Suscríbete

Y todo por presumir un premio de género

Crimen y castigo

Y todo por presumir un premio de género
Bertha Navarro. Archivo EL UNIVERSAL
Cultura 30/12/2020 02:34 Periodistas Cultura Actualizada 10:06

Las extrañas formas de interpretar los lineamientos de la convocatoria del Premio Nacional de Artes y Literatura 2020 —entregado por el gobierno a artistas e investigadores que han contribuido a enriquecer el patrimonio cultural del país— siguen en entredicho, más aún cuando los integrantes del jurado han cuestionado públicamente, a través de un comunicado, que la decisión de dar una “distinción extraordinaria” o “reconocimiento especial” es una decisión arbitraria tomada al margen de las reglas. Pero además el hecho descalifica el dictamen del jurado, pone en tela de juicio los méritos de todos los ganadores del Premio, desconoce a todos los candidatos que no lo obtuvieron y para colmo, ha quedado la duda de por qué y por quién fue seleccionada como ganadora Bertha Navarro, una creadora cuyos méritos, insistimos, son incuestionables. Todo eso no es una cosa menor, pues la decisión-imposición sienta un mal precedente a pesar de que la dependencia insista en la paridad de género que, nos recuerdan, no está contemplada en la convocatoria, como tampoco la tal “distinción extraordinaria” o “reconocimiento especial” o como se le ocurra llamarlo a la Secretaría de Cultura. Tiene razón el jurado, pues “nada ni nadie debe estar por encima de la Ley”, ¿entonces quién tomó esa decisión arbitraria?

Escriba sus ideales en Face y consiga chamba en el gobierno

A principios de mes le contamos que tras el estreno de tragicomedia cultural mexicana “Desactivación colectivos”, esa que va en que 11 colectivos rompieron diálogo con los funcionarios por andar de desactivadores, se creó otro grupo de interlocutores, entre ellos está el actor Juan Carlos Bonet. Y le contamos que Bonet fue el “ciudadano común” que apareció en la mañanera, cuando López Obrador dijo que había leído en Facebook un comentario que respondía a El País por el reportaje “Radiografía de un país roto”, y que Jesús Ramírez leyó a los mexicanos las grandes ideas del “ciudadano común”, como que “hay que tener los huevos muy azules para llamar a otro país roto”. Cuando le preguntamos a Alejandra Frausto si Bonet había llegado por sugerencia presidencial o de Ramírez, ni afirmó ni negó, dijo que era de la comunidad y por eso fue invitado y que no venía “con un cargo sino como facilitador del diálogo”. Revisamos la grabación. Ahora entendemos que, efectivamente, no venía “con un cargo” sino “por un cargo”. ¡Y lo consiguió! Ahora todos los que desean un cargo han comenzado a postear cosas patrióticas en Facebook como “ciudadanos comunes”, en una de esas se les hace.

Comentarios