Puerto Progreso, Yucatán, preparado para el siglo XXI

Guillermo Ruiz de Teresa

En la SCT tenemos el compromiso de duplicar la capacidad instalada que se tenía en 2012 de nuestro Sistema Portuario Nacional

El día de hoy escribo sobre el trabajo que hemos realizado en Puerto Progreso durante esta administración.

Su ampliación y modernización es un Compromiso de Gobierno firmado por el entonces candidato Peña Nieto en abril de 2012. Su objetivo era renovar al puerto como motor económico del sureste mexicano y, para ello, se llevaron a cabo 12 obras tanto en Puerto Progreso, como en los puertos pequeños de Chuburná, el Cuyo, San Felipe y Sisal.

Puerto Progreso, fundado hace 146 años, fue una demanda del naciente desarrollo económico del estado de Yucatán y su necesidad de vincularse en el comercio mundial, primero para la exportación de henequén, producto orgullosamente yucateco, para después ser parte principal de la industria petrolera nacional y, ahora, se convertirá en un puerto fundamental para toda la península, ya que Quintana Roo, por cuestiones ambientales, no puede desarrollar un puerto de altura.

Hoy, ante la demanda de crecimiento de este puerto, y en tan sólo 3 años, hicimos edificaciones como: la Zona de Actividades Logísticas, el Centro de Negocios para el desarrollo comercial y turístico, que aumentarán el potencial comercial de toda la región peninsular, y un viaducto alterno de 2.5 kilómetros de longitud; obra principal de la modernización del puerto. Las obras restantes tienen un alto impacto social porque se realizaron en puertos pesqueros que benefician directamente a las personas que más lo necesitan, que ayudarán al desarrollo de las familias yucatecas y que, sin duda, son necesarias para abatir la pobreza alimentaria de nuestro país.

La modernización de Puerto Progreso no termina aquí, en la SCT no solo vemos el puerto sino las obras de conectividad necesarias y por ello construimos el distribuidor vial de acceso a la ciudad de Progreso. Todo lo anterior no solo mejorará su eficiencia, sino obligará a su desarrollo y se convertirá en un puerto que sea base del crecimiento de la economía de Yucatán. Esta nueva vía mejorará sin duda la conectividad, y con ello la relación puerto-ciudad.

Además, el secretario Gerardo Ruiz Esparza y el gobernador Rolando Zapata firmaron un convenio de colaboración que establece el compromiso del estado para invertir en un dragado que aumentará la profundidad del canal de navegación para poder recibir buquetanques, así como barcos de carga más grandes, y en la construcción de una nueva terminal de fluidos que ayudará a apalancar la reforma energética en el estado y refrendará a Puerto Progreso, el puerto hacia mar abierto más largo del mundo, como el puerto más importante para la población peninsular.

En la SCT tenemos un compromiso con la meta presidencial de duplicar la capacidad instalada que se tenía en 2012 de nuestro Sistema Portuario Nacional y llegar a más de 500 millones de toneladas. Hoy ya tenemos más de 400 millones de toneladas de capacidad instalada; Puerto Progreso tiene 7 millones y, al finalizar la administración, tendrá una capacidad del doble de lo que hoy maneja.

Lo anterior ha implicado, hasta este momento, una inversión de mil 140 millones de pesos y cuando se concrete el compromiso del estado llevaremos la inversión en el Puerto de Progreso al orden de 5 mil millones de pesos.

Con lo anterior, no solo se está cumpliendo con una promesa-compromiso del presidente Enrique Peña, sino se está haciendo un puerto eficiente y eficaz. Estamos construyendo una palanca de desarrollo que permitirá abastecer las distintas demandas y ofertas de variados productos que se manejarán en la península, desde cerveza, alimentos y carga general, hasta hidrocarburos (gasolinas, diésel, gas y turbosina) que permitan el abasto de insumos para la industria y el turismo y que aportarán mayor empleo e inversión en todos los rubros.

Coordinador general de Puertos y Marina Mercante.
[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios