Se encuentra usted aquí

Jóvenes mexicanos concursan para asistir a Convención de la ONU

Estudiantes de la UAEM recolectan tapas de plástico, las venden y donan el dinero a niños con cáncer. Gracias a eso podrían participar en la Convención de Cambio Climático de la ONU
Foto: Eco Urban
25/10/2018
00:02
-A +A
Redacción

Un grupo de estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de México participa en un concurso para asistir a la Convención Marco de la Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Esto fue posible gracias a su proyecto “Una tapa por una vida”, iniciativa para recolectar tapas de plástico, venderlas y donar parte del dinero a niños con cáncer.

El proyecto fue creado por la organización Eco Urban y fue seleccionado entre más de mil 500 propuestas a nivel mundial. Para ganar el concurso, la organización social necesita que su video, donde explica el impacto de la iniciativa, supere en reproducciones a los audiovisuales realizados por sus competidores.

“‘Una tapa por una vida’ es una propuesta con más de un año de antigüedad. Recolectamos tapas de plástico a través de escuelas y empresas. Después las separamos y las vendemos a una compañía recicladora. Cuando recibimos el pago depositamos el 60 por ciento de las ganancias al Fondo Económico de Ayuda al Cáncer Infantil (FEACI) para distribuir el dinero a asociaciones que atienden la enfermedad”, explica Derik Roa, presidente y fundador de Eco Urban.

El FEACI es un fondo creado por la propia organización y a través de éste se realizan las donaciones anualmente a diez instituciones que se encargan, por ejemplo, de ayudar a los pequeños a pagar su transporte a la Ciudad de México, donde reciben el tratamiento.

Según Derik Vilchis, egresado de la UAEM, hasta el momento son más de 500 niños quienes han sido beneficiados por el proyecto “Una tapa por una vida”.

tapas.jpg

El fundador de la organización social también explica que “nuestros ejes son la protección ambiental y el fomento al desarrollo humano”, por lo cual apoyan el tratamiento del cáncer en los niños, una enfermedad que ha sido reconocida como la principal causa de muerte entre menores de entre 5 y 14 años, según la Secretaría de Salud y la Organización Panamericana de la Salud.

Eco Urban trabaja en el Valle de Toluca y recolecta, según sus integrantes, tres toneladas de tapas al mes, sin embargo la organización también recupera alrededor de dos toneladas de botellas de plástico en el mismo lapso de tiempo.

Sofía Rosales, vicepresidenta de Eco Urban, comparte que el proyecto “Una tapa por una vida” fue creciendo poco a poco, pero ahora tienen convenios con 14 escuelas públicas y pertenecientes a la Red de Escuelas de la Unesco, seis dependencias del gobierno del Estado de México y tres empresas que ayudan en la recolección de plástico a través de contenedores colocados en sus instalaciones.

“Empezamos poniendo contenedores en las escuelas y cada vez que se juntaba una tonelada de plástico se daba una conferencia respecto al tema. Así fomentamos un compromiso con el proyecto en las instituciones académica, y había otras personas que se enteraban de la iniciativa y querían donar porque ya tenían sus tapas, entonces empezaron a poner sus contenedores en diversos lugares de Toluca: en barberías, tiendas o centros más públicos”, relata Sofía Rosales.

cancer.jpg

Una de las principales complicaciones que ha tenido Eco Urban a lo largo de su existencia ha sido colaborar con instituciones que declaran apoyar a niños con cáncer, pero que en realidad son falsas. Por eso mismo, Sofía Rosales declara que anteriormente tenían una lista de organizaciones que apoyaban a menores con esa enfermedad, “pero debido a que algunas no son constantes se optó por trabajar sólo con las que realizan bien su labor y ocupan el dinero de manera responsable”.

Sin embargo, pese a las complicaciones que han enfrentado, Eco Urban se perfila para representar a México ante la Organización de las Naciones Unidas por su labor ecológica y humanitaria. 

Comentarios

MÁS EN OPINIÓN