¿Será equitativa la austeridad?

Editorial EL UNIVERSAL

Los recursos federales no aumentarán en 2017; será un año en el que México vivirá la austeridad. Los menores ingresos petroleros, la inestabilidad financiera mundial y el objetivo de comenzar a disminuir la carga de la deuda pública impedirán que haya amplias partidas para todas las áreas.

El proyecto de Presupuesto de Egresos de 2017, enviado por la Secretaría de Hacienda al Congreso de la Unión, prevé de entrada un recorte de 239 mil 700 millones de pesos respecto al de este año. En la propuesta, que comenzará a votarse esta semana, los recortes los encabezan dependencias importantes como Petróleos Mexicanos, Secretaría de Educación Pública y Secretaría de Comunicaciones.

De no haber cambios en el proyecto, el apretón del cinturón no va a ser igual para todos. EL UNIVERSAL publica hoy que la alta burocracia del Poder Judicial pretende hacer caso omiso de la austeridad, pues se plantea un incremento nominal de 2.5% al sueldo de los 11 ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, así como de los seis consejeros de la Judicatura Federal. Para el jefe del Poder Ejecutivo, en cambio, se propone un aumento nominal de apenas 0.3%, con lo cual su ingreso anual se ubicaría en 3 millones 460 mil pesos, mientras que el de los integrantes de la Judicatura sería 34.6% superior al del Presidente.

El argumento que usualmente se esgrime para onerosas remuneraciones en el Poder Judicial es que sus integrantes se encuentren blindados contra eventuales sobornos que pudieran influir en sus resoluciones; sin embargo, esta ocasión no hará más que ahondar la diferencia que separa a la llamada alta burocracia, del grueso de la población trabajadora, que carece de los privilegios que la primera tiene. ¿Y si en lugar de blindarlos únicamente se aplican las sanciones previstas para todos aquellos que incurran en resoluciones parciales, alejadas del debido proceso? Sin duda, se generarían ahorros.

En la misma línea del Poder Judicial se encuentra el Instituto Nacional Electoral. Para 2017 se plantea un incremento nominal de 2.3% en sus percepciones económicas. Para el presidente del instituto y los 10 consejeros electorales se propone un sueldo de 4 millones 292 mil pesos en 2017.

En cambio, para titulares del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, del Instituto Federal de Telecomunicaciones e integrantes de la Comisión Federal de Competencia Económica se propone incluso una reducción. En el Legislativo no se prevén alzas para senadores y diputados en labores directivas.

En épocas de vacas flacas la falta de sensibilidad hacia la situación económica por la que cruza el país, puede elevar la inconformidad de amplios sectores. ¿Dominará en esta ocasión la sensatez?

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios