaron a Chivas, contra el León expusieron un catálogo de recursos incuestionable. Pese al penalti fallado por Herrera y la ausencia siempre considerable de Verón, los Pumas no palidecieron.

Y esa porción de azar que siempre acompaña a la calidad en momentos clave, apareció tras la expulsión de Fidel Martínez con el contragolpe más oportuno para el tercer gol a mitad del bombardeo leonés de mayor consideración en el tiempo. Allá va Pumas, con paso seguro y corto hacia una sólida candidatura para campeón.

Twitter: @Javier_Alarcon_

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios