¿A dónde vamos a parar?

Eduardo Brizio

Se dio a conocer a la opinión pública que 16 tenistas, de los mejores 50 del mundo, están siendo investigados por amañar partidos para favorecer a apostadores en la última década. El deporte blanco está a punto de volverse negro.

¿De qué se trata? Recientemente, la FIFA recibió un duro revés cuando la mayoría de sus dirigentes fueron pillados en la suerte y acusados de una serie interminable de actos de corrupción, así como de un montón de sobornos para otorgar contratos televisivos, además de las sedes de la Copa del Mundo.

No hace algún tiempo, la Federación Internacional de Atletismo suspendió provisionalmente a Rusia por graves acusaciones de dopaje en contra de sus deportistas, al haber manipulado y desaparecido cientos de muestras positivas, lo que podría marginar a los gobernados por Vladimir Putin de la justa olímpica Rio 2016.

En la NFL también soplaron vientos mal olientes, cuando los Patriotas de Nueva Inglaterra desinflaron deliberadamente los ovoides para sacar una ventaja desleal al enfrentar (y derrotar) a Indianápolis en la final de la Conferencia Americana, con lo que lograron su pase al Super Bowl XLIX, para terminar levantando victoriosos el Vince Lombardi.

En México, Alfredo Castillo, titular de la Conade, empezó “muy salivudo” tratando de limpiar y poner en orden a las federaciones, en un vano intento de evitar la impunidad con la que históricamente se han conducido, sin embargo, al parecer, todo quedó simplemente en buenas intenciones. Tiró la piedra y escondió la mano.

Cómo olvidar el duelo Zaragoza vs. Levante en la Liga Española, en donde los dirigidos por el ‘Vasco’ Javier Aguirre lograron su permanencia en la Primera División en 2011, pero al grito de “La virgen todo lo ve”, ahora se les acusa de haber comprado el partido.

El ciclismo internacional también en su momento se vio empañado cuando el multiganador de la Tour de Francia, Lance Amstrong, fue desenmascarado y sus triunfos quedaron en entredicho, toda vez que se comprobó que los logró bajo el influjo de sustancias prohibidas.

¿Quieren más? Ahora resulta que un energúmeno, diputado federal, con un largo historial conflictivo dentro del futbol y que se ostenta como “dueño” de los escualos del Veracruz, en flagrante estado de ebriedad, agredió en la zona de palcos, al visor de los árbitros... ¿A dónde vamos a parar?

[email protected]

En la imagen: Fidel Kuri, el actual dueño de los Tiburones Rojos del Veracruz

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios