Suscríbete

Empresarios y generales en el Palacio

Andrew Selee

El grupo de Trump se enfocará en economía y en seguridad

En la historia estadounidense el vínculo entre el poder político y empresarial siempre ha estado presente, pero muchas veces disfrazado. Los políticos dejan sus cargos y asumen trabajos en el sector privado por un tiempo y a veces regresan a la vida pública en otro momento. En casos excepcionales se echa mano en el gobierno de empresarios reconocidos para uno que otro puesto económico, pero en general se mantienen los dos en esferas distintas.
 Todo parece indicar que con el nombramiento de Rex Tillerson, presidente de la empresa más grande a nivel mundial, en el puesto de secretario de Estado se da la cereza al pastel de una administración que tendrá más empresarios multimillonarios que ninguna otra en la historia moderna, incluyendo también a los secretarios del Tesoro, Comercio, Trabajo y Educación (quien es, más bien, la esposa de un empresario) y el presidente del Consejo de Asesores Económicos. A los empresarios les siguen los generales en retiro, que ya son tres en la nueva administración que entra en funciones el 20 de enero: los secretarios de Defensa y de Seguridad Interna más el Consejero Nacional de Seguridad.
 Quizás no es de sorprenderse que el primer presidente empresario en la historia reciente de Estados Unidos se rodee de otros empresarios y su afinidad por militares ya era conocida, pero sin duda será un gabinete muy distinto a lo que se ha visto antes en administraciones republicanas o demócratas. Y deja algunas interrogantes en el aire.
 Para empezar, ¿servirán estos perfiles —empresarios y militares— para hacer el gabinete de Trump más pragmático de lo que muchos pensábamos al principio? Trump fue un candidato populista que prometió derogar acuerdos comerciales y de seguridad y reducir la presencia de EU en el mundo. Sin embargo, parece poco probable que empresarios como Tillerson, quienes han hecho negocios internacionales, quieran romper los lazos económicos que unen a EU con otros países. Tampoco parece probable que los generales en retiro, que han servido en las guerras recientes de EU en Medio Oriente, se presten a meterse en conflictos fáciles ni tampoco retractarse de arreglos de seguridad ya establecidos. Es posible que los empresarios y los militares generen una influencia moderadora en el nuevo presidente en cuanto a algunas de sus promesas políticas.
 Pero también habrá que preguntar si los empresarios y generales sabrán manejarse en un ambiente político en que un secretario o jefe de oficina no siempre puede dar órdenes que se cumplan. El gobierno de EU está, en parte por diseño y en parte por maña, hecho para ser fragmentado, descentralizado y poco flexible para realizar cambios. ¿Sabrán administrar una burocracia que se diferencia mucho de la estructura institucional de una empresa o de la organización militar? ¿Entenderán y tendrán la paciencia para el estire y afloje de la politiquería diaria en que se toman las decisiones en un sistema político lleno de puntos de veto? Han habido, sin duda, empresarios y militares muy capaces que han logrado hacer esta transición de una trayectoria profesional a otra, pero queda por ver si todos los que se han nombrado lo pueden hacer.
 Finalmente, ¿qué nos dice sobre la visión del mundo del nuevo gabinete? Queda claro que es un grupo que tendrá una visión mucho más enfocada en la economía y la seguridad, probablemente con menos atención a otros temas de la política pública. Esto podría ser especialmente notable en el Departamento de Estado, por ejemplo, en que la diplomacia siempre ha balanceado esos enfoques clave con otros como la democracia, la construcción de instituciones internacionales y el medio ambiente.
 Confieso que después de lo impredecible del candidato Trump, el nombramiento de empresarios y militares me da, por lo menos, un poco de esperanza de que habrá más rumbo y estructura en el diseño y ejecución de las políticas públicas, sobre todo en la esfera internacional. Pero tampoco me queda claro si un giro tan dramático en los perfiles de los líderes gubernamentales rendirá los frutos esperados. Sólo el tiempo nos lo dirá.

 Vicepresidente ejecutivo del Centro Woodrow Wilson

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios