Portugal en la FIL, más allá de Cristiano Ronaldo

El país europeo, Invitado de Honor al encuentro, llega a Guadalajara y a la CDMX para posicionarse con potencia en varios ámbitos en México, según los especialistas

Portugal en la FIL, más allá de Cristiano Ronaldo
Con una delegación de más de 40 escritores y artistas, Portugal conquistará desde hoy y hasta el 2 de diciembre a los mexicanos a través de varias actividades en el marco de la FIL Guadalajara. Foto: JUAN BOITES. EL UNIVERSAL
Cultura 24/11/2018 00:20 Yanet Aguilar Sosa Actualizada 05:42
Guardando favorito...

[email protected]

Guadalajara. —Portugal es más que Cristiano Ronaldo y más que futbol; y los confines de la literatura portuguesa van más allá de José Saramago, Premio Nobel de Literatura, y del poeta Fernando Pessoa. La diversidad literaria y cultural de Portugal seducirá desde hoy y hasta el 2 de diciembre con su presencia como Invitada de Honor a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Esta nación que ha desembarcado en Guadalajara con una delegación de más de 40 escritores y artistas, tendrá también actividades en recintos del INBA, la UNAM y la Universidad del Claustro de Sor Juana, en la Ciudad de México. Incluso, la apuesta de Portugal va más allá de la literatura de escritores como Antonio Lobo Antunes, Nuno Júdice, José Luis Peixoto y Gonzalo M. Tavares; su meta es posicionarse como una nación comercial, cultural, editorial y literaria potente en México.

Alma Miranda, coordinadora del departamento de Letras Portuguesas de la UNAM, asegura: “Si hay diversas generaciones en la delegación, pero yo sí echo en falta un programa más ambicioso, pero eso tiene que ver con la propia política portuguesa, vienen con mucha promoción. Vienen autores mayores, consagrados, obviamente Antonio Lobo Antunes, la gran figura. Prácticamente desconocidas en México pero muy importantes en el ámbito portugués o lusófono están Teolinda Gersão y Lídia Jorge, pero también Gonzalo M. Tavares, autor con una bibliografía muy grande y el más destacado de su generación”.

previo_fil_74147332.jpg
Decenas de personas trabajaban ayer en los preparativos para la apertura del encuentro librero que albergará 2 mil 200 casas editoriales.
 

La doctora en Letras Modernas logró, junto con Geney Beltrán Félix, coordinador de Literatura del INBA, tener una presencia de la literatura portuguesa en la Ciudad de México.

De ¿quién es quién en la literatura de Portugal?, ¿qué lugar ocupan los autores de lengua portuguesa provenientes de las ex colonias del imperio en África, como Angola y Mozambique, y Brasil, en América?, ¿quiénes conforman esta delegación y quiénes son las grandes ausencias?, hablan Alma Miranda, Geney Beltrán Félix y Marisol Schulz.

Miranda dice que la que llega es una delegación de escritores en la que Portugal está apostando por aprovechar la FIL para una promoción del país en México. “Portugal no es un punto de referencia tan grande; para nosotros que estudiamos la literatura portuguesa sí lo es, pero en general no es así. Yo veo que están aprovechando esta cobertura para posicionar al país en México de diversos modos, también desde un punto de vista comercial”.

La también traductora agrega que, por ejemplo, no vienen dos autores fundamentales (ya muy mayores): la novelista Agustina Bessa-Luís ni el ensayista Eduardo Lourenço, autor de El laberinto de la Saudade y quien se ha dedicado a observar el papel de Portugal en el mundo en relación con Brasil, con las ex colonias y los símbolos culturales portugueses.

previo_fil_74147209.jpg
En esta edición de la feria se ofrecerán 400 mil títulos provenientes de 47 países y 800 autores de 24 lenguas.
 

“Sí viene el académico más poderoso de Portugal: Carlos Reis. Pero en un programa siempre va a haber ausencias, lo que sería más recomendable es que los propios editores se arriesguen a conocer lo que no está, que busquen la manera de ver a otros autores”. Para Miranda también es importante que Portugal es un catalizador de la literatura africana en lengua portuguesa, por eso destaca que traigan a los tres más famosos: Jose Eduardo Agualusa, Mia Couto y Ondjaki, “pero Pepetela, que es muy importante, creo que todavía puede viajar y no viene. En realidad vienen como los más taquilleros”.

Para la estudiosa, esta presencia se está manejando desde un punto de vista muy mercadológico: “Hay que preguntarnos si todo esto va a tener una repercusión a futuro, más permanente, que no sea nada más los días de la feria o alrededor. Portugal no es un punto de referencia tan próximo para México, quizás Cristiano Ronaldo, pero nada más. Claro, están la grandes figuras de siempre, Pessoa, Saramago y un poquito menos Lobo Antunes; creo que debería haber actividades más permanentes, ¿cuándo va a volver a ser tema Portugal, ni modo que esperemos 20 años?”

Puntualiza en que hay que ver si esta delegación arrastra a los que no vinieron o a algunos muy interesantes, pero que ya murieron, como Herberto Hélder o Mário Cesariny, muy buenos poetas pero ya no están en esta ola. “Aunque son muy importantes y son muy buenos, quién aboga por ellos. O sea, las ferias son para autores vivos y para muertos consagrados”.

Abriendo horizontes. Geney Beltrán Félix asegura que, en general, la literatura portuguesa ha tenido la mala fortuna de no llegar a la lengua castellana. “Son excepciones los títulos y autores que se han difundido un poco más. La presencia de estos escritores nos permite abrir horizontes no solamente a autores de Portugal, sino del territorio internacional en el cual el portugués es lengua materna”.

El escritor, ensayista y crítico literario afirma que la propuesta de tener algunas actividades en la Ciudad de México fue “dar un panorama muy diverso con autores de distintas edades, tanto más conocidos como menos conocidos, y también apoyar el trabajo de traducción de editoriales independientes y universitarias”.

Recuerda la frase de un filólogo español que decía que España y Portugal estaban unidos por la espalda. “Creo que eso ha pasado en Hispanoamérica con la literatura de lengua portuguesa, quizá con la literatura brasileña tenemos más contactos que con la estrictamente peninsular; claro que hay ciertos prejuicios, ciertas inercias que han dificultado la circulación de autores muy reducido, como Luís de Camões, Fernando Pessoa, José Maria Eça De Queiroz y José Saramago; además la engañosa semejanza entre el español y el portugués también es algo que juega en contra del apoyo a traducciones”.

Más que una nación. Marisol Schulz, directora de la FIL, asegura que a este encuentro librero que hoy inicia con la entrega del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances a la poeta uruguaya Ida Vitale, quien hace unos días ganó el Premio Cervantes, arriba Portugal con una apuesta literaria de primer nivel que se dará cita en esta fiesta que congrega a alrededor de 800 autores y 20 mil profesionales del libro, y que contará con la presencia de los premios Nobel Orhan Pamuk, George F. Smoot y Mario Molina.

“Portugal imprimirá un sello muy particular porque no sólo nos trae a los escritores de su región sino también a una delegación cultural impresionante con música, gastronomía, cine y artes escénicas”, comenta Schulz, quien asegura que la lengua portuguesa tiene un tesoro incapaz de traducir: saudade, que representa, en una sola palabra, esa mezcla de tristeza, melancolía y nostalgia.

En esta edición, la FIL Guadalajara albergará 2 mil 200 casas editoriales, 400 mil títulos provenientes de 47 países y 800 autores de 24 lenguas.

***(Con información de Leonardo Domínguez)

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios