Se encuentra usted aquí

Costosa indisciplina

Las Águilas pagan caro el mal comportamiento de sus jugadores que no pueden triunfar en la Liga local y tampoco logran enfrentar al Barça
18/12/2015
01:46
-A +A

El América llegó al Mundial de Clubes que se realiza en Japón con la gran ilusión de realizar una actuación histórica en este certamen, con el respaldo de un plantel muy competitivo y una estructura deportiva muy sólida. Y con la especial motivación de que al superar su primer escollo, se enfrentaría al poderoso Barcelona de España.

Vencer al enigmático y desconocido —para nosotros— Guanzgzhou Evergrande FC de China parecía un trámite que el equipo capitalino podría superar con cierta facilidad, sin embargo fueron derrotados 2-1 en su debut en el ocaso del partido, víctimas de sus fallas al ataque, desconcentración, descuidos y errores defensivos —quizá hasta por haber subestimado a su rival— e indisciplina.

Había hecho lo suficiente para ganar, pero sucumbió en los minutos finales. Gran decepción provocó en los altos mandos del equipo de Coapa este fracaso y particularmente las formas. Pareció que algunos jugadores ya pensaban en enfrentar al Barcelona en semifinales, sin haber derrotado a su rival asiático.

Con el detalle de que Darwin Quintero tuvo un lamentable incidente con Rubens Sambueza, a quien le dio un leve cabezazo después de que le reclamó por perder el balón con el que el conjunto oriental empató momentáneamente el partido. Pelea y discusión entre compañeros, un hecho que se presentó anteriormente en el América en un entrenamiento, el 17 de noviembre, cuando Javier Güémez y Adrián Marín llegaron a los golpes.

Se equivocó Ignacio Ambriz cuando un día después de este incidente quiso justificarlo al afirmar que es parte de lo que quiere ver en un equipo comprometido. “Soy de esos hombres que les gusta pelear, a veces afuera se toman muy en serio cuando les digo que salgan con el cuchillo entre los dientes, pero eso de ayer nos fortalece y no pasa nada más”, apuntó.

La indisciplina fue el común denominador del América durante el Torneo Apertura 2015, recién finalizado. En todos sus partidos tuvo amonestados, con excepción del encuentro ante Dorados de la cuarta jornada. Las cuatro expulsiones en las semifinales frente a Pumas, simplemente, confirmaron esa tendencia negativa.

Queda claro que no se tomaron las medidas correctivas convenientes y efectivas para terminar con este problema y el América pagó las consecuencias. En un deporte de conjunto —especialmente— debe prevalecer la armonía y buen ambiente. Los golpes son para los boxeadores, no para los futbolistas.

El triunfo 2-1 sobre el Mazembe del Congo, campeón de África, evitó una catástrofe americanista y de alguna manera “maquilló” el fracaso en el Mundial de Clubes.

[email protected]

Más sobre el autor

Comentarios