25 | MAR | 2019
Candidato a la alcaldía de Benito Juárez por Morena, PT y PES, Fadlala Akabani Hneide. Foto: JUAN CARLOS REYES. EL UNIVERSAL

“Mi gestión, la más auditada; tengo las manos limpias”

05/06/2018
01:21
Gerardo Suárez
-A +A
Sólo edificios de 3 pisos en vías secundarias, dice; confía en ganar y sacar al PAN de la delegación

[email protected]

Ante los ataques de sus rivales, quienes le atribuyen el desorden inmobiliario en Benito Juárez, Fadlala Akabani, candidato a alcalde de esa demarcación por la coalición Morena, PT y PES, asegura tener las “manos limpias” y sostiene que cuando fue jefe delegacional (2003-2006) su gestión fue la más auditada por el Gobierno Capitalino que encabezaba Andrés Manuel López Obrador.

En entrevista, Akabani Hneide responde a los señalamientos del candidato del Frente PRD-PAN-MC, Santiago Taboada, quien lo relacionó con la edificación de mil 351 niveles irregulares de vivienda en Benito Juárez, dato de una investigación que hizo la Asamblea Legislativa en 2007.

“Investigaron mis tres años de gestión después de que salí, ¿dónde están las denuncias?, que Taboada no sea hablador, yo fui la administración más vigilada de la Ciudad”, revira el aspirante morenista, quien ya fue delegado bajo los colores de Acción Nacional, partido al que renunció.

El ex panista confía en ganar cerca de 110 mil votos y acabar con 18 años de administraciones del PAN en Benito Juárez, pues asegura que hay un “hartazgo” de los vecinos por el desorden urbano, el alza en la inseguridad y el desabasto de agua.

A unas cuadras de la estación del Metrobús Amores, Fadlala Akabani tiene su casa de campaña tapizada con fotos de López Obrador, de la candidata a jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum y los tres juntos.

Ahí dice a EL UNIVERSAL que en todos los eventos que organiza se presentan brigadistas del Frente, que a la distancia, reparten bolsas, mandiles y con bocinas que a todo volumen reproducen mensajes proselitistas de sus candidatos, lo que “demuestra que estamos arriba”.

Atribuye el caos urbano que vive la demarcación a los ex delegados Jorge Romero y Christian von Roehrich y relaciona a Taboada con ese mismo grupo político por lo que asevera que nada cambiaría.

“Taboada no tocó a Romero ni a Von ni con el pétalo de un tuit”, añade Akabani al acusar al ex diputado local y federal del PAN de no haber pedido a los ex delegados “atender la falta de agua, parar la inseguridad o frenar las construcciones irregulares”.

Taboada Cortina dijo a este diario el 28 de mayo que durante la gestión de su rival en Benito Juárez se alzaron mil 351 pisos irregulares derivados también del bando dos que decretó López Obrador.

Akabani lanza una carcajada y revira que “los diputados locales del PAN incorporaron el espíritu del bando dos al Programa General de Desarrollo urbano que aprobaron en 2003, la concentración de construcciones fue aprobada por los legisladores del PAN”.

Agrega que los ex delegados José Espina y Germán de la Garza también gobernaron entre 2000 y 2007, lapso que abarcó la indagatoria de la Asamblea y ahora son asesores de Taboada, incluso añadió que Espina fue líder de la bancada panista cuando se aprobó el programa general.

Cuestionado sobre si tiene las manos limpias, el candidato morenista responde: “por supuesto”.

Akabani promete un nuevo programa delegacional de desarrollo urbano que no permitirá construcciones de más de tres niveles en las vías secundarias y asegura que mientras se aprueba en el órgano legislativo, “se va aplicar la ley vigente”.

También confía en que Claudia Sheinbaum llegue a la jefatura de Gobierno y cancele la aplicación de los polígonos de actuación y transferencia de potencialidad que han permitido la proliferación de megaproyectos inmobiliarios.

A su vez, prometió transparentar todos los expedientes que así soliciten los ciudadanos en materia de construcción, pues “no me interesa cubrir a nadie” y reta a sus rivales a prometer lo mismo.

Otro de los temas que destaca es el de la seguridad, en el que se compromete a desintegrar las bandas delincuenciales que rentan suites para ubicar a sus víctimas y luego robar viviendas en las colonias Ciudad de los Deportes, Nápoles, Ampliación Nápoles, entre otras. Ello con la contratación de mil 200 policías que reforzarán la vigilancia.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios