La Alianza del Pacífico y Mercosur, comprometidos a la integración entre amenazas de guerra comercial

Pese al largo camino que tienen por delante los dos principales bloques comerciales de la región para fortalecer sus vínculos, la 13 Cumbre de la Alianza del Pacífico en el balneario occidental mexicano no pudo ser más oportuna para sus participantes y en especial para el anfitrión

La Alianza del Pacífico y Mercosur, comprometidos a la integración entre amenazas de guerra comercial
Los líderes latinoamericanos de la Alianza del Pacífico y del Mercado Común del Sur se reunieron esta semana en Puerto Vallarta - Foto: Tomada de la cuenta de Twitter @gobmx
English 27/07/2018 16:45 Gabriel Moyssen Ciudad de México Actualizada 18:09

Read in English

Frente a las amenazas de proteccionismo y guerra comercial global desatadas por la decisión estadounidense de aplicar aranceles contra México, Canadá, China y la Unión Europea, los líderes latinoamericanos de la Alianza del Pacífico y del Mercado Común del Sur (Mercosur) se reunieron esta semana en Puerto Vallarta, donde se comprometieron a incrementar su cooperación económica y mercantil.

Pese al largo camino que tienen por delante los dos principales bloques comerciales de la región para fortalecer sus vínculos, la 13 Cumbre de la Alianza del Pacífico en el balneario occidental mexicano no pudo ser más oportuna para sus participantes y en especial para el anfitrión.

Estados Unidos impuso aranceles a las exportaciones mexicanas de acero y aluminio en mayo, mientras que la incertidumbre rodea a la estancada renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), debido a los obstinados intentos de Washington para favorecer a su industria automotriz y crear una “cláusula del atardecer” que liquidaría el acuerdo después de cinco años, a menos de que los socios decidan extenderlo.

Todavía con esperanzas de un desenlace positivo, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía de México, viajó el jueves a Washington para discutir el estado de las conversaciones con Robert Lighthizer, representante Comercial de Estados Unidos.

Un día antes, la canciller canadiense, Chrystia Freeland, se reunió con funcionarios de los gobiernos entrante y saliente de México, para coincidir en la necesidad de un acuerdo final de alcance trilateral.

La política es ahora un ingrediente principal del proceso, desde que en un intercambio epistolar el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, instó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a mantener el TLCAN como un pacto entre tres partes.

A su vez, Trump llamó a una renegociación rápida que generaría más empleos para los dos países, pero advirtió que de otra forma habría un “camino muy diferente”.

La Casa Blanca está cultivando a su base de extrema derecha rumbo a las elecciones intermedias de noviembre, con una agenda aislacionista que incluye más de USD $12 mil millones para ayudar a los agricultores afectados por la creciente pugna comercial, en una clara señal de que está determinada a continuar la imposición de aranceles.

Sequía y crisis

En el Cono Sur, la región aún se recupera de la peor crisis en la historia brasileña, agravada por la caída de las exportaciones de materias primas a China y una severa sequía.

La octava economía mundial se dirige a unos comicios impredecibles en octubre que atestiguarían el regreso al poder del ex presidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, pero los mercados y el Fondo Monetario Internacional subrayan la urgencia de sanear el presupuesto y comenzar reformas estructurales ambiciosas.

Desde 2014, la deuda pública de Brasil como proporción del PIB se disparó a cerca de 20 puntos porcentuales desde su nivel actual alrededor de 75%.

Para complicar las cosas, luego de una huelga de transportistas que casi paralizó al país, el banco central indicó el mes pasado en su reporte trimestral que la economía sólo crecería 1.6% en 2018, por debajo del 2.6% que pronosticó apenas tres meses antes.

La situación es similar en Argentina, donde el Ministerio de Hacienda recortó su pronóstico de crecimiento del PIB a 0.5%-0.6% este mes, por debajo del 3.5% anunciado en el presupuesto en septiembre.

Guido Sandleris, ministro de Política Económica, advirtió que la nueva meta de un magro 0.6% dependerá “de lo que pase en el mundo”.

Agregó que “dependeremos de la actividad económica en Brasil, con la mayor incertidumbre política”.

En Puerto Vallarta, Enrique Peña Nieto, presidente de México, afirmó que la Alianza del Pacífico y el Mercosur acordaron estudiar nuevas áreas de cooperación para promover un modelo regional que favorezca la inclusión social, profundizando la lucha contra la pobreza y la inequidad, “comprometidos con la democracia, el Estado de derecho y el pleno respeto a los derechos humanos”.

La Alianza del Pacífico (integrada por México, Chile, Colombia y Perú), junto al Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay), representa 79% de la población latinoamericana, 86% de sus exportaciones y 88% de la captación de inversión extranjera directa.

Vistos por mucho tiempo como representantes de bloques rivales, la Alianza del Pacífico atrae más atención internacional que el Mercosur y su llamada “a la política”, la Unión de Naciones Suramericanas, gracias a su enfoque abierto y complementario de varios mecanismos como el Foro de Cooperación Asia Pacífico y el Acuerdo de Asociación Transpacífico firmado en mayo por 11 países, entre ellos México y Chile, tras el retiro estadounidense en 2017.

Como ejemplo de lo anterior, la cancillería mexicana señaló el lunes que Corea del Sur inició el proceso para sumarse como asociado a la Alianza del PacíficoSingapur, Australia, Nueva Zelanda y Canadá fueron admitidos el año pasado con el mismo estatuto—, al tiempo que Emiratos Árabes Unidos recibió su membresía como observador.

En contraste, las divergencias políticas condujeron a la suspensión indefinida de Venezuela en el Mercosur en 2016, a consecuencia del establecimiento de una Asamblea Constituyente que sustituyó al Legislativo bajo control opositor.

Casi 20 años después del comienzo del proceso, por otro lado, el Mercosur y la Unión Europea esperan cerrar un acuerdo de libre comercio en los próximos meses, espoleados por las tensiones con Estados Unidos.

Sin embargo, no debe subestimarse el potencial del Mercosur, estimulado por el descubrimiento de las gigantescas reservas petroleras presal brasileñas, dado el tono pragmático y amigable para los negocios exhibido recientemente por López Obrador, así como sus planes para mejorar el desarrollo de las naciones centroamericanas, es indudable que la coyuntura actual presenta a México una oportunidad para diversificar sus lazos económicos y comerciales.
 

Editado por Sofía Danis
Más artículos de Gabriel Moyssen

 

Video