James Nachtwey, nuevo premio a su mirada

Ulises Castellanos

El mejor fotógrafo de guerra en el mundo, James Nachtwey, ha sido galardonado con el Premio Princesa de Asturias 2016.

Dicho reconocimiento incluye una escultura diseñada por Joan Miró, 50 mil euros y un diploma, que le serán entregados en la ciudad española de Oviedo, la capital asturiana, en octubre de este año.

James Nachtwey es el mejor ejemplo de talento visual, valentía y compromiso social que conocemos actualmente en el terreno del fotoperiodismo contemporáneo y la fotografía documental. Este talentoso periodista ha sido testigo del sufrimiento humano, ha ganado dos veces el World Press Photo, en 1992 y 1994 y cinco veces la Medalla de Oro Robert Capa. Nachtwey es, sin duda, uno de los profesionales más respetados del contexto internacional. Este reconocimiento es resultado de cuatro décadas de entrega total al ejercicio de ver para otros.

Son colegas como Nachtwey los que siguen inspirando a miles de fotógrafos en todo el planeta. Sus imágenes y filosofía de trabajo son absolutamente únicos. Y es precisamente este tipo de profesionales los que dieron pie hace 10 años al nacimiento de esta columna.

Justo esta misma semana, En la Mira cumple 10 años de poner a debate nuestra profesión. A lo largo de una década, desde que nació este espacio en el diario Milenio el 19 de mayo de 2006, miles de caracteres han dado cuenta del desarrollo de nuestro gremio en México y en el resto del mundo.

Han sido más de 200 entregas las que han puesto en página las diversas novedades, errores y logros de decenas de colegas.

Desde que iniciamos la conversación a través de la palabra, mucho ha cambiado nuestro entorno; hace 10 años no existía Twitter y el iPhone apenas circulaba en el primer mundo. La fotografía periodística y documental han tenido una transformación vertiginosa desde entonces.

La combinación de dispositivos móviles, con cámara incluida y conectividad permanente a la red, transformó para siempre la manera en cómo hoy vemos a nuestra sociedad.

Hace tiempo argumenté por qué el fotoperiodismo que conocimos en el siglo XX había llegado a su fin, al menos de la manera en la que lo hacíamos antes; hoy se comprueba esa transformación. Basta ver los medios frente al tsunami de imágenes en redes sociales.

La próxima semana nos ocuparemos de algunos de estos cambios; pero por lo pronto vaya un abrazo fuerte para Nachtwey por este último premio y un agradecimiento enorme a usted, estimado lector, por hacer posible esta conversación a lo largo de los últimos 10 años.

A los que me dieron la primer oportunidad, mi agradecimiento fraterno y a los que hoy son mis editores en este diario, mil gracias por permitirme el privilegio de compartir con los lectores de El Gran Diario de México esta inagotable narrativa sobre la imagen.

@MxUlysses

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios