Chihuahua, otra vez

Javier Corral

En la sede de El Barzón, varios de los que hemos decidido apoyar la idea dimos a conocer un pronunciamiento y lanzamos una convocatoria a todas las fuerzas políticas y sociales democráticas

Titular de memorables gestas cívicas en torno de la democratización de México, y pionero de esfuerzos plurales de amplia convergencia política, Chihuahua se apresta por estos días a construir, como modelo local que puede probar su eficacia para el 2018,  un frente opositor para competir en las elecciones del año que entra en contra de la mafia que encabeza el tirano de César Duarte, enquistado por todos los flancos en el poder estatal y con la intención de seis años más de saqueo e impunidad.

La semana pasada ocurrió lo inesperado para las fechas que corren, y por la diversidad de actores que se dieron cita. En la sede de El Barzón que, además de albergar la auténtica lucha en el campo chihuahuense da cobijo al Centro de Defensa de los Derechos Humanos de las Mujeres, varios de los que hemos decidido apoyar la idea dimos a conocer un pronunciamiento y lanzamos una convocatoria a todas las fuerzas políticas y sociales democráticas. “Para iniciar de inmediato un diálogo social y político de carácter plural que trabaje para organizar un frente amplio por el rescate del gobierno de Chihuahua, que defina propósitos, objetivos y metas para ser alcanzados en un plan de trabajo de mediano y largo plazos, así como mecanismos que sean necesarios para escoger a la persona más adecuada para encabezar el esfuerzo mediante la candidatura al gobierno del estado. No se trata, de ninguna manera, de buscar cargos en lo personal, sino esencialmente de promover el proceso de cambio”.

No estuvieron todos los que hasta ahora han suscrito el documento, pero sí el grupo inicial que dio origen al proyecto. Los firmantes en su conjunto representan una pluralidad muy esperanzadora para la adhesión subsecuente. Entre ellos, Pablo Cuarón Galindo, Lucha Castro, Gustavo Madero Muñoz, Alma Gómez Caballero, Guillermo Luján Peña, Víctor Quintana Silveyra, Gabino Gómez, Blanca Gámez, Jaime García Chávez, Rubén Lau Rojo, Lorenzo Pérez, Gustavo de la Rosa Hickerson, Víctor Orozco, y quien esto escribe.

Ya sabemos que la empresa de ir juntos los más diversos y disímbolos actores políticos y sociales a la elección del año próximo en Chihuahua tiene el camino empedrado y un tonel de dinero para la descalificación, el ataque artero y la manipulación informativa.

Se produce además cuando la irritación social es casi generalizada pero silente, oculta, cuando el miedo y la comodidad del individualismo atroz que vivimos han vencido a la participación ciudadana, marcando el grotesco contraste de nuestra realidad: cuando la mayoría se queja del vulgar ladrón de Palacio, pocos son los que luchan en la plaza pública. La indiferencia ciudadana, ese gran déficit de participación directa de las personas en los asuntos que le son propios, porque son públicos, es la gran proeza de la cultura priísta y su brazo ejecutor que es Televisa. Es su gran obra de adormecimiento social y desprecio hacia la política.

Sin embargo contra todo eso y a pesar de eso, este grupo de chihuahuenses hemos emprendido el esfuerzo de llamar a la conciencia ciudadana y social para ser dueños de nuestro destino, elevar la mira, salirnos de estar haciendo lo mismo para intentar un ejercicio político más amplio, plural, conectado con los intereses ciudadanos y no sólo con los intereses de los partidos; desembocar en un gobierno de coalición que se comprometa con una agenda democratizadora, que castigue la corrupción, trabaje para el crecimiento económico con salario digno, combata la desigualdad social, ampliación de derechos y ejercicio pleno de libertades.

El planteamiento es fruto de un diálogo sincero que se ha producido en los meses recientes. Hemos compartido ideas y proyectos, expresado con claridad nuestros propósitos y aspiraciones personales, pero todo ha quedado subordinado a un empeño mayor: recuperar el gobierno del estado para los chihuahuenses, colocar por encima de nuestras diferencias un programa de inclusión social y convergencia democrática; buscar a la persona más idónea para encabezarlo. Queremos suscitar la reflexión y la acción decidida para instalar el sentido común en la competencia electoral venidera: la necesaria unidad de la oposición democrática en Chihuahua para derrotar al corrupto.

Sofocada la opinión pública por un vergonzoso control de medios de comunicación, la mayoría de ellos desdeñó el llamamiento y otros optaron por la distorsión informativa. Aunque las redes sociales liberaron el verdadero contenido del documento, es importante conocerlo de manera íntegra, no sólo para el conocimiento exacto de lo que fue leído de manera colectiva por quienes convocamos a la conferencia de prensa, sino para que quienes compartan el común propósito nos ayuden a difundirlo. El texto completo puede ser consultado en http://www.javiercorral.org/?p=36951.

Senador del PAN

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios