La educación superior a distancia ya tiene ruta

Jaime Valls Esponda

El pasado 22 de marzo, en la Universidad Autónoma de Nuevo León, acompañados del doctor Salvador Jara Guerrero, subsecretario de Educación Superior, del rector de dicha Universidad, maestro Rogelio Garza Rivera, y de titulares, representantes y especialistas de instituciones de educación superior que impulsan la modalidad a distancia, presentamos formalmente a nivel nacional, el Programa Indicativo para el Desarrollo de la Educación Superior a Distancia en México, PIDESAD 2024.

En México no contábamos con un instrumento consensuado de política que orientara el desarrollo de esta modalidad educativa. No fue, por tanto, un hecho fortuito, sino el feliz resultado de una historia de esfuerzos continuados que iniciaron desde finales de los años 90, por parte de la Secretaría de Educación Pública, de la ANUIES y de las instituciones de educación superior pioneras en esta modalidad, por hacer de la educación a distancia una estrategia para atender la ampliación de la cobertura y asegurar el acceso a la educación de sectores de la población excluidos.

La historia más reciente se empezó a escribir en el año 2007 con la subscripción de un convenio general entre la SEP y la ANUIES para crear el Sistema de Educación Superior a Distancia (Sined), “…que asegure educación de calidad, promueva la equidad y mejore la cobertura, tanto en los programas, como de la población que resultará beneficiada”.

De esta forma, la SEP otorgó recursos para crear al Sined, asociación que nace el 26 de febrero de 2010, con el propósito de “generar, coordinar y fomentar acciones para el establecimiento y el desarrollo de la educación a distancia a través de redes sociales educativas que utilizan tecnología, metodologías, productos y servicios innovadores para promover la calidad, cobertura y equidad de la educación en México”.

Asumiendo el liderazgo de la formulación del PIDESAD, el Sined inició los trabajos en septiembre de 2015, convocando a más de 40 instituciones a sumarse en el proceso de elaboración. El proceso fue sistemático, continuo y participativo, en el cual se involucraron sin reservas los responsables y especialistas de la educación a distancia de las principales instituciones de educación superior del país.

El PIDESAD 2024 es en consecuencia un esfuerzo del conjunto de las instituciones afiliadas a la ANUIES, dentro de las que destacan la UNAM, el IPN, la UDG, la UAEMEX, la UANL, la BUAP, la UNACH, el ITESM y la UIA, entre otras, además de la Universidad Abierta y a Distancia de México, el Espacio Común de Educación Superior a Distancia (Ecoesad) y la Asociación Mexicana de Educación Continua y a Distancia (AMECyD), bajo la coordinación del SINED. Establece la situación actual de la educación a distancia en México y propone los objetivos, estrategias, acciones y metas que se requieren para el desarrollo de esta importante modalidad.

El resultado está a la vista: un Programa de todos y para todos, que la ANUIES y el Sined presentaron a la consideración de las instituciones y organizaciones de educación superior, y en especial a la Subsecretaría de Educación Superior, con el propósito de que coadyuve en las políticas para el desarrollo de la educación superior a distancia, como una modalidad estratégica del Gobierno de la República y de las Instituciones de Educación Superior.

Secretario general ejecutivo de la ANUIES.
@jaimevalls

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios