Un mal necesario

Eduardo Camarena

Las facilidades que da el sistema de competencia a equipos con un torneo irregular para calificar a la Liguilla hace que el aficionado mantenga el interés

Volvió a perder. Cruz Azul sigue en caída libre tras sucumbir 2-1 en su visita a Veracruz y ha puesto en riesgo su clasificación a las finales.

Con sólo 19 puntos –producto de 4 triunfos, 7 empates y 4 derrotas— salió de la zona de Liguilla y necesita ganar sus dos partidos restantes, ante Toluca de visitante y Tigres en casa, pero depende de terceros para llegar a la post-temporada.

Los Cementeros ligaron su tercer tropiezo en forma consecutiva, no ganan desde la fecha 11, cuando vencieron al Atlas el 19 de marzo, y aunque están a sólo dos puntos de los Pumas, octavo lugar, su clasificación pende de un hilo. El equipo de Tomás Boy ha bajado notablemente su desempeño y productividad, es irregular e inconsistente, juega bien solamente en lapsos muy esporádicos y está próximo a sufrir un fracaso más, que significaría su cuarta ausencia de las finales de manera consecutiva. Los azules jugaron en el Clausura 2014 su más reciente Liguilla. Queda la impresión que al técnico Boy se le salió de control el equipo, no sólo en lo futbolístico sino también extra cancha.

Monterrey es cada día más líder con 36 unidades y es el único clasificado oficialmente. América, que perdió ante Toluca en el Azteca, y Santos, que derrotó a los Tigres en La Comarca Lagunera, aseguraron prácticamente su sitio en post-temporada, ambos, con 27 puntos, tienen 6 unidades más que el octavo puesto, Pumas.

Pachuca y León, con 26 unidades cada uno, están muy cerca de alcanzar su objetivo y las estadísticas y tendencias señalan que sólo restarían tres lugares para la Liguilla. Guadalajara (22), Morelia (22) y Pumas (21) se ubican ahora en sitios de clasificación, mientras que Tigres, Cruz Azul y Toluca, con 19, mantienen posibilidades. Seis equipos se disputarán los tres lugares disponibles.

¿El sistema de competencia del futbol mexicano alienta la mediocridad y la inconsistencia? Sí, es una realidad contundente, pues equipos con discretos números clasifican a la Liguilla. Sin embargo es como un mal necesario, porque se mantiene el interés en varios partidos hasta la última jornada.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios