El camino fácil lleva a la perdición

Javier Vargas

El ajedrez es un juego de estrategias que exige asumir peligros y enfrentar situaciones complejas. El ex campeón mundial cubano José Raúl Capablanca recomendaba: “No se deje nunca de hacer una jugada por temor a perder. Cuando se crea que una jugada es buena, lo mejor es hacerla, cualquiera que sea el resultado. La experiencia es el mejor maestro. Hay que perder cientos de juegos antes de llegar a ser un buen jugador”.

Esto significa que si los retos no se encaran, lo más probable es que el rival se aproveche de ello y pase a la ofensiva.

Las mejores partidas de la historia han sido forjadas con arrojo y visión a profundidad. El teórico Fred Reinfeld advirtió: “Y recuerde esto el lector: ‘si se llega a saber que a usted no le gustan las complicaciones, sus adversarios (puede estar seguro de ello), le darán una dieta interminable de ellas. Por no aceptar la responsabilidad, lo único que consigue es crearse dificultades. En el ajedrez suelen presentarse posiciones decisivas en las que hay que aceptar la responsabilidad sin titubeos. En esas ocasiones, la única forma de ganar es peleando duro; el camino fácil lleva a la perdición’. Quien cierra los ojos a los peligros, se entrega en manos del adversario. Contemporizando, titubeando, se condena a una situación insostenible”.

Sin embargo, el psicólogo y escritor francés Gustave Le Bon (1841- 1931) también sentenció: “La audacia sin juicio es peligrosa, y el juicio sin audacia es inútil”. Durante las partidas de torneo, hay momentos críticos en que vale más buscar la ofensiva, aun corriendo ciertos riesgos, que actuar a la defensiva. Por eso el escritor estadounidense Ray Bradbury escribió: “Cuando no se tiene nada que perder, pueden correrse todos los riesgos”.

Desde el juego ciencia, el gran maestro Saviely Tartakower dijo: “El que se arriesga, puede perder. Pero el que no se arriesga, ya está perdido”.

Partida de la tercera ronda del Torneo de Noruega. En un combate de toma y daca, las blancas, conducidas por Magnus Carlsen, actual campeón mundial, asumen toda clase de riesgos, toman la iniciativa y se alzan con la victoria.

Blancas: Magnus Carlsen (2851)

Negras: Nils Grandelius (2649)

Stavanger, Noruega, abril 21, 2016

Defensa siciliana, variante Nimzowitch, (Eco B29)

1.e4 c5 2.Cf3 Cf6 3.e5 Cd5 4.Cc3 Cxc3 5.dxc3 Cc6 6.Af4 Db6 7.Dc1 f6 8.Ac4 g5 9.Ag3 g4 10.exf6 gxf3 11.Df4 fxg2 12.Tg1 Ca5 13.f7+ Rd8 14.Ad5 Ah6 15.De5 Tf8 16.Ah4 Txf7 17.Axf7 Cc6 18.Dg3 Dxb2 19.Td1 Dxc2 20.Ad5 Df5 21.Txg2 Af4 22.Df3 Rc7 23.Tg5 Df8 24.Ag3 e5 25.Th5 a5 26.Txh7 Ta6 27.Tf7 De8 28.Rf1 Axg3 29.hxg3 Dh8 30.Rg2 Cd8 31.Tf8 Dg7 32.Th1 Th6 33.Txh6 Dxh6 34.Df6 Dxf6 35.Txf6 d6 36.Rf3 b5 37.g4 Rd7 38.Th6, rinden negras. 1-0.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios