Legislar para mayor bienestar, transparencia y seguridad

César Camacho Quiroz

Desde hace casi 20 años, en la Cámara de Diputados no hay mayorías; por lo tanto, los acuerdos conseguidos son los resultados de proponer, escuchar, conciliar, para construir espacios de neutralidad partidaria; es decir, de hacer política.

En esta legislatura, más de un grupo parlamentario ha decidido crear una mayoría plural, legal y legítima que defiende los intereses superiores de México, que no se ha hecho valer en las votaciones, porque se ha privilegiado la construcción de consensos.

El saldo del segundo periodo de sesiones concluido hace unos días es positivo: fueron aprobados 93 decretos, a lo largo de 30 sesiones del pleno, cinco reformas constitucionales, cinco nuevas leyes y 15 reformas y adiciones a la legislación vigente. Igualmente, se presentaron mil 227 iniciativas, con las que la nuestra sigue siendo la legislatura más propositiva en los últimos tiempos.

Al inicio del periodo, los diputados priístas fijamos una agenda legislativa, con cinco ejes importantes:

Uno. Bienestar social para la igualdad, que fue la vertiente más productiva. Legislamos para garantizar la salud, la economía y la integridad de derechos para las mujeres; el desarrollo, la salud y la educación de las niñas y niños; la protección de los adultos mayores y el respeto de los mexicanos en el exterior, así como de los migrantes e indígenas.

Dos. Seguridad y justicia para la paz, en cuyo rubro se modificaron más de 230 artículos de diez ordenamientos jurídicos para que haya concordancia entre el entramado jurídico con la reforma constitucional al sistema de justicia, penal adversarial, acusatorio y oral.

Tres. En lo tocante a transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción para la confianza, aprobamos la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, con la que ampliamos de 245 a más de 850 sujetos obligados a transparentar el uso de los recursos públicos que reciben, incluso a partidos políticos y sindicatos, que precisamente ayer fue publicada en el Diario Oficial de la Federación.

Cuatro. En crecimiento económico para la prosperidad aprobamos la Ley de Zonas Económicas Especiales, para impulsar el crecimiento económico y reducir la desigualdad en los estados del sur-sureste del país; así como la Sociedad por Acciones Simplificadas para crear empresas más rápido y aprobamos incentivos para que las empresas contraten a jóvenes.

Cinco. Desarrollo sustentable para la calidad de vida, aprobamos la Ley de Transición Energética, para garantizar el aprovechamiento sustentable de la energía y las obligaciones en materia de energías limpias, así como la reducción de emisiones contaminantes de la industria eléctrica, sin restarle competitividad de los sectores productivos.

Sin duda, producto de una sociedad tan plural y diversa como la nuestra, cuyas necesidades y exigencias evolucionan incesantemente, el Congreso de la Unión tiene aún un sinnúmero de pendientes que atenderemos con sentido de responsabilidad y oportunidad; subrayadamente para completar el sistema anticorrupción, sin perder de vista la integralidad del mismo, aprobar el mando mixto coordinado y discutir el complejo paquete de justicia cotidiana.

Construyendo consensos a partir de las coincidencias, vamos a ser más eficaces. Trabajando intensamente, acreditamos que si bien es legítima la búsqueda de la ganancia partidaria, por encima de todo, tenemos la obligada satisfacción de servir a México.

Coordinador del PRI en la Cámara de Diputados

@CCQ_PRI

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios