UNGASS, oportunidad de oro

Mario Melgar-Adalid

México tiene dos pendientes: la imagen del país y la violencia derivada del crimen organizado. Se presentó una oportunidad única para contrarrestar el déficit: la próxima reunión de la Asamblea General de la ONU (UNGASS). México se sumó a Colombia y Guatemala para convocar al foro mundial sobre política en materia de drogas. En Nueva York, se podría presentar una cara nueva al mundo y dar un duro golpe al narcotráfico. UNGASS permitiría mostrar al mundo un país renovado: moderno, liberal, avanzado, inteligente, progresista.

Desde hace diez años los ex presidentes Zedillo, Henrique Cardoso y Gaviria impulsaron la idea de poner fin a la criminalización y encarcelamiento de consumidores de estupefacientes. De hecho encabezaron un movimiento que por cuerda separada inició en México respecto a la marihuana, en instituciones académicas: primero la UNAM (Facultad de Medicina), a la que siguieron el Colmex, el ITAM, el CIDE y el Inacipe, entre otras. Después siguieron debates en el Senado al que se sumó la Cámara de Diputados y al último el del gobierno federal, a través de la Secretaría de Gobernación.

 

El paquete que México llevará a UNGASS consiste en una sentencia por mayoría de la Primera Sala de la Suprema Corte, a favor de cuatro personas. El ministro Pardo Rebolledo votó en contra, pero por un preciosismo jurídico. No por estar en contra del derecho humano al libre desarrollo de la personalidad, sino porque para amparar a los cuatro quejosos era necesario previamente legalizar la semilla con que plantarían la marihuana. Impecable jurídicamente.

Lleva México, además, el resultado del debate en el Congreso y en la Secretaría de Gobernación, algunas iniciativas viables: una de Miguel Ángel Mancera y otra de la senadora Cristina Díaz, ambas sobre marihuana medicinal. Otra no tan viable (así es la política), pero de gran aliento, del senador Gil Zuarth, para legalizar el uso indiscriminado y hasta la creación de un organismo público regulador de la marihuana. Tal vez mejor que la vía burocrática de organismos paraestatales que consideró Gil, hubiera sido la vía de la salud pública a través la creación de un Instituto Nacional de Drogas, en el elenco de los prestigiados institutos nacionales de salud.

Se explicaría esta vía en tanto los institutos de salud de la SSA están formalmente separados, pero bajo el amparo de una misma ley trabajan en colaboración. Sólo así se atendería integralmente el problema de drogas. Le compete a los institutos nacionales de psiquiatría, salud pública, enfermedades respiratorias, genoma, cardiología, nutrición, neurología investigar sobre salud y podrían intercambiar sus experiencias y hallazgos científicos relacionados con el uso y abuso de las drogas.

Se ha anunciado oficialmente, sin explicación de las razones, aunque es su atribución ir o no, que el Presidente mexicano canceló su participación a la UNGASS. La decisión podría confirmar lo anticipado: Peña Nieto dio línea antes de iniciar el debate: “No estoy en favor del consumo ni de la legalización de la marihuana”, dijo entonces.

Eso aclararía su ausencia en la sesión a la que México convocó. A menos, que la secretaria de Relaciones Exteriores Claudia Ruiz Massieu lleve una sorpresa y presente lo que se ha avanzado: legalización de la marihuana medicinal; ampliación del gramaje de 5 gramos a 28 gramos para posesión lícita; excarcelación de decenas de miles por consumo; regulación de clubes de usuarios de cannabis al amparo de la resolución judicial.

La Corte ya dijo que son inconstitucionales los artículos de la Ley General de Salud que “prohíben su siembra, cultivo, cosecha, elaboración, preparación, acondicionamiento, adquisición, posesión, comercio, transporte en cualquier forma, prescripción médica, suministro, uso, consumo y en general todo lo relacionado con... marihuana”. Al Congreso corresponde sintonizarse con el alto tribunal.

De otra manera la imagen de México y la violencia que agobia seguirán siendo el saldo negativo más visible del gobierno.

Representante de la UNAM ante el Congreso para el debate sobre la regulación de la marihuana.
@ DrMarioMelgarAdalid

 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios