Un equipo bajo presión

Eduardo Camarena

A la selección olímpica de futbol se le va a exigir la obtención de una medalla en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y con el antecedente del oro conseguido hace cuatro años en Londres 2012, si no se logra, se considerará como un fracaso. Así pasa siempre, con poco análisis y al calor de los resultados.

Es cierto que la generación de futbolistas sub-23 que tiene actualmente México posee calidad y buena experiencia, está integrada por jóvenes talentosos que en la mayoría de los casos han sido probados y aprobados en la Primera División. Incluso, algunos con el nivel para proyectarse en el extranjero.

La selección nacional tuvo una excelente eliminatoria el año pasado en Estados Unidos y calificó sin problemas a los juegos de Río. Pero, lamentablemente, a partir de entonces el equipo no ha tenido continuidad, ha sufrido muchos cambios de jugadores, algunos por decisión del entrenador Raúl Gutiérrez y otros por diferencias de calendario con los equipos para respaldar las convocatorias.

La selección olímpica no ha tenido equipo completo, le ha faltado continuidad en el trabajo y tiempo para armar el equipo titular en el certamen y a 36 días de su debut en los Juegos, no hay claridad en el proyecto.

Raúl Gutiérrez se ha equivocado al no exigir las condiciones más favorables y necesarias para preparar a su equipo y no ha tenido apoyo total de parte de los directivos de selección y de los clubes. Hoy las Chivas amenazan con no ceder a todos los posibles convocados para la cita olímpica y se avecina una tormenta en el ámbito directivo del Tri.

También se ha equivocado al no elegir a tiempo a sus tres refuerzos mayores de 23 años
esperando infructuosamente a
los “astros” europeos que difícilmente serán cedidos para actuar en la justa olímpica. Gutiérrez debió decidir con mayor anticipación entre quienes están disponibles en los clubes mexicanos y aprovechar el tiempo.

Está claro que no ha habido
todo el apoyo que siempre se pregona para esta selección y que al entrenador le faltó exigirlo porque, finalmente, si no se consigue la medalla prometida, pedida
y demandada, el primero que dejará su cargo es Raúl Gutiérrez, como siempre sucede en nuestro futbol mexicano.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios