Sí, soy feminista

Angélica Fuentes

¿Se consideran ustedes feministas? Estoy segura que muchas responderán esta pregunta con un rotundo no. En su mente puede aparecer la figura de una mujer con pelo corto y pantalones que odia sin piedad a los hombres. Algunos, tristemente, utilizarán la palabra feminazi para referirse a mujeres libres y empoderadas que levantan la voz para hacer valer sus derechos.

Yo estoy en desacuerdo con la connotación negativa del término feminista. Este movimiento social y político surge con la concientización de las mujeres como grupo oprimido por un sistema patriarcal. Aunque formalmente inició a finales del siglo XVIII, los movimientos de liberación de la mujer han adquirido diversas proyecciones y a lo largo de los años se han transformado.

Considerando la pluralidad del movimiento, a grandes rasgos ha habido tres grandes olas o etapas: el feminismo ilustrado que reivindica la ciudadanía de las mujeres, el feminismo liberal sufragista que promueve principalmente el derecho al voto y el feminismo contemporáneo que demanda un cambio de valores y la intervención pública en asuntos considerados privados. Se habla que en la actualidad estamos en la cuarta ola del feminismo, definido por la utilización de la tecnología para fortalecer el movimiento. Definitivamente estas herramientas han hecho al movimiento más popular y reactivo, pero todavía queda mucho camino por recorrer.

Aunque entiendo el enojo y la frustración de muchas mujeres ante cientos de años de discriminación, no creo que buscar venganza o el pago con la misma moneda sea la solución. Al contrario, estoy convencida que es mediante la cooperación entre hombres y mujeres que se podrán lograr cambios significativos en favor de la igualdad. Llamarle feminista a alguien que busca la dominación de un género sobre otro es absurdo. Lo que debemos buscar es la deconstrucción del género para que no determine la manera en la que cada quien vive su vida. El género no debe decidir nada por nosotros, ni imponernos límites que en realidad son inexistentes.

¿Estás en contra de los estereotipos de género? Eres feminista. ¿Consideras que todos deben recibir un pago justo por su trabajo? Eres feminista. ¿Piensas que todos tenemos la libertad de desarrollarnos plenamente sin enfrentar obstáculos adicionales por haber nacido con un determinado sexo? Feminista. ¿Eres consciente del valor de la mujer en el desarrollo de las comunidades? ¿Estás de acuerdo con que todas las personas son dueñas de su propio cuerpo? Si crees que todos merecen las mismas oportunidades y nacen con derechos humanos que deben ser respetados, definitivamente eres feminista.

Yo soy feminista porque creo que los derechos de la mujer son derechos humanos y porque no estoy de acuerdo con la discriminación de género, que durante demasiados años ha sido una práctica común en los espacios público y privado. Soy feminista porque no tengo tolerancia al abuso, la misoginia y al sexismo. Todos los que crean en los valores de igualdad y justicia son feministas también y debemos levantar la voz para que nuestros esfuerzos se vean reflejados en cambios verdaderos en nuestro entorno.

 

Fundadora de la Fundación Angélica Fuentes

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios