15 | OCT | 2019
Tras elección, regresan 76 chapulines al Congreso
En la Gaceta Parlamentaria se publicó que los legisladores regresan a sus cargos en relevo de quienes los suplieron en el periodo electoral. (LUCÍA GODÍNEZ. EL UNIVERSAL)

Tras elección, regresan 76 chapulines al Congreso

05/07/2018
02:10
Juan Arvizu y Alejandra Herrera
-A +A
Retornan 72 legisladores a sus lugares luego de haber sido derrotados en urnas; pese a que ganaron otro cargo el 1 de julio, cuatro más vuelven por sueldos

[email protected]

Ayer, al tercer día de las elecciones, 76 chapulines de la Cámara de Diputados y del Senado de la República se reincorporaron a sus curules y escaños, con lo que desplazaron a sus suplentes, a sólo dos meses para que concluya la 63 Legislatura.

Regresaron 29 chapulines del PRI; 21 del PAN; siete del PRD; siete del PVEM; siete de Morena; uno del PES, y uno del PT, así como tres legisladores independientes.

Movimiento Ciudadano pospuso el retorno de dos diputados.

En el caso de 72 legisladores, regresan a las cámaras derrotados en las urnas, y cuatro que ganaron tendrán el estatus de diputado o senador en activo durante julio y agosto, con acceso a la dieta mensual y a los diversos suministros que corren por cuenta del Congreso y de sus bancadas.

Los senadores que ganaron elecciones son Raúl Morón (PRD), quien va a la alcaldía de Morelia, Michoacán, así como Juan Carlos Romero Hicks, quien alcanzó la diputación del Distrito IV, de Guanajuato.

Diputados federales que regresan a San Lázaro con triunfos en el bolsillo para saltar a otra posición de elección constitucional, son Santiago Taboada Cortina (PAN), quien será el primer titular de la alcaldía de Benito Juárez, en la Ciudad de México; Patricia Elena Aceves Pastrana (Morena), tras el proceso electoral regresa a su curul y saltará a la alcaldía de Tlalpan.

La relación de los 76 chapulines se publicó en la Gaceta Parlamentaria de la Comisión Permanente del Congreso, con comunicaciones en las que cada uno “informa su incorporación a sus funciones legislativas”.

Sin embargo, las comisiones legis-lativas ya cerraron y liquidaron a sus colaboradores. Las oficinas individuales de los legisladores se desmantelan y serán remodeladas para asignarlas a los diputados y senadores de la 64 Legislatura, que entra en funciones el 1 de septiembre.

De esa manera, las “funciones legislativas” que regresarían a cumplir se trata de un formulismo, y en los hechos sustituyen a sus suplentes en la recepción de pagos y prestaciones.

El listado de este primer retorno de chapulines fracasados tuvo cambios. Se retiraron tres comunicaciones de reincorporaciones y se agregaron cinco, por lo que se esperan más saltos la próxima semana.

Los legisladores que regresan solicitan que sean válidas sus comunicaciones en fechas diversas. Varios piden que se apliquen a partir del domingo 1 de julio; la mayoría desde el lunes 2 de julio o del martes 3 de julio. Sólo seis requieren ser habilitados desde ayer mismo.

Retornaron ocho senadores, entre ellos Armando Ríos Piter (sin bancada), quien aspiró a una candidatura independiente a la Presidencia de la República y luego se sumó al equipo de José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos por México.

También regresaron los senadores Fidel Demédicis Hidalgo (PT), Raúl Morón Orozco (Morena), María Elena Barrera Tapia (Verde Ecologista), Gerardo Sánchez García (PRI), Mely Romero Celis (PRI), Luisa María Calderón (sin bancada) y Juan Carlos Romero Hicks (PAN).

Entre los diputados que regresan a la Cámara Baja figuran Javier Bolaños Aguilar (PAN), Francisco Xavier Nava Palacios (PRD), Francisco Martínez Neri (Morena), Sharon Cuenca Ayala (PVEM), Gloria Himelda Félix Niebla (PRI), y Federico Döring Casar (PAN).

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación 2018, la dieta de un diputado federal es de 119 mil 699 pesos mensuales, y la de un senador de la República de 164 mil 480 pesos mensuales, después de pagar impuestos.

A ello se agregan los recursos de apoyo legislativo y ministraciones de las bancadas, y cuando un legislador no está integrado a un grupo parlamentario, se le provee de una porción de recursos, con base en una fórmula convenida por los legisladores.

Los diputados y senadores tienen derecho a tomar licencia a su cargo irrenunciable, cuantas veces lo requieran, y pueden reincorporarse cuando lo deseen con la simple comunicación de que lo harán, y la fecha a partir de la cual surte efectos su decisión. Nada está dispuesto para la entrada en vigor de su petición.

En este receso legislativo se habían turnado al pleno senatorial solicitudes de licencia hasta que se completaron las listas de candidatos de los partidos políticos a gubernaturas, senadurías, diputaciones federales y locales, así como a alcaldías.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios