Sin polémica ni controversia

Eduardo Camarena

América avanzó merecidamente a semifinales al derrotar 2-1 al Guadalajara anoche en el Estadio Azteca gracias a su contundencia, mejor manejo de partido, aplicación táctica y concentración de todos sus jugadores.

Mientras el paraguayo Oswaldo Martínez fue certero al anotar el penalti que empataba el encuentro 1-1 a los 26 minutos, el mexicano Carlos ‘Gullit’ Peña desaprovechó la gran oportunidad de volver a poner adelante a su equipo pues erró la pena máxima a los 32’, falla que resultó muy costosa, al final, para el conjunto tapatío.

América ganó merecidamente; fue mejor que las Chivas y merece estar en semifinales. Tuvo la virtud de reaccionar con vigor cuando quedó en desventaja con el golazo tempranero de Orbelín Pineda a los 9 minutos. Ahora no hubo polémica ni controversia, como en los dos Clásicos anteriores en temporada regular.

Es justo subrayar que ahora no se produjeron errores arbitrales y que Roberto García Orozco cumplió una actuación impecable, con criterio, seguridad, bien concentrado, cerca de la jugada, con autoridad, personalidad y muy bien auxiliado en las bandas. Su trabajo fue notable, brillante y sobresaliente. Este silbante se perfila para tener un papel muy importante en la recta final de la Liguilla, estará en semifinales y si mantiene el nivel de calidad, estará en la gran final.

Ganó el América en un partido emocionante, con calidad e intensidad, con oportunidades frecuentes de gol en ambas porterías —especialmente en el primer tiempo— con errores y aciertos. Sí, ganaron las Águilas con méritos suficientes, y también triunfó esta añeja rivalidad pues los dos equipos ofrecieron un encuentro que será recordado por los aficionados.

Ahora sí, el Clásico Nacional respondió a todas las expectativas creadas porque ambos equipos ofrecieron un partido espectacular, emotivo, electrizante e interesante de principio a fin, digno de Liguilla, del Estadio Azteca en su cincuentenario, del 110 aniversario de las Chivas y del Centenario Americanista. Fue el mejor juego en la vuelta de los cuartos de final y reivindicó a los populares e históricos contendientes.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios