De la mano en corrupción

Alberto Barranco

Acuciado por la Coparmex, en el papel la conciencia del empresariado, el presidente Enrique Peña Nieto salpicó del charco a la iniciativa privada, algo así como la corrupción somos todos, o si lo prefiere tanto peca el que mata la vaca como quien le sostiene la pata

Colocado el dedo en la llaga por el presidente del sindicato patronal, Gustavo de Hoyos (“la fragilidad del Estado de derecho no es consistente con el lugar del país en el escenario global”), el Ejecutivo convocó a una acción conjunta.

El problema es que en un escenario de percepción generalizada de desborde del flagelo al regreso del PRI, por más que con el PAN también hacía aire, el escenario no es el mejor para la causa patronal.

El Instituto Mexicano del Seguro Social se prepara a declarar desierta una licitación multimillonaria para análisis clínicos ante evidencia de colusión de los participantes.

La manzana de la discordia son 37 contratos por 10 mil 500 millones de pesos pactados a tres años.

El escenario en que se denuncia un supuesto reparto de territorios en un marco en que en el papel estaban 14 postores en el ring, apunta con mayor énfasis a la empresa Instrumentos y Equipos Falcón, concretamente a su funcionario Alejandro Bolín, como el director de la orquesta.

En el marco de la posibilidad de vacunaciones múltiples de cara a diversos padecimientos, se habían inscrito empresas como Dicipa, Centrum, Impromed, Orión y Hemoser.

De acuerdo con la ruta crítica, el IMSS debía dar sus fallos para las ocho regiones cubiertas el 30 de marzo.

Previamente, el órgano tripartita había solicitado una consulta a la Comisión Federal de Competencia Económica tras recibir una serie de audios de conversaciones telefónicas originadas en Falcón, para certificar si la evidencia apunta a colusión.

De acuerdo con la Ley Federal de Competencia Económica, el delito se tipifica como practica monopólica absoluta, es decir, el pecado mayor en el esquema de competencia, lo que apuntaría a una colosal multa, indexada a los ingresos de las infractoras.

Estamos hablando, pues, de un caso en que las empresas intentan burlar al gobierno. No hay, en el papel, complicidad del lado oficial.

Ahora que en el escenario de cárteles gobierno-empresas, pocas son las que se atreven a denunciar licitaciones amañadas por el peligro de que les pongan bola negra.

La mafia no perdona.

Aunque la responsabilidad del combate a la corrupción corresponde al gobierno, sus disparos han sido de salva, como lo ejemplifica la reforma a la Ley de Obra Pública que se discute en el Senado, o la Ley Anticorrupción que se descafeinó hasta volverla insípida, la aportación del sector privado ha sido de carácter ético.

A veces códigos, a veces normas, ninguna de ellas con sanción al calce. Son contadas las expulsiones de un socio al seno de un organismo empresarial, por más que se han hecho públicas denuncias de uso de las cuotas como botín.

En el camino han surgido los esquemas como el de prácticas de buen gobierno corporativo, que incluyen la exigencia de miembros independientes en el Consejo de Administración.

Lo curioso del caso es que los legisladores emanados de las cúpulas patronales, incluida la Coparmex, no han sido punta de lanza para endurecer la legislación.

El ambiente los envuelve.

¿La corrupción somos todos?

Balance general. Las señales indican que están fallando los controles internos en Actinver. Hace unos meses se descubrieron operaciones realizadas por Eduardo Estrada Magallanes, quien estaba al frente de la mesa de dinero, que beneficiaban más a su causa personal que a la firma.

Despedido éste, se realizaron una serie de auditorías internas para cuantificar el boquete, en cuyo marco se despidió a Adolfo Pérez Borja, quien era el jefe inmediato de Estrada.

La salida se la notificó personalmente en diciembre pasado al principal accionista de la intermediaria, Héctor Madero.

Otro que acaba de salir de la firma es Eduardo Rojas, a quien no le habría dado cartas de recomendación la Afore Profuturo GNP, tras su paso por ésta.

Ahora el manejo de operaciones de dinero la realiza un trader de apellido Wolf a quien se ubica en el bando de los “rudos” en el manejo de las fichas.

Sigue la mata… Colocadas como la principal moneda de cambio del grupo ICA para negociar una reestructuración con sus acreedores, la principal constructora del país sigue mermando sus acciones en el Grupo Aeroportuario Centro-Norte.

Como usted sabe, al incumplir dos pagos de 30 millones de dólares cada uno, sus acreedores tomaron un paquete importante que había sido dejado en garantía.

Se cobraron, pues, a lo chino.

Ahora ICA está cubriendo un préstamo de 600 millones de pesos otorgado por la Arrendadora Value por la misma vía

Anteriormente, el año pasado, la firma encabezada hoy por Luis Zárate había vendido el equivalente a 2.9% del capital del grupo de terminales aéreas.

La compañía no ha logrado aún, pese a los anuncios de inminente, un arreglo con sus acreedores que le permita laxar el pago de su colosal deuda y tener capital de trabajo.

Vende Cemex en EU. En el marco de su colosal esfuerzo por reducir su deuda a niveles manejables, Cementos Mexicanos analiza la venta de algunas de sus plantas en Estados Unidos.

Estás se localizan en Estados como Nevada, Texas, Nuevo México, Arizona, Louisiana, Florida, Georgia y las dos Carolinas, Norte y Sur.

La empresa con sede central en Monterrey ingresó al país de las barras y las estrellas después de haber sido acusada por cuatro firmas locales de exportar su producto con dumping o precio inferior al del mercado de origen, lo que provocó que se le impusieran cuotas compensatorias.

Otra de Ficrea. Impune en su refugio dorado de Florida, el accionista mayoritario de la financiera popular Ficrea, Jesús Olvera Amezcua, está siendo involucrado en otro presunto fraude cometido éste en complicidad con el gobierno de Coahuila que encabezaba Humberto Moreira.

La empresa Leadman Trade, a la que Ficrea desvió parte los recursos de los ahorradores, firmó tres contratos con la Secretaría de Finanzas de la entidad para renta de aviones y vehículos.

El problema es que los primeros eran inexistentes y algunos de los segundos eran robados.

Y háganle como quieran.

Pantera al acecho. La firma Airbus Helicopters dirigida en nuestro país por Francisco Navarro acaba de venderle a la Secretaría de Marina 10 unidades del helicóptero Panther AST65 en su versión más avanzada.

La posibilidad en materia de misiones es múltiple.

La dependencia tiene ya una flota de cuatro naves similares.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios