Este sí es el mejor periodismo de todos los tiempos

Ciro Gómez Leyva

Se estrena hoy en 53 salas del Valle de México Spotlight (En primera plana), nominada para ganar el Oscar a la mejor película. El director Tom McCarthy fue nominado también ayer. La crítica que he leído es elogiosa casi de forma unánime. Qué gusto, pues se trata de la emotiva recreación de un capítulo glorioso del periodismo del siglo XXI. Corrijo: del periodismo de todos los tiempos.

Todo comenzó en junio de 2001, cuando el poderoso arzobispo de Boston, el cardenal Bernard Law, figura encumbrada de la Iglesia Católica mundial, acudió a la que parecía una audiencia de rutina sobre las acusaciones de abuso sexual a uno de sus párrocos, John Geoghan. Sería el punto de partida para que en enero de 2002, tras medio año de una pulcra, silenciosa, rigurosa investigación, el equipo Spotlight del diario Boston Globe publicara la serie de reportajes que detonaría el llamado escándalo más sórdido en la historia de la Iglesia Católica. El equipo Spotlight: los reporteros Matt Carroll, Sacha Pfeiffer y Michael Rezendes, y los editores Stephen Kurkjian y Walter Robinson (en la película, Brian d’Arcy James, Rachel McAdams, Mark Ruffalo, Gene Amoroso y Michael Keaton).

Habían sido décadas de un manto de silencio. Pero luego de las notas del Boston Globe, las denuncias de abuso sexual de religiosos a menores daban fruto. Se derrumbaba el encubrimiento criminal. Un terremoto sacudía a la Iglesia Católica. El propio papa Juan Pablo II debió reconocer en la Semana Santa de aquel 2002 que se declaraba profundamente conmocionado por el daño “causado por algunos hermanos”. El propio pontífice tuvo que ofrecer su solidaridad a las víctimas.

Y es que la cadena de testimonios se multiplicaba. Los medios, reacios a difundir la voz de las víctimas, giraron 180 grados. El tema se volvió cotidiano en el New York Times y USA Today. Llegó a la portada de Time y el Financial Times, donde se calculó que el monto de las indemnizaciones a pagar por la iglesia superaría los mil millones de dólares (hoy se calcula que rondó los 2 mil 500 millones).

Después del Boston Globe, brotaron trabajos similares en Washington, Philadelphia, Los Ángeles, New Hampshire, San Luis, Florida, Maine. Seis de cada diez fieles de la Arquidiócesis de Boston exigían la renuncia del cardenal Bernard Law (se fue en diciembre de ese año, pero el Vaticano lo arropó hasta su retiro por edad en 2011; hoy vive en el Palazzo della Cancelleria en Roma).

El asunto no paró en Estados Unidos. Aparecieron casos escondidos en España, Polonia, Irlanda, y en México recobró fuerza la cataclísmica narrativa sobre el padre Marcial Maciel, fundador y guía de los Legionarios de Cristo, contada desde 1997 en el Hartford Courant por los periodistas Jason Berry y Gerald Renner, y por CNI/Canal 40 de Javier Moreno Valle y La Jornada.

La película recupera impecablemente el otro gran valor del equipo Spotlight: la sencillez, la discreción, la ausencia de lances protagónicos, heroicos. Ellos estuvieron siempre en lo suyo: registrar bien la información, procesar bien la información, presentar bien la información. Sólo en lo suyo. Nada más, nada menos.

MENOS DE 140. Hollywood celebra a José Manuel Mireles. El juez puede ponerlo en libertad a partir de mañana.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios